Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC, póg. 24- TRIBUNA ABIERTA -DOMINGO 23- li- 84 d e n t a s sobre la irrefutable existencia dS Dios sobre secretos milenarios, hoy jaba a España sin rey. Por Juan Carlos ONETTI revelados, del arte de Como era inevitable, cocinar pollos al balas colonias de América tuvieron que debatirse entre dos grandes gio de monjes. La nobleza, analfabeta y muy rro sobre lo malo y lo bueno de la terapéutica sobre sobredeterminación en sicoanátendencias. En Argentina, una, formada por bruta, despreciaba esas tareas, así como se lisis sobre recuperación de La Habana los colonizadores nacidos en España, agregó burlaba de los practicantes. La cultura residía vieja La buena gente queda enfrentada diainsultos al corso y proclamó que era impe- en la espada y sus provechos, la historia conriamente a ofertas equivalentes a esas corioso mantener los juramentos de lealtad al temporánea nos muestra que esta agudeza midas escandinavas, deliciosas, compuestas soberano, ya estuviera secuestrado, ya go- del pensamiento suele repetirse bajo la advode unos cincuenta platos. Claro está que sólo bernara por telepatía. Otra fracción de co- cación de algún Tirano Banderas, ávido de mostré dos o tres opciones entre docenas. Y lonos pugnó por derivar la coyuntura y atre- poder y los disfrutes consiguientes. se agrega, con saña, que todas las tardes un verse a tomar el mando para mandarse a sí Aquel claro propósito elitista quedaba estapoeta inédito presenta la obra de otro poeta mismos. blecido mediante una barrera entre conoceComo era urgente una resolución que deci- dores y la gran mayoría de la gente de a pie. inédito. Sucede en varios locales, y estos actos tienen su público, familiares aparte. diera el destino de todo un país, se reunieron La rebelión triunfó incontenible y cada día da cinco o siete pelucones, cinco o siete nota- un pasito más adelante. Veo bs periódicos y Estas ofertas culturales se publican en diables. Y la gente, llena de impaciencia y teme- constato que en apariencia todas las formas rios madrileños que están a mi alcance. Pero raria curiosidad por conocer su destino se de la cultura son expuestas y el acceso es lilas hay en todas las ciudades de España. agrupó frente al edificio del conciliábulo gri- bre. Creo que en general son muestras, cebos tando la frase consigna: El pueblo quiere saque se engullen en paz y pueden dar tema Los rebeldes de Ortega también quieren ber de qué se trata. para conversaciones que no nazcan de variasaber de qué se trata. Quieren enterarse. Y ciones meteorológicas. Y nada impide que hoy deben estar satisfechos, si no hartos. No Y tenía razón y derecho, aunque al enteeste ver y escuchar caiga cómo semilla y se es posible afirmar que por fin se enteran, rarse no quedara muy satisfecho. muera para fecundar en algún cerebro receppero las puertas se abrieron generosas para tivo, que descubra una vocación y nos dé Según mi rescoldo de recuerdo, Ortega que miren y escuchen. Basta hojear los perióplanteaba en aquel libro el hecho de que las dicos que me llegan para asombrarse por la mañana la alegría de una obra admirable. masas quisieran enterarse y hasta participar. magnitud de sus ofertas culturales. DiariaComo se ha visto, sólo traté dé los reOrtega siempre descubrió o averiguó pro- mente, a veces a mediodía, en general a las beldes orteguianos. Por respeto o grafomablemas con sagacidad e inteligencia admira- diecinueve treinta, los rebeldes pueden elegir nía. Espero ocuparme de los míos en artículo bles. Jamás ofreció soluciones concretas. entre exposiciones de pintura, conferencia, próximo. Pero la buena conciencia me impide Creí en la aristocracia del talento y tal vez no recitalest conciertos, etcétera. retirarme antes de señalar un problema que estuviera muy desacertado. Dejó más de un estremce. Según cálculos y encuestas, EsLa pintura jamás es figurativa a pesar de paña cobija unos dos millones de parados mejor discípulo. que aún queda arrinconado algún grupo de junto con otros dos millones de bardos inéEn este tema de su tiempo Ortega no antiartistas que conspiran