Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
GENTE Isabel Borondo, un regreso esperado f O N D E estabas, Isabel? 7I I Ya sabemos que los J imS pasillos de Prado del Rey son algo asi como una rediviva versión de los laberintos góticos soñados por la puritana Miss Radcliffe; dédalo inextricable en que los sueños vanos se almacenan, la pasión creadora se remansa y los buenos profesionales se dedican a cultivar musgo, a la espera de que la veleta pertinente señale vientos más propicios. Ya sabemos que si el capataz cambia, la finca particular del Poder es ordenada a su antojo, aunque haya que arrasar enteras cosechas ya sembradas, arrinconar a los mejores hombres y mujeres y poner en práctica, como propias, ideas ajenas aparcadas en el limbo de los posibles. Pero, al cabo, lo que importa es que te vuelves a asomar por la ventana de la pequeña pantalla a los hogares de toda España. Generación 800 se llama el programa en el que te has embarcado, de la mano de Santiago Vázquez, que lo dirige y es el autor de los guiones. Esa nariz respingona, el rubio aplomo convincente y una profesionalidad a prueba de cambios avalan el esperado regreso. Isabel Borondo, no descubrimos nada al pregonarlo, es una de las más preparadas y atractivas presentadoras que nuestra televisión ha parido con perdón, por la imagen, que, pese a su brusquedad, es bastante gráfica al respecto. Hay en el medio, empleemos la terminología científica, muchas caras bonitas, mero escaparate. Hay balbuceos, impersonalidad y falta de preparación. Y es que unos rasgos agraciados no son méritos suficientes para presentar un espacio televisivo. Vaya, no obstante, por anticipado que TVE está llena de excelentes profesionales. Que lo cortés no quita lo valiente. En fin, que Isabel Borondo alegra de nuevo con su presencia ese hueco hertziano que se abre en las casas de muchos millones de españoles, ojo de Polifemo en el que caben furias y bondades (estas últimas menos, bien es verdad) Así que sólo nos resta decir: Bienvenida, Isabel, te estábamos esperando. S. E. MARTES 7- 5- 85 A B C 101