Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC, pág. 36- LA FIESTA NACIONALÍ Cuarta corrida de la feria de Almería -SÁBADO 25- 8- 84 Ultimada la feria de Otoño Madrid. Efe Han quedado ultimados los carteles de la feria de Otoño madrileña, que consta de tres corridas de toros y una novillada, a celebrar entre los días 14 y 17 del próximo septiembre. El primer cartel contempla la actuación en solitario de José Antonio Campuzano, que matará seis toros de otras tantas ganaderías. El sábado día 15, Ruiz Miguel, Roberto Domínguez y Víctor Mendes se enfrentarán a seis toros de Victorino Martín. Al día siguiente Antqñete y Curro Romero alternarán mano a mano, y estoquearán cuatro toros de Juan Pedro Domecq. El cartel lo completa el rejoneador Ángel Peralta. Finaliza el ciclo el día 17 con una novillada, en la que intervendrán Jaime Malaver, Jorge Manrique, y Juan Rivera. La bravura, madre de la emoción Vibrante actuación de Ruiz Miguel y los hermanos Campuzano Almería. Vicente Zabala, enviado especial Continúan los llenos en el coso almeriense. La feria se ha embalado por la recta triunfal. Independientemente del ambiente festivo y de las ganas de divertirse de estas excelentes gentes, la verdad es que los toros están colaborando a tope en el lucimiento artístico de los festejos. Lo de hoy es bastante más serio que lo de ayer, porque el marqués de Domecq ha enviado una corrida gorda, apretada de carnes, muy encastada y con las defensas aparentemente limpias. A la mitad de la corrida comentaba en el palco de los hermanos Jiménez Alemán, donde he subido a tomar una copa, el ritmo que lleva este ciclo taurino. Me decía nuestro subdirector que este tipo de toro es el que debería salir siempre en esta plaza. No hay motivo para echar un astado más chico ni tampoco, dada la categoría de la plaza y la singular ideosincracia de estas gentes, para que salga el toro de Madrid o Pamplona. A mí también me parece correcto el tipo de astado que ha enviado el J. A. Campuzano aristócrata jerezano. Pero no olvidemos que la casta, el temperamento y la bravura es lo que le ha puesto a la corrida el acento del interés y de la emoción. Los toreros han tenido que andar muy listos. Me refiero a todos los toreros, incluidos los subalternos, que si bien han escuchado ovaciones en el tercio de banderillas, también han pasado muy malos ratos con persecuciones como las que sufrieron Guillermo de Alba y Antonio Chacón en diferentes momentos, y no digamos el muy serio revolcón que sufrió un peón de la cuadrilla de Tomás Campuzano en el sexto de la tarde. La corrida se mantuvo en una línea ascendente de interés, que culminó en la lidia del quinto, un toro muy encastado, que tomó los tres puyazos de largo (El Avispa tuvo que saludar castoreño en mano) y llegó a la muleta queriéndose comer el engaño y a José Antonio Campuzano por los pies. -y debía- -haberlo toreado sin concesiones a la galería, como aquella vez de hace un par de años en que instrumentó en esta misma plaza la mejor faena que le he visto en su ya larga carrera. Pero Ruiz Miguel prefirió divertir sin mayores honduras a una mayoría complaciente y benévola. Mató de una estocada, y consiguió lo que se proponía: la oreja de su bravo antagonista. En el toro del brindis quiso torear con entrega; pero el toro le respondió con genio y aspereza. Alguna serie le salió limpia y bien Bilbao rematada, otras no tanto. Pero en todo momento estuvo presente ese sentido del deber Sexta corrida de la Semana Grande. y de la profesionalidad que le caracterizan a Toros de Salvador Domecq, este torero. Volvió a manejar el acero con Antoñete vio silenciada su labor en el agallas y rectitud. De nuevo la oreja de su primero. En su segundo saludó desde el teroponente se le vino a la mano. La paseó cio. triuhfalmente por el anillo, redondeando su lu Niño de la Capea en su primero, saludó cida tarde. desde el tercio. En su segundo fue ovacionado. Yiyo en su primero, dio la vuelta al Acelerado ruedo. En el que cerró plaza se silenció su laJosé Antonio Campuzano está enrachado. bor. Quizá encontremos una miejita acelerado. Se Gieza le aprecia absorbido por la profesión. Eso es Primera de feria. Lleno. Toros de Samuel muy bueno. Cuando tiene ocasión ya está con su capote a punto. Ha intervenido en Flores, de Albacete. Dámaso González, silencio en los dos todos los quites que ha podido. Lo mejor, sin duda, las apretadas verónicas que instru- toros. Luis Francisco Esplá, aplausos en uno y mentó de salida a sus dos toros. La última serie rematada con media con las dos rodillas dos orejas en el otro. Pepín Jiménez, en el primero, aplausos, y en tierra, una oreja en el que cerró plaza. Las dos faenas del mayor de los Campuzano han resultado vibrantes, quizá destempladas, pero han conectado con enorme rapidez con los graderíos. En el primero manejó Más templado la espada con decisión. El volapié le valió la Me gustó Tomás Campuzano en el tercero oreja. Se llevó otra del quinto, también por la estocada, porque en la pelea que sostuvo de la tarde. Sus muletazos fueron los más arcon el muy, agresivo y encastado toro del moniosos, los más templados y los más marqués de Domecq la fiera le tenía ganada largos de toda la corrida. La faena de Tomás la pelea en muchos momentos a los puntos. resultó muy hermosa. Esta vez no toreó En la lucha tenso, como agarrotado, sino muy suelto, fácil y torero. Pero ya se sabe que los toreros son Sé que más de un lector almeriense leerá -Ficha de la corrida las personas más desconcertantes que pueda esta crónica con cien ojos. Resulta que el toCuarta corrida de la feria de Almería. uno hallar. Mató de una estocada caída. rero de La Isla cuando empuñó espada y muBuena entrada. Toros del marqués de Doleta par a estoquear el cuarto de la tardé se En el sexto, con la corrida ya embalada, mecq, bien presentados, bravos y encastados. El quinto, con agresividad de otra dirigió hacia mi localidad para ofrecerme la con Ruiz Miguel y su hermano en plan de época. muerte de este toro en la persona de mi muclaros triunfadores, Tomás se esforzó en reRuiz Miguel, de grana y oro, estocada jer. Los almerienses, socarrones y andaluces dondear la tarde, pero la faena no alcanzó corta en su primero (oreja y vuelta al ruedo) viejos, me gritaban ya leeremos su crónica los primores de la primera. Mató de un pinEn el cuarto, estocada (oreja y vuelta al ruedo) mañana Independientemente de agradecer chazo y una estocada. Dio la vuelta en homJosé Antonio Campuzano, de carmín y en cuanto vale la gentileza del bravo diestro bros acompañando a sus colegas. Pero su oro, en su primero, estocada (oreja y vuelta al gaditano, su actuación me ha parecido una hermano José Antonio y Ruiz Miguel serían ruedo) El el quinto, estocada (oreja y vuelta al ruedo) más dentro de ese caminar con paso firme y los que abandonaran el coso alménense por Tomás Campuzano, de burdeos y oro, en honesto por el toreo de nuestro tiempo. la puerta grande. A él no le dejaron. su primero, estocada caída (oreja y vuelta al Faltaría a la 3 verdad si dijera qué Ruiz- MiHagamos hincapié en reseñar el temperaruedo) En el sexto, pinchazo y estocada (ovación y vuelta al ruedo) guel me ha gustado en el primero. El animal mento y las dificultades que se desprendían Ruiz Miguel y José Antonio Campuzano desarrolló temple y nobleza. Paco se dio a de él de la muy encastada corrida del marsalieron en hombros por la puerta grande. los circulares, a la noria, al efectismo. Podía qués. Festejos de ayer