Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
L nivel de automatización de las Cajas de Ahorros es alto. Gran número de sus oficinas disponen de terminales de teleproceso para realizar las operaciones más usuales (ingresos, reintegros, consulta de saldos o extractos, etc. de una forma más rápida y segura. Todas estas entidades están intercomunicadas a través det Sistema de Intercomunicación de Cajas de Ahorros (SICA) que permite realizar transferencias de unas Cajas a otras en escasos segundos. Además, la CECA está incorporada al sitema SWIFT de intercomunicación internacional. Con estas siglas se denomina una sociedad internacional en la que hay más de quinientos Bancos, que permite que cada entidad pueda recibir o emitir cuatro tipos diferentes de operaciones. E El dinero se convierte en microtransistores La electrónica ayuda a la seguridad Y LLEGO EL TELEPROCESO La informática entró en tas Cajas dentro de una corriente que viene siguiendo la Banca española hace más o menos unos quince años, utilizándose fundamentalmente para resolver problemas administrativos. Una de las últimas innovaciones ha sido la incorporación a las sucursales del sistema de teleproceso, que permite poner a inmediata disposición del cliente toda una serie de antaño complicadas operaciones en menos de cuarenta segundos. La máquina, el ordenador, cuenta en su cerebro con toda la información necesaria, que ofrece al momento y a pie de ventanilla en cualquier sucursal. Durante el proceso, la información ha viajado de la terminal de la Caja al ordenador central y ha vuelto a la sucursal en menos de cuarenta segundos. Manualmente, el tiempo empleado hubiera sido cuatro veces mayor, sólo en el rellenado de impresos, sin obtener confirmación del banco central de datos. Si un cliente quiere saber su saldo, si se han pagado sus recibos, actualizar su libreta, no tiene más que dirigirse directamente al cajero y su ordenador le dará la respuesta. No obstante, este grado de desarrollo tiene sus servidumbres. Independientemente de que en ocasiones no tenemos un sistema de mantenimiento todo lo rápido que deseáramos- -han comentado los especialistas de las Cajas Confederadas- los precios de coste de ese mantenimiento son elevadísimos y repercuten fuertemente en nuestras cuentas de resultados. Porque, así como la compra de un ordenador responde a una inversión ya calculada y estudiada, con unos rendimientos ya previstos, los gastos de conservación y mantenimiento, además de ser altos, crean una especie de subyugación económica con la casa proveedora muy difícil de evaluar. A pesar de ello, los mismos expertos no pueden ocultar su satisfacción ante los últimos e incomprensibles para el común del público adelantos técnicos, casi galácticos, de sus ordenadores durante el ejercicio 82: A finales de enero se ha puesto en funcionamiento el ordenador IBM 370- 158. Este ordenador permite hacer frente a averías del 3 C. sin detrimento del servicio, al mismo tiempo que soporta todo el sistema de pruebas de análisis y programación, y fue incorpo- La Informática agiliza todos los trámites rado un nuevo ordenador NCR Criterien 8585 a finales del mes de mayo, trabajando en tiempo real a partir de mediados de julio. Este nuevo ordenador sustituye al Criterien 8565, más pequeño, que queda como reserva alternativa del nuevo y del Century 300. Por otra parte, los ordenadores NCR Criterien 8585 y 6565 fueron reconfigurados para que compartieran fas mismas unidades periféricas, quedando el segundo como respaldo del sistema NCR, en caso de caída o avería del nuevo ordenador. Es el lenguaje del futuro. EL DINERO NO DUERME Asimismo, las Cajas de Ahorros han creado una red de cajeros automáticos que cuenta con más de ochocientos de estos aparatos distribuidos por todo el territorio nacional, de los cuales más de setecientos son cajeros 24 horas es decir, que funcionan día y noche durante todos los días del año. Después de un año de su creación, este sistema constituye la red de cajeros automáticos más amplia de las existentes en España y una de las más extensas en Europa. Y LOS LADRONES TAMPOCO A pesar de este cúmulo de innovaciones, la seguridad sigue siendo una de las máximas preocupacionees de los responsables de estas instituciones, habida cuenta sobre todo del nada despreciable nivel de atracos que continúa manteniéndose en nuestro país. Paradójicamente, gracias a los mismos, Bancos, Cajas y todas las demás entidades que tienen algo que proteger han acudido a las empresas privadas de seguridad, que ofrecen vigilantes jurados, camiones blindados, c a j a s a p r u e b a de b a l a s y sofisticados sistemas de alarmas para evitar robos. Sin embargo, los ladrones continúan adaptándose a las circunstancias, lo que, al modo de la carrera armamentista, ha provocado una espiral de gastos nuevos y más perfeccionados equipos antirrobo. En 1977 se gastaron 7.500 millones de pesetas en medidas de seguridad en España, lo que no evitó que los atracos se multiplicaran por dos, hasta llegar a 2.375 en 1980, todo un récord, cuyos niveles no se han superado hasta 1983. 31