contra poderes consti- ditos. Sin tener en cuenta que pocos o mu- cipó la llegada de un lógico problema; se lituidos basándose en el argumento caprichoso chos de los parados dediquen algún tiempo mitó a comprobarlo y denunciarlo. No nos dijo de que aprendieron a dibujar y pintar. Hago de su ocio forzoso a distraer el hambre puque fuera malo o bueno. La rebelión inpunto y prosigo, huérfano del placer de invenliendo sonetos o a retozar en la ibertad de la cruenta y a veces graciosa era irreprimible. tar: copio que las masas pueden distraer llamada poesía en prosa conversada. Mucho tiempo atrás los indios sudamericanos ocios y curiosidades en tan numerosos actos que padecían la dicha de estar siendo civiliY cuando pienso que lo mismo debe ocurrir que, por razones de horario, obligan a elegir. en Hispanoamérica, mi natural pesimismo se zados eran muertos a latigazos si, por desComo dije, copio. Hay entrada libre, confe- convierte en una depresión muy dura de socuido imperdonable, habían aprendido a leer. En Europa esto de leer y escribir era privile- rencias sobre mineralogía en las tierras irre- portar. A principios del pasado siglo Napoleón de- DIVAGACIONES SOBRE REBELDES P OR estas fechas retornan los brujos, llámense magos, adivinos, anticipados del futuro o adelantados del porvenir. Por estas fechas los brujos italianos convocan una magna rueda de Prensa y anuncian lo que va a ocurrir el año que viene. Unas veces se cuelan y otras también. Pero alguna vez, a fuerza de eludir afirmaciones concluyenteSj rozan el acierto. En general se inclinan hacia profecías agradables de oír que crean una atmósfera de serena dulzura: que el año entrante abrirá una época de paz y prosperidad ancha como el Pacífico; que en él será vencido el cáncer; que más o menos en el verano será descubierto un mundo nuevo, fuera de la Tierra, donde toda felicidad tendrá acomodo... hasta que sea anegado por el diluvio de los productos de la sociedad de consumo: hamburguesas, bebidas de la chispa y de la cordialidad, ordenadores personales, video- casetes, vaqueros, porros, almuerzos de trabajo, chistes de Moran, desempleo, pocos libros y ningún poema. Supongo que este año, como viene ocurriendo desde hace cuatro o cinco, se pondrá entre los radios de la rueda de Prensa de los TIEMPO DE BRUJOS Por Luís DE DIEGO brujos italianos la antigua reivindicación de que los horóscopos deben ser costeados por la Seguridad Social, ya que son la terapia del espíritu, el bisturí de la desilusión, el analgésico de la tristeza, el antibiótico del stress Supongo que este año, como todos los años, habrá una bruja joven, previsiblemente napolitana, que estará tremenda y con la que todos los informadores masculinos pretenderán entrevistas privadas para ver de conocer- incluso con la ayuda de la Astrología si no hay otro remedio- -sus secretos más íntimos. De los brujos españoles, acaso el más famoso y sin perjuicio de ello menos conocido sea don Diego de Torres y V i l l a r r o e l (1693- 1770) que destacó como literato, poeta, matemático, asexorcista, ermitaño, catedrático y cura, además de dedicarse, en sus ratos libres, al baile, la guitarra, los títeres y la milicia. Con el seudónimo de El Gran Piscator Salmantino publicó almanaques anuales precursores del Zaragozano y numerosos tomos de pronósticos, algunos de rara precisión como la muerte de Luis I, el motín de Esquilache y la Revolución Francesa, ésta por medio de una décima que no me resisto a trascribir para asombro de escépticos: Cuando los mil contarás con los trescientos doblados y cincuenta duplicados con los nueve dieces más, entonces tú lo verás, mísera Francia te espera tu calamidad postrera con tu rey y tu delfín, y tendrá entonces su fin tu mayor gloria primera. Poco después de jeste prodigioso anuncio de lo que iba a acontecer al lado de allá de los Pirineos veintitantos años más tarde- e n 1790, como puntualiza la décimadon Diego de Torres y Villarroel se fue al otro mundo más acabado por el desorden que por los años a inventar verdades. MADRID, VENDO NEGOCIO EN MARCHA INVERSIÓN: 60.000.000 Teléfono 215 30 00. Sr. Izquierdo