Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
27- abril- 1985 Policíaca SÁBADO CULTURAL ABC XI Ensayo El señor del páramo Ruth Rendelt Noguer, Barcelona, 1985 192 págs. En esta novela, Ruth Rendell, novelista policíaca por excelencia, se ha separado un tanto del camino habitualmente transitado por ella, para embreñarse en un empeño mucho más ambicioso. Aquí no se nos plantea un simple problema de crimen y misterio- aunque hay crímenes, misterio y su correspondiente investigación- sino que Ruth Rendell va mucho más allá: al estudio psicológico de unas almas atormentadas, a caballo entre el bien y el mal, pero sin percatarse claramente en qué momento han traspasado la linde. Stephen Walby, el señor del páramo, es un personaje digno de un estudio más amplio del que puedo hacer en el breve espacio de que dispongo. También su padre, el delicado y atormentado artista del taraceado, y la esposa del primero, enamorada sin remisión de otro hombre, ya que su marido, dada su extraña idiosincrasia, se niega a consumar el matrimonio. Y tanto otros personajes, incluso secundarios, de esta obra en la que una vez más su autora nos da la exacta medida de su talento fabulador. ¿Quién es el verdadero asesino de las tres mujeres, todas ellas jóvenes y rubias, que mueren violentamente en el páramo que Ruth Rendell describe tan bien? ¿Acaso Stephen? ¿Quizá ese extraño individuo llamado Peter? ¿Dadda, a quien su esposa abandonó mucho tiempo atrás y quien desde entonces padece insufribles depresiones? No voy a aclarar aquí el desenlace. Sólo afirmaré que estamos ante ürta de las novelas más inquietantes y estremecedoras de Ruth Rendell. A. G. M. Historia y política (textos y testimonios, 1905- 1983) Raymond Aron Editorial Commentaire- Julliard. París, 1985. 540 páginas Colección de estudios, testimonios y home- nea, como McGeorge Bundy o Henry Kissinnajes, antología de textos inéditos, este volu- ger, autor del homenaje más breve, feliz y men recuerda de modo ejemplar las dimen- emocionante de este volumen: El estudio de siones del legado aroniano: la obra del inte- la política internacional es hoy inimaginable sin Aron. Pero para aquellos de nosotros que lectual europeo más inlo quisimos, nos faltará su afecto teñido de fluyente en la historia escepticismo, su amistad y su creencia inquede las relaciones trasabrantables en la dignidad del hombre. Y nos tlánticas: la interrogasentiremos un poco más solos en un mundo ción moral, política y un poco más vacío. estratégica literalmente imprescindible y capital Por último, el capítulo de los textos inédipara entender el intos, perdidos o poco conocidos es una excecierto destino de nueslente antología del mejor Aron. Se trata de tra civilización. una excelente introducción a todos los grandes temas que surcan su obra. No es un azar, me Esta colección de textos y ensayos aroniadigo, que el único esnos tiene una doble dimensión: desvelar los pañol p r e s e n t e de orígenes históricos de las grandes interrogamodo activo en este liciones que surcan e iluminan la obra de Aron bro sea Luis Diez del. Raymond Aron ayudándonos a entenderlos como una suma Corral. Quizá nadie en España, como Diez del Corral, haya su- totalizadora, la trayectoria y las síntesis de brayado, desde Ortega, hasta qué punto el una obra que, a partir de la filosofía alemana, destino mismo de Europa se juega hoy a las deberá evolucionar hacia la filosofía política, orillas del Pacífico, la tierra prometida donde la sociología, la historia de los orígenes y la una Europa raptada está inventando el ros- evolución de la sociedad industrial, los orígetro de una nueva civilización, heredera de la nes del totalitarismo, la extensión del campo diplomático mundial, los fundamentos de las nuestra, nacida en la cuenca mediterránea. En el capítulo de los testimonios, Claude relaciones internacionales en la historia moLevis- Strauss, Francois Fejto, Bertrand de derna, la descolonización, los orígenes del Jouvenel, Annie Kriegel, Claude Roy, Pierre pensamiento estratégico contemporáneo, los Uri, entre otro medio centenar de intelectua- orígenes y la evolución de la estrategia en la les franceses, reconstruyen el retrato íntimo era nuclear, todos los grandes pilares polítide un personaje cuyas aventuras se confun- cos, morales, espirituales, económicos, diploden con la vida pacífica del intelectual, el pro- máticos, tecnológicos y estratégicos que sifesor, el periodista, entregado al análisis coti- túan, hoy, a nuestra civilización, en el umbral diano de las convulsiones y tempestades de de una mutación mayor de nuestra historia. la gran actualidad política, diplomática y miliEn su último libro, inconcluso, Les dernietar de la historia donde cada día se juega el res annes du siecle (editorial Coomentairedestino de las patrias, las culturas y las rela- Julliard) esbozo de síntesis final, Aron se inciones trasatlánticas donde está hipotecado terrogaba, melancólicamente, por la incierta nuestro incierto destino. voluntad moral, capacidad económica y deterEn el capítulo de los estudios y monogra- minación militar de las democracias eurofías, Jean Frangois Revel, Stanley Hoffmann, peas, ante la presión inexorable de la todopoChristian Stoffaes, Richard Lowenthal, Joseph derosa potencia asiática que cuenta con el Rovan, Pierre Manet, Jean- Claude Casanóva, parque de artillería nuclear necesario y la denos recuerdan la extensión del campo del terminación política bien evidente para impoanálisis de la obra de Aron: la educación, la ner, finalmente, su voluntad y su ley en la pereconstrucción del pensamiento liberal, la his- riferia democrática de la gigantesca masa eutoria de la sociología, los orígenes de la so- roasiática. ciedad industrial, la descolonización, la estraApéndice inconcluso a la obra maestra de tegia en la era contemporánea, filosofía y ra- Aron, Paix et guerre entre les nations conzón económica, filosofía política, el drama in- cebida a imagen y semejanza de un ensayo concluso de la historia de nuestro tiempo, comparable de Spengler, Jahre der entsuna era de catástrofes y tragedias sin antece- cheidung Les dernieres annees du siecle dentes en la historia del hombre por el volu- es, con esta última entrega de Historia y pomen de cadáveres y sangre derramada, las lítica el último legado de Aron, melancólico proporciones desmesuradas del dolor, la y terminante. Sus interrogantes sobre el muerte, el hambre, el exilio, el genocidio, la destino de nuestra civilización despiertan extensión del totalitarismo devorando la vida nuestra inquietud y alimenta nuestros insomcotidiana de más de cuatro de cada cinco ha- nios: las civilizaciones son mortales. Los eubitantes del planeta. ropeos, comentaba Aron en su ensayo sobre En el capítulo de los homenajes, el Clausewitz, desearían salir de la historia, de gotha del pensamiento liberal de nuestro la gran historia, de aquella que se escribe tiempo en Europa y los EE UU: Michel Ho- con letras de sangre. Otros hombres, por ward (Inglaterra) Norman Podhoretz (EE UU) centenas de millones, entran ahora en la hisGolo Mann (RFA) Indro Montanelli (Italia) toria, conquistando e imponiendo su ley... Luis Diez del Corral (España) entre figuras y Juan Pedro QUIÑONERO actores capitales de la historia contemporá- Novedades Editorial Espasa- Caipe. -Luis Arroyo, La vida en un chip Jean Pierre Changeux, El hombre neuronal Historia Universal Roma. El mundo romano dos volúmenes, dirigida por Golo Mann y Alfred Heuss. Selecciones Austral. Jesús García Fernández, Castilla. Entre la percepción del espacio y la tradición erudita Gotthold Ephraim Natán, el sabio Janusz Korczak, El rey Matías I u II Editorial Avapiés. -José Montero Alonso, Amores y amoríos en Madrid. De Felipe IV a Pastora Ana Mariscal, Cincuenta años de teatro en Madrid José Esteban, El Madrid liberal Esperanza Molina, Los otros madrileños. El Pozo del Tío Raimundo Paloma Fernández Quintanilla, Mujeres de Madrid Francisco Azorín, El Madrid devoto y romero José del Corral, El Madrid de los Borbones Ediciones Cátedra. -Nocolás Maquía- velo, El príncipe y La mandragora Beroul, Tristán e Iseo Seix Barral. -Erskine Caldwell, La verdadera tierra Pere Gimferrer, Dietario II Editorial Sílex. -Ignacio Buqueras, Josep Pía. El seny irónico