Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JUEVES B- 3- 84; ESPECTÁCULOS Critica de teatro ABC I 71 Tardío descubrí Van Titulo: Cuentos de los bosques de Viena Autor: Odón von Horvath. Traducción: Isabel Navarro. Adaptación y dirección: Antonio Urreta. Escenografía: Jorge Carrozinoy Carmen Prieto, intérpretes: Juan Carlos Montalbán, Ana Marzoa, ¿osé Bódalo, PepMunné, Concha Hidalgo, Cándida Losada, Paco Ceciiip, Encarna Paso, Emiliano Redondo, Juan Echanove, Antonio Canal; Pedro MSÍ Sánchez, José Fernandez, Justo Martínez y una quincena de actores y actrices más en figuración y papeles episódicos. Teatro Español. ti bljl y económicos, chocan la moral antigua del José Luis Gómez, director del Español, inpadre de Matianne y la inmoralidad también cluye en el programa de esta temporada a un SQCiál- burgesa de Alfred o Valerie, así como autor austríaco perfectamente desconocido del público y ausente de referencias críticas y la inocencia; del carnicero, Osear, incapaz de percibir si ¡propia brutalidad, que le induce a literarias no estrictamente dedicadas a alguna cónsideraraáeseable la muerte de un niño inoreducidísima minoría: Odón von Horvath (1901- 1938) y a una de sus dos comedias cente, el hijo der pecado de Marianne con Almás logradas: Cuentos dé los bosques de fred. Nada digamos de la abuela de Alfred, Viena originariamente Geschichte aus dem prototípica de otra sociedad desaparecida ya Wienerwald fscrita en 1930 a los veintiocho en los años treinta, residuo anacrónico, pero años. activo, cuya capacidad de injusticia, Opresión y criminalidad ideológica quedan nítidamente Von Horvarth es uno de los autores que ya retratadas. a comienzos de este siglo continúan la coLo mejor de todos estos ingredientes mezrriente iniciada a mediados del siglo anterior, clados en una especie de melodrama comprobablemente en coincidencia con dos aconpuesto de breves estampas, algunas de tecimientos fundamentales: la publicación por agudos perfiles caricaturescos o costumbrisCarlos Marx de su Manifiesto del Partido Comunista y la sustitución de, la clase domitas, es la vivacidad de su casi cinematogránante burguesa, a la que estaba destinado fica sucesión, que en la representación albásicamente el teatro, por otra procedente de canza una agilidad admirable gracias al la revolución industrial. La nueva clase, el dispositivo escénico dé carras y dos cuerpos nuevo público, necesita ver en el; espejo teatriangulares rotatorios que, pasada su primera tral e l proceso de su ascenso social, o sea, y grata, sorpresa, acaban por producir la senlos debates y resultados de conflictos que no, sación fatigosa de lo deja vu cómo dicen afectan á personajes aislados de los condición los franceses, Von Horvath ha compuesto namientos sociales, sino directamente afectaalgo; asfeíeomo unos fascículos que hacen dos por ellos. Ibsén, Strindberg, Haüptmann, evocar a los, de Luis de Val, de principios de si no queremosyer antes los elementos óe siglo. Las desdichas de Marianné, el árnor del diferencias sociales que ya se dan en La earhicerotíla ¿decadencia social de la barodama de las camelias de Dumas, pasando nesa, los problemas del vividor jflylfred, y los po el nattítálisníó, conduceni el teatro a temas; 1 mezcla bmt El diálogo es rápido, por lo gey procedimientos que tienen por esencia una neral naturalista, aunque con grandes frases encuesaa sobre la sociedad y los problemas incrustadas que, tal como son dichas, adquiehumanos condicionados por el nuevo y fuerte ren un querido; tono de ridiculez. ingrediente social. El movimiento de actores y escenarios es muestra di -uní gran trabajo de Larfeta que Bien. N onHorvath está todavía en esot producéis un filme melodramático sin perdespués, naturalmente, de Arthur Schnitzier, donámóS sli melodramático y muy crítico, que muere en 1931 después de dejar piezas aunque n y archisabidó, final. Tal. vez le s m ocomo La ronda llevada mucho después al bren algaftos ringorrangos y signos que dan a cine, -o Anatol, muy superiores. Von Horvath, aunque es un autor menor, tuvo el don de reflejar con vivacidad él espíritu agitado por problemas qué no podía resolver por sí CINES misma, de lia Mittéleüropa frivola y asustada, entre ios catástrofes: la derrota Jdé 1918 y la inminencia del estallido hitleriano y Pl. dol Carmen, 3 la posterior catástrofe de los años cuarenta. Ahí está situada la acción de estos Cuentos de los bosques de Viena Los personajes ponen notas propias de un conflicto social latente. Alfred es un desocupado qué fluctúa entre el amor de Marianne y el dinero de Válerie la estanquera. El Rey de la magia padre de Marianne, un comerciante en pérdida de clientela, quiere casar a su hija con él carnicero de la esquina, porque éste supone la seguridad. El capitán lamenta que la guerra no hubiera durado más, porque habría alcanzado pensión de comandante. Ericfr, prusiano, es un muchacho que intuye ya ía revolución nazi contra la sociedad industrial decadente que percibe en Viena. Encarna Paso, José Bódalo y Cándida Lo. sada 3 ¿v la representación cierto preciosismo, pero eso mismo acentúa a exteriorización ¿le: unos dramas pequeñitos que, en conjunto, -adquieren significación social. Las estampas del vino nuevo de los aurigers deJ pitater, son vivas, sentimentales, enriquecidas por las viejas y conocidas páginas de música vienesa que las animan. ví Cándida Losada, Encarna Paso y Ana Marzoa están espléndidas; Bódalo ejerce su magisterio. Munné compone muy bien su tipo y Paco Cecilio el suyo, así como Antonio Canal. Pero el elogio a la interpretación debe ser general, porque Larreta lo ha puesto en valores orquestales. Trabajo muy apretado. Montaje rico. Limpia adaptación y traducción. Estos cuentos, yá ün tanto pasados, -son un buen espectáculos teatral. Lorenzo LÓPEZ SÁNtWO El Instituto de Teatro de Cataluña, dependiente de la Diputación de Barcelóna (1 ha presentado un proyecto para la celebración de un Congreso Internacional de Teataen la Ciudad Condal para 1985, y cuya presidencia de honor ha sido ofrecida al Rey Don Juan Carlos, bajo el lema general de Espacios de relación entre las dramaturgias de ámbito restringido y las dramaturgias mayor. itarjas Se calcula una asistencia de congresjs as. cercana a las mil personas interesadas por el hecho dramático, PRÓXIMO SÁBADO a WÍ