Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
GENTE AMÓN Galisteo, manager del pintor catalán Cuixart, es uno de los hombres más curiosos que conozco. Yo siempre creí que me tomaba el pelo- -y nunca mejor empleado el término- -cuando en alguna noche festiva y barcelonesa, copa va, copa viene, me contaba que su rizado y hermoso cabello se mantenía fuerte y abundante en el transcurso de los años merced a una operación un tanto inaudita que realizó en su pueblo años atrás, cuando era mozo: -Permití que una vaca me lamiera con generosidad la cabeza. Realizada esta operación varias veces, puedes estar seguro de que nunca se te caerá el pelo. Dado que Ramón proviene del Ampurdán y se suele decir que a ios ampurdaneses la tramontana tes afecta muy peculiarmente- -como contaba Josep T la- la anécdota de Ramón quedó en una genialidad surrealista tirando a pastoril, entre bucólica y campestre, a la par que ecológica. Pero, ahora resulta que los teletipos nos ponen sobre la mesa ia noticia referente a que un peluquero alemán, Erich realiza tratamientos contra la calvicie recomendando a los clientes de su local que se dejen lamer la cabeza por una vaca de cinco años. Y dice la noticia que el pelo vuelve a brotar. Confiesa el alemán que copió el sistema a un granjero británico, que calvo desde veintiséis años atrás, volvió a conocer la alegría capilar gracias a las lamidas que le propinaba en el cráneo una de sus cuarenta y nueve vacas lecheras. Muy bien. Pero antes de que la historia reparta sus laureles entre el alemán y el inglés, he de traer aquí, con toda justicia, la figura de Ramón Galisteo, que fue el predecesor de ambos en tan original descubrimiento, y así ha de constar, pues son varios los testigos de que contó la historia de la lamida de la vaca, ante nuestra incrédula sonrisa, hace un buen montón de años. ¿Y qué le parece a usted el sistema? -A mí me parece de perlas, pero como todos los calvos del mundo se animen a seguir el tratamiento de la lamida de la vaca, ¿no acabaremos tomando leche con sabor a champú? Eso, cuando menos. R Massiel atacó a Fidel Castro en Miami cal infantil Pepín en el viaje a los planetas que sirvió, aparte de ofrecernos un espectáculo de una dignidad que para sí quisieran otras aventuras teatrales destinadas a mayores, para descubrirnos una nueva estrella infantil, Mayte Aragón, hija de Milikito, nieta de Miliki, que actúa y canta con una naturalidad envidiable, y otra estrella que estaba ahí, un tanto apartada de la escena, no sé yo por qué, y que se llama Rita Irasema, compositora, letrista, cantante, bailarina y urdidora de todo el tinglado Yo, sin embargo, no puedo volver a Miami- -dice Alberto Cortez, que esta noche canta en Madrid- AHÍ quemaron todos mis discos cuando canté en Cuba Rita Irasema estrenó su comedia musical infantil en la que se presenta una- nueva frstrpllfl, Mayte Aragón, hija de Mllikito, nieta de Militó Y Rita Irasema estrenó con notable éxito su comedia musi- famosos, que por allí andaban Jacobo y Alejandra, hijos de Raphael y Natalia; la niña de Andrés Pajares, con su madre, el niño de Massiel, que dirigió Miguel de Grandy, Aitor, con unos vecinos, etcécon la producción de Manuel tera. Por cierto, que lo de MasFeijoo. siel ha sido muy comentado en Rita resulta encantadora. Y La Florida. Un periodista cubano así lo comentaba el abundante le ha hecho recientemente una personal que acudió al estreno entrevista en Miami y allí todavía en ei Alcalá- Palace, donde se continúan boquiabiertos porque seguirá representando esta fun- creían que Massiel era muy coción los fines de semana. Por munista. allí estaba Marisa Medina, con- -De momento- -me cuentan sus dos. hijas. Y otra Marisa, la Abad, con toda la prole y marido desde allí- -se puso ante las cáincluido, como Jaime Morey, maras vestida de tal forma que que también acudió acompa- recordaba más a Joan Collins ñando a su mujer y a sus hijas. que a una revolucionaría. Esa Era la tarde de los hijos de los fue la primera sorpresa. Y luego, lo que dijo: que Fidel era un dictador, que en Cuba no existían las más elementales libertades, etcétera. Es cuando Massiel se pone a ello... O sea, que le comento lo que me han comentando y ella subraya: -Sí, es verdad. Es que creían que yo era del pecé y que mi padrino era Fidel. No se daban cuenta que esa no soy yo, sino Marisol. Yo no he sido nunca comunista... También andaban por allí las Hermanas Hurtado (dos de ellas) y Arturo Castilla, y Miliki y Milikito... Por cierto, que Milikito está ahora aprendiendo a caminar por la cuerda floja, no como todos los españoles, no, sino en el sentido real y circense de la palabra, porque ya saben, como les conté en su día, que va a protagonizar la comedia musical Bamum en la que tiene que hacer de casi todo. -Lo estoy pasando fatal- -me cuenta- me duelen mucho Jas plantas de Jos pies, y es que, al parecer, se me tiene que hacer callo, y todavía no tengo callo, claro... Bueno, de aquí a septiembre, en que se estrenará la obra, tiene tiempo de que le salgan callos en todos los sitios. Y Alberto Cortez vuelve hoy al Alcalá Palace a dar tres recitales. Como me ha oído comentar lo de Massiel, va y me dice: -Yo, sin embargo, no puedo volver a Miami. Allí quemaron todos mis discos cuando canté en Cuba. Y es que hay gente que interpreta mal las cosas: yo no voy a Cuba a cantar a Fidel, sino al pueblo cubano, como cuando voy a Chile no le canto a Pinochet, sino al pueblo chileno... jAy! si otras cosas pudieran arreglarse con la lamida de una vaca... AMILIBIA MIÉRCOLES 7- Í 84 A B C 99