Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABCc SÁBADO CULTURAL I Número 164- 17- marzo- 1984 Es de esperar- -o, al menos, de desear- -que la publicación, con las debidas garantías jurídi, cas y textuales, de todos los sonetos de amor hasta ahora conocidos de Federico García Lorca contribuya a arrumbar ese muro de equívocos y maledicencias que, desde hace ya algunos años, se ha levantado en torno a la figura del poeta. La consigna del lamentable monsieur Schonberg, un critico de tercera fila, ha sido bien atendida, y una serie de advenedizos irresponsables se han lanzado sobre la obra y la memoria de Lorca. Han hecho daño, sobre todo porque han falseado datos, manipulado hechos y, lo que es peor, han inducido lecturas e interpretaciones erróneas de la obra lorquiana. Al Lorca pintoresco ha sucedido e) Lorca marginal: dos formas de exotismo. Pero no es un daño irreversible ni suficiente para amenazar la magnitud de una obra que está definitivamente más allá de las modas y las escuelas. La publicación de los sonetos amorosos no hará sino confirmar su grandeza; la enorme, itimitada capacidad de esta voz para tocar todos los registros, todas las formas, e introducir ese acento quemado, trémulo y exacto a un tiempo, que sólo tiene parangón, en lengua española, con San Juan de la Cruz o Quevedo. UN MONUMENTO AL AMOR Por Miguel GARCÍA- POSADA relativa toda la especulación sobre sus obras postumas- El primero afecta al alcance del sonetario proyectado. Por diversos testimonios coincidentes es lícito inferir que el libro en preparación no iba a constar sólo de poemas amorosos. Luis Rosales ha transmitido el título de Jardín de (o de ios) sonetos, y precisado que el conjunto final iba a constar de dos secciones: una, en la que entrarían los sonetos de amor de 1935- 36, así como los que enlazan con ellos de la etapa de Nueva York- Adam y Yo sé que mi perfil será tranquilo y otra, en la que se agruparía el resto de los sonetos escritos desde 1924: En la muerte de José de Ciria y Escalante Soneto de homenaje a Manuel de Falla... etcétera. Desde esta perspectiva, el título de Sonetos encierra un propósito bien preciso, ilumina con nitidez los perfiles del proyecto poético en ciernes. Bodas de sangre. En i acto MI, escena 1, cuando (os amantes fugitivos llegan al bosque, Leonardo dice a la Novia: Vamos al rincón oscuro donde yo siempre te quiera... En un contexto distinto, él Poema del lago Edén de Poeta en Nueva York, reaparece la misma imagen: con que se inicia el Soneto de la carta Si su amor no le escribe, el poeta prefiere vivir en mi serena noche del atma para siempre oscura, Eco nítido de San Juan es el último verso. Pero aquí la noche no- es dichosa, sumida el afmá en las tinieblas de 1 a desposesión. Porque ésta noche no purga nada, como en el procesó místico del gran carmelita, ámbito como es de soledades y sufrimientos. En fin, distante y separado de su amor, el amante se ve, eh él Soneto gongorino... El título García Lorca inicia la redacción de su libro de Sonetos en 1935. Es el momento en que los poetas jóvenes de la época (Hernández y Rosales al frente) apuestan por una poética más clasicista frente a la boga del surrealismo. Sonetos, así, escuetamente, llama el autor a su libro en una entrevista periodística de abril de 1936. Es un título clásico en los grandes sonetistas, desde el mayor de eltos: Wiitiam Shakespeare. Es ei qué cuenta cao la mayor legitimidad al ser el único atestiguado documentaímente y faltos los manuscritos conservados de cualquier indicación al respecto. ¿Y el mítico título dé Sonetos del amor oscuro? Diversos amigos de Lorca, desde Aleixandre a Cémuda, lo han mencionado, y sin duda se to oyeron al poeta. Basta teér el soneto que comienza Ay voz secreta del amor oscuro. ¿Por qué no lo adoptó el autor de modo definitivo? Aquí se entrecruzan dos problemas- -dejando a un lado, claro es, el asesinato del poeta, que hace preso en la cárcel del amor ¡oscura. Cárcel sin luz porque falta la del ser amado. La viejísima alegoría de la literatura amorosa sirve para expresar ia tortura de la ausencia. Cárcel, -muerte: imágenes del amor oscuro Desde ésta perspectiva se comprenderá mejor ahora a qué abusiva simplificación se ha sometido un concepto tan poético y complejo, otorgándole unas resonancias morbosas, y aun mórbidas, que éj autor no hubiera suscrito. Pero de cuya amenaza era seguramente consciente: la inercia de los usos lingüísticos no es fácil de detener. Y ei hombre Lorca era una Amor oscuro persona muy prudente, celosa de concepto su intimidad, que siempre rehuyó, en todos tos aspectos de su vida, Pero, a un lado de momento la notoriedad disonante, cualquier todos estos datos, conviene enforma de exhibicionismo. He aquí trar ahora resueltamente, sin tiquiero mi libertad; mi amor humanootra razón de peso para que el tímideces ni innecesarios escrúpuen el rincón más oscuro dé! a brisa tulo Sonetos del amor oscuro los, en la interpretación de ese ¡que nadie quiera. circulara sólo dé modo privado y mítico título, que no puede dePero amor OSCUTO significan no trascendiera a las declaraciones jarse en manos de exegetas también el amor que mata o hace públicas del autor. fraudulentos. ¿Qué significa morir, bien literal o figuradamente. En éí, espléndido soneto titulado amor oscuro En primer lugar, Es la conocida relación entre Eros Adarn dei período de Nueva amor secreto. El secreto es cony Tánato que atraviesa toda la lí- Yoüfc, sé distingue entre un Adán dición indispensable de la iniciarica occidental. De ahí la desga- procreador y un Adán estéril, osción amorosa en la gran literarrada invocación curo En la Oda a Walt Whitman tura sobre, el tema. Veamos esta de Poeta en Hueva York, hay una relación entre lo oscuro y 1o Amor de mis entrañas, viva clara deíensa del Adán estéril; es secreto en una obra dramática, ¡muerte, decir, Lorca acepta el amor que no busca la perpetuación de la especie- -aunque ni excluye ni ataca al amor fértil- pero lo que no tolera. bajo ningún concepto, es 1 a corrupción, la vileza de Jos maricas de Índice- las ciudades de carne tumefacta Soneto de la guirnalda de rosas y pensamiento inmundo que ensucian y prostituyen el sentimiento Soneto dé la dulce queja amoroso: Llagas de amor Madres de todo. Arpías, EnermSoneto dé la carta pos sin sueño Ei poeta dice la verdad del Amor gue reparte coronas da El poeta habla por teléfono con el amor ¡alegría. El poeta pregunta a su amor por la Esto es to realmente decisivo. Ciudad Encantada de Cuenca Esa corona de gozo Ja reencontramos en ¡os Sonetos, convertida en Soneto gongorino en que el poeta manda a su amor guirnalda de rosas Por eso, el una paloma héroe del poema, Walt Whitman, Ay voz secreta del amor oscuro es presentado como El amor duerme en el pecho del poetaAdán de sangre, Macho... Noche del amor insomne Estamos muy lejos de la litera- Lorca: Sonetos