Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUNCA MAS EL NACIONAL SOCIALISMO La gloria, el esplendor, la prepotencia que refleja esta imagen se convirtió unos años después en la guerra más cruenta que recuerda la historia de la Humanidad, en el desastre más espantoso para el pueblo germano y en la partición de una de los naciones más nobles de Europa: Alemania. La tentación totalitaria del Poder llevó a Adolfo Hitler, tras su victoria democrática en las urnas, a establecer un sistema de nacional socialismo en el que las libertades fueron extirpadas de raíz. Hoy, cuarenta años después del suicidio de aquel dictador siniestro, en toda la Europa libre alienta el mismo clamor: nunca más el nacional socialismo, nunca más el nazismo. Barridas todos las dictaduras de la Europa occidental, el Viejo Continente padece todavía, cuatro décadas después del fin de la guerra mundial, regímenes totalitarios en Rusia, Polonia, Letonia, Estonia, Lituonia, Albania, Alemania oriental, Yugoslavia, Bulgaria, Rumania, Hungría y Checoslovaquia. Y ése es, en definitiva, el más grave problema de los europeos: lo ausencia de libertad y de elecciones libres en media Europa. En nuestra Tercera de hoy, una de los personas que mejor conoció a Hitler, Ramón Serrano Suñer, escribe un lúcido artículo. En la sección de Opinión encontrará el lector un editorial y en el dominical en color doce páginas sobre la vida, lo política y las últimas horas del gran dictador