Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
3- diciembre- 1983 SÁBADO CULTURAL ABC VII I aria mira al futuro romanas, que querían extender su imperio hasta Egipto, se encontraron que en medió de aquel páramo se refugiaban de su acoso un grupo de judíos. El general Flavio Silva debió pensar que se trataba de un pequeño obstáculo en su victorioso avance militar. Pero tos judíos que habían logrado escapar dé Jerusalén, después de que Tito invadiera la ciudad, no se arredraron cuando vieron que las tropas romanas construían un muro alrededor de, la guarnición para evitar que consiguieran alimentos y agua. La decima legión romana, ademas acampó en la (adera de la montana esperando que los mil judíos que allí vivían se rindieran. Evidentemente, no ocurrió así. Los habitantes de Masada poseían alimentos- -semillas, frutos secos... -y seguían aprovechando el, agua almacenada en sus pecglia- res cisternas: Desde la altura de la fortificación repelían hasta con pie- í dras cualquier intento de las tropas romanas por acercarse á sus dominios. El general Flavio Silva debió darse cuenta que aquello no iba a ser tan sencillo. -Sin embargo, él militar romano fue astuto. Obligó a los prisioneros judíos que había capturado en sus numerosas batallas a construir una- rampa que se encaramara a lo alto de- la fortaleza. Así, cuando los habitantes de Masada se dieron cuenta que estaban apedreando a sus compatriotas, decidieron cesar la agresión. Y í 1? y. Los judíos conservan sus tradiciones y monumentos históricos con fervor Los rollos de las cuevas de Qumrán revolucionaron la Historia La fortaleza de Masada simboliza la unión del pueblo judío lema es otro: No habrá otro Masada esto es, el pueblo de Israel luchará por su unión, por su supervivencia hasta la muerte. para que estos hombres duerman con un ojo abierto. Un escritor de treinta- y cinco años resumía el drama de Israel eri una frase: A mi edad, ya he combatido en cuatro guerras. La angustia de un ataque inesperado flota sobre este hermoso país. El lago Tiberíades o mar de Galilea refresca con su historia el paisaje, el mar Muerto- -a cuatrocientos metros bajo el nivel del Mediterráneo- -provoca la curiosidad de cualquiera por la densidad de sus aguas, Tél- Aviv ruge hacia el futuro, Jerusalén sobrecoge al Suicidio Colectivo Sin embargo, tomaron uha drástica y ya histórica decisión: matarse entre ellos mismos. Muramos- -fue la consigna- -antes de ser esclavizados por nuestros enemigos. Vayámonos con nuestras esposas e. hijos en libertad; Y así, lo hicieron. Los padres se encargaron de matar a los miembros de su familia. Y cuando sólo quedaron los hombres se sortearon qujén debería morir el último, suicidándose después de incendiar el palacio. Así, cuando llegaron las tropas romanas se encontraron con el infierno déla muerte. Los judíos, sin embargo, habían dejado alimentos y agua para demostrar a sus enemigos que no se Rabian matado por hambre o sed. Ahora esta extraña historia simboliza la fuerza y la unión del pueblo judío. Los soldados juran entré los milenarios muros. Pero él Defender su identidad Y, en efecto, -la filosofía que reciben los estudiantes, los soldados, todos los que se sienten judíos es ésa: defender con uñas y dientes su. identidad. Los horrores del nazismo han servido sobradamente para que los judíos estén alertas ante cual quier agresión. Su enfrehtamiento con los palestinos es otro motivo más impasible, Masada impresiona, el desierto de Judea droga, elrío Jordán camina tímido por la historia, la meseta del Golán huele aún a pólvora, el mar Rojo atrae a los. turistas, el recorrido por las ciudades bíblicas- -Belén, Nazareth, Canaá- -desconcierta. Pero todos estos lugares míticos son fsólo una brizna de Israel, un país que ha decidido irrumpir en el mundo occidental por méritos propios. Por eso los israelíes invaden cada día el desierto con bosques de pinos, conducen lá poca agua que poseen de una punta a otra del país, inventan ün sistema de riego sencillo, pero genial- -una manguera perforada en los lugares precisos hace que las plantas reciban sólo la humedad que necesitan. Trabajan, en fin, sin desmayo para levantar un país desde sus cimientos. Es posible que alguien piense que los judíos son fanáticos, que se creen superiores, a los demás, que se sienten acosados por todo el mundo. Pero sólo por esa Unión, por ese nacionalismo á ultranza ha sido posible salvar a un país acribillado por las guerras. Y es. por eso que ya np tendrán que decir: El próximo año en Jerusalén. Porque ya están allí. Volvieron en 1967 y es difícil que vuelvan a echarles. Joaquín VILA