Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
r rr Crítica Fragmentos de interior de Carmen Martín Gaite Antonia Virós, una madre de nuestros padres El programa Los padres de nuestros padres quiso ponerse a la altura del último día de la Semana Santa con algo especial, y como, generalmente, nó encuentran ningún padre de derechas para llevarle al estudio, los altos mandos de nuestra televisión decidieron sustituir al padre por una madre y como parece que tampoco la encontraron, al final nos conformamos con Antonia Virós una madre... benedictina, muy popular en Barcelona. Algo así como una Santa Teresa, en nuestro tiempo, en lo esencial su absoluta fe en Dios. Una catalana muy inteligente y astuta, y simpatiquísima, que durante la guerra civil y tos primeros tiempos de la posguerra asistía, constantemente, a los heridos y a los que se habían quedado desamparados, sin un techo, sin un pedazo de pan. Y, por supuesto, a nadie le preguntaba si era rojo o nacional EI programa resultó entretenido porque Montserrat P! ig, a pesar de su buen deseo, no podía entender por qué se había metido en un convento aquella mujer tan lista, y por qué había sido y seguía siendo tan feliz, sin haber disfrutado nunca de las delicias de este mundo. La madre Antonia contestó muy serena y con gran sentido del humor a todas las preguntas, algunas envenenadas que se ie hicieron. Al final, Monserrat Roig le preguntó: ¿Por qué cree usted que todo, o casi todo, va tan mal en el mundo? Porque somos muy egoístas y no nos ayudamos los unos a los otros. Una respuesta definitiva e irrebatible. Carlos Ballesteros y Emma Suárez en una escena de Fragmentos de interior Una vez finalizado el espacio Comedia que ha ofrecido durante unos meses una serie de obras teatrales que fueron éxito en los escenarios españoles, hoy da comienzo la emisión de Fragmentos de interior de Carmen Martín Gaite, y es la primera obra literaria que se incluye en la programación, de una serie que tiene prevista TVE basada en los escritores narrativos y dramáticos. El primer episodio de esta nueva serie basada en la novela del mismo título sirve de presentación de los personajes que intervienen en ella. El hilo conductor es Luisa, una chica de un pueblo de la sierra que se traslada a Madrid para servir. La acción transcurre en Madrid, en la época actual, durante tres días consecutivos. Luisa vive en un pueblo de la sierra y, recomendada por Víctor, que vive retirado en el pueblo dedicado a la pintura, entra como empleada de hogar en casa de Diego. Su intención es volver a ver a un joven del que se ha enamorado en el pueblo. Los conflictos en que se ve envuelta con la familia de Diego y el desengaño que sufre al reencontrarse con su amigo, le hacen desistir de permanecer en Madrid y decide volver a la sierra. Fragmentos de interior novela publicada en 1976, ha sido adaptada para la televisión por la propia autora, Carmen Martín Gaite, y Francisco Abad, quien, además, se ha encargado de su dirección, y entre los protagonistas figuran Carlos Ballesteros, Analía Gadé, Emma Suárez, Fernando Cebrián, Amparo Larrañaga, Carlos Arribas, Jenny Uada, Antonio Banderas y MARTES 24- 4- 84 Paloma Pagés, que aparecerán a lo largo de los cuatro capítulos que componen la serie. Detrás de la pantalla Ciclismo, halterofilia y golf Cuando sólo faltan unos días para finalizar la temporada futbolística, y por tanto han finalizado las retransmisiones de los encuentros correspondientes a la Liga, Televisión Española ha cambiado totalmente el panorama de las retransmisiones deportivas para esta semana. Las retransmisiones del sábado, por tanto, se reducen a la Segunda Cadena, estando previstas para el próximo sábado, a partir de las cinco de la tarde, el Open de Madrid de Golf, desde las instalaciones del Club Puerta de Hierro, y a las siete, conexión con Vitoria para ofrecer momentos del desarrollo del Campeonato de Europa de Halterofilia. Esta competición tier? e gran importancia para los atletas españoles, de cuyos resultados ella depende su asistencia a los Juegos Olímpicos de Los Angeles, y que tendrán igualmente conexión el domingo, día 29, dentro del espacio Tiempo y marca A estas retransmisiones deportivas hay que añadir las diarias correspondientes a los finales de etapa de la Vuelta Ciclista a España y la retransmisión en directo de las seis carreras de la quiniela hípica desde el Hipódromo de la Zarzuela, en Madrid. ABC IOT EL RELOJ SOCIALISTA Como van a destiempo y a contra pié en tantas cosas- -sobre todo en el desempleo, que se considera tema tabú en los informativos- el señor Guerra ha encargado a los autócratas que recuperen las horas perdidas en estos diecisiete meses. En un alarde de ingenio y astucia, éstos han recurrido al reloj. Es decir, al reloj que prologa los telediarios. Quema En él los minutos tienen más de sesenta segundos, primados por el mensaje político- implícito en la sintonía. Los autócratas implicitan muy bien y es muy difícil encontrar ya nada en lo que se emite que no tenga dos puntas subliminales: una apoyando la pedagogía oficial y otra demostrando a la sociedad libre. El caso del reloj es más evidente: una propaganda en la expectativa a la información en la sinfonía Carros de fuego que también sirve de fondo a la ventana electoral del PSOE. La sintonía abre así otra ventana inductiva que viene a decir: Aquí estamos a todas horas, en punto; ojo, te vigilamos, ciudadano. Se viola la pluralidad de opción de los recursos informativos fijos y, de otra parte, se degrada, como en tantas otras cosas, la imparcialidad estatutaria. De ahí a que se nos ofrezca el parte meteorológico en clave cultural onceava o los espacios infantiles en la de OrwellMaravall, no hay más que un paso, que estarán ya pensando para las otras y diversas intitulaciones genéricas de las cartas de ajuste. Por el momento el reloj socialista ha hecho acto de presencia para que nos enteremos que el telediario, la ventana electoral y el cambio, son la misma cosa. ¿La sinfonía devenga derechos de autor? ¿se cobran estos derechos? ¿quiénes los cobran? ¿a qué se destinan? ¿de quién es la idea? ¿por qué se aplica? y, en definitiva, ¿tiene oídos el Consejo de Administración para atender estos sórdidos excesos de los autócratas? ¿No es ya bastante que el señor Guerra repita su rostro en el Anuario modorro para que ahora se haga una apoyatura musical a la ventana de la rosa y el puño? De las chinchetas burocráticas de la propaganda escrita pasamos a las musicales de la hora en punto. O en punta. O apuntando a la audiencia. SPECTATOR