Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VIERNES 2- 12- 83 -ABC i ZIGZAG Prudente sentencia La Sala Segunda del Tribunal Supremo acaba de dictar una sentencia libérrima en su apreciación jurídica de unos hechos de los que los españoles fueron testigos presenciales. Es: un texto judicial de largo alcance y con escasos o nulos antecedentes que ofrezcan una base jurisprudencial próxima. En hechos y situaciones, como las creadas por las conductas enjuiciadas, es claro quelá Ley tiene una doble o triple lectura, y para eso está el Tribunal Supremo: ara interpretarla. He aquí la base. de acatamiento fundamental, dentro de posibles discrepancias doctrinales respetuosas. El sentimiento, más que el orden, democrático, está inspirando normas de conducta que exigen novísimas interpretaciones judiciales. Aquí ha entrado la constitucional del beneficio de la duda, que puede destruir penalmente la certeza objetiva de la ilicitud de ciertos actos. El riesgo de convertir una duda en certeza ha llevado al Tribunal, prudentemente, a sancionar el delito cuyos requisitos se aprecian con la máxima certeza: el desorden público. Escenas políticas Policía y sociedad La reciente detención del recluso- fugado del hospital Provincial de Burgos, así como de toda la banda que lo liberara, ha sido posible gracias a la colaboración estrecha entre la Policía y los ciudadanos de Barcelona, Hoy se encuentran entre rejas quienes, tras asesinar a dos policías nacionales a sangré fría, pusieron en libertad a un peligroso delincuente. Y ello ha sido posible por la ayuda aportada por la sociedada la labor de los inspectores de Policía. Está relación entre funcionarios de seguridad y ciudadanos es indispensable en toda sociedad democrática. LA PESETA ROJA STOS chicos no sólo es que nos tienen en números rojos; es que, además, han hecho roja a la peseta. O sea, cjue han hecho un billete de dos mil rojas La historia del enflaquecimiento de nuestra peseta se, sigue mejor en la semántica que en la economía. Al fin y al cabo, la evolución de la palabra siempre busca, una aproximación a la verdad, y la economía es una manera cualquiera de mentir. Han hecho un billete rojo y con rosas, y dicen que vale dos mil pesetas. Pues, no, señor. Vale dos mil rojas que es lo mismo, pero no da igual. Ya se sabe que el primer cambio que el socialismo trae a los países es qué nos cambien peor la moneda. Ahí tenemos a los franceses, que van por la cuarta devaluación en el socialismo, y aquí estamos noso. tros, que no tenemos que devaluar más la peseta, porque ya nos la devalúan los demás, cada día una pizca. La peseta! pasó de blanca dé plata a roja de rosa. Muy poético, pero poco práctico. Estoy sjn blanca decían antes los chulánganos y los chelis de la anteguerra. Después, las llamaron leandras en los tiempos de la revista, quizá por ios muchos que eran a tocarlas, como a las vicetiples. Son dos leandras, joven les decía a los señoritos el camarero en el cabaret. Algunos las llamaban también castañas y a las últimas que acuñó Franco dieron en nombrarlas rubias En ese tiempo yá se habían hecho pequeñitas y deleznables. A lo mejor, ahora dan en llamarlas rojas cuando hay tantas y valen tan poco. Al billete le han puesto cuatro rosas y otros tantos capullos, y sí no le han puesto el puño será porque va a durar poco en la mano, por mucho que la cierres. Y por si poco fuera, dos rosetones que dan fondo a la cifra. Rosas, rosetones, capullos y rojeces, o sea, pesetas para el cambio, que cada vez será menos. Al billete de a mil le llaman lechuga y a este de a dos mil E liberales Se acelera él proceso de integración liberal en la amplía coalición que sé prepara par las próximas elecciones. Fraga se mantiene- hoy- quiere decirse en estos años- en el eje de esa gran alternativa, capaz de aglutinar á los más abiertos y a los más conservadores. Los dirigentes del democristiano PDP (Alzaga, Fraile, