Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 A B C ABC ECONÓMICO -Empresa Gestión LUNES 8- 4- 85 La auditoría, una actividad con futuro en manos de nueve grandes empresas Mil doscientas personas auditan las empresas del país La actividad de tas auditorías, casi testimonial hace unos años, se está desarrollando extraordinariamente en los últimos años. La necesidad de consolidar los datos contables ante los accionistas y el mundo financiero con la firma de un criterio auditor independiente ha hecho crecer esta actividad, casi monopolizada por nueve grandes empresas. Entre estas nueve grandes, sólo una de ellas, Espacontrol, tiene capital español totalmente. Él resto son firmas multinacionales que han conseguido en España una fuerte implantación. Miguel Aparicio, máximo responsable de la empresa española, ofrece algunos datos sobre lo que representa el trabajo de la auditoría en España y su capacidad de desarrollo futuro, así como de las dificultades que presenta una legislación actual que por el momento es insuficiente para canalizar adecuadamente esta actividad. Miguel Aparicio Por el momento no se disponen de estadísticas oficiales del número de empresa que actualmente se auditan en España, ya que no existe una obligatoriedad legal establecida, y hasta ahora las auditorías se realizan por una demanda de tipo voluntario por parte de las empresas. Asimismo, las firmas de auditorías no han publicado estadísticas a este respecto. Por estas razones, los cálculos que realicemos son estimativos. Normalmente vienen auditándose aquellas empresas españolas que de alguna forma tienen una participación extranjera a efectos de su consolidación con las sociedades matrices extranjeras, por obligatoriedad legal en los países de residencia de las sociedades matrices o por obligatoriedad para efectos de su cotización en las Bolsas de Comercio extranjeras. Los Bancos, Cajas de Ahorro e instituciones financieras por las sugerencias del Banco de España. Este sector en España puede considerarse como el más vanguardista en este sentido. La empresa pública, recientemente, también está siendo auditada, aunque la misma se realiza por profesionales de la propia Intervención General del Estado, los cuales en determinados momentos solicitan colaboración a las firmas de auditoría. En menor proporción también se auditan otras empresas de tipo industrial motivadas estas auditorías por sentir los directivos de las mismas una necesidad de conocer y controlar sus negocios. Es decir, consideran que la auditoría es un instrumento válido de gestión y control. En estos casos, estas empresas coinciden con una dirección muy profesionalizada. En el sector industrial, si nos basamos en la lista de las 1.500 mayores empresas españolas, se podría estimar que actualmente podrían estar auditándose entre un 25 por 100 a un 30 por 100 de las mismas. (Espacontrol estaría auditando entre un 20 a un 25 por 100 de las auditadas. En el sector de Banca, Cajas de Ahorro e instituciones financieras, el más vanguardista en este sentido se podría estimar que actualmente podría estar auditándose entre un 80 o un 90 por 100 de los Bancos y Cajas de Ahorro (Espacontrol estaría auditando entre un 15 o un 20 por 100 de las auditadas) Cajas Rurales, Cooperativas de Crédito y Seguros son sectores en los que comienzan a auditarse. Actualmente en España existe un vacío legislativo en materia de auditoría, existiendo el Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España, institución que tradicionalmente agrupa a los profesionales que vienen ejerciendo las funciones del censor de cuentas. Resulta que la censura de cuentas tradicional en cuanto a funciones, objetivos, etcétera, no coincide exactamente con las del auditor. En términos resumidos el trabajo de un auditor es expresar una opinión como experto independiente y el censor tradicional certifica, es decir, da fe, actúa como fedatario público en materia contable. Hoy día, el Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España está haciendo esfuerzos a pasos agigantados para adaptar su coiectivo a la auditoría impartiendo normas, reformando estatutos y promoctonando formación acelerada de su colectivo. En esta línea de esfuerzos por atraer la profesión libre hacia el Instituto, las reformas de sus reglamentos se pretenden adaptar a veces de forma ventajosa para algunos colectivos en perjuicio de otros; prueba de ello es la reciente entrada sin oposición de determinados profesionales para los cuales ni siquiera se les ha exigido la convalidación en España de sus títulos académicos. Pienso que esta adaptación forzada para recuperar lo no hecho en el pasado origina injusticias y desconfianzas entre el colectivo profesional y puede conducir a mayor división de los profesionales. Las empresas y sus tiombres Personal Capacidad plena de auditoen horas de ría trabajo Arthur Andersen... Price Waterhouse Espacontrol- KMG Ernst Whinney Coopers Lybrañd Peat Marwick Co. Arthur Young Deloitte, Haskins Sells CP- Touche Ross 360 173 140 130 128 97 93 73 50 1.244 612.000 294.100 238.000 221.000 217.600 164.900 158.100 124.100 85.000 4.144.800 Paralelamente, a primeros del año 1982, y cuanto las grandes firmas de auditoría estaban pendientes de firmar un acuerdo de intenciones con el Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España, aparece la figura del Registro de Economistas Auditores (REA) Esta institución, fundamentalmente apoyada y dirigida por algunos economistas y firmas multinacionales, viene a crear más confusiones y divisiones entre la profesión, y desde su nacimiento existen dudas sobre su legalidad, ya que el REA podría incurrir en ilegalidad por oposición a los actuales estatutos del Colegio de Economistas. Sería deseable una unificación y un acuerdo claro entre los profesionales de la auditoría y al mismo tiempo que el Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España aceptara una reorganización profunda de sus actuales reglamentos. La regulación estaría más en línea en el seno del Instituto. Si no fuese posible, lo lógico es la creación de un nuevo Instituto que nazca fresco, sin problemas internos, independiente y donde pueda estar representada toda la profesión, grandes y pequeños impidiendo a los grandes y a los pequeños hacerse con el control de la Institución. Para ello las firmas como tales no tienen cabida, si no es a título de conocimiento. Por parte del Instituto es el colectivo individual de profesionales los que deben de pertenecer y a quiénes hay que oír y no a entes jurídicos que concentran la devisión de un colectivo en pocas manos. Un instituto que exija responsabilidad a sus profesionales y que impida que esta profesión deje de ser profesión para convertirse en un negocio para algunos. Carlos DE MIGUEL Capacidad utilizada Las nueve grandes firmas en España disponen aproximadamente de unos 1.200 profesionales auditores. Partiendo de estos datos y en base a estimaciones se podría indicar: Número de profesionales de las nueve grandes firmas en España 1.200 Horas disponibles considerando un 80 de la capacidad total. Horas utilizadas actualmente para auditar un 25 de las 1.500 empresas mayores del país Horas utilizadas actualmente para auditar Banca y Cajas de Ahorro Horas utilizadas actualmente para otros trabajos de auditorías en empresas de menor dimensión Capacidad teórica disponible de las nueve firmas de auditoría amooo, 70O JQ 0 zmm 3,300.00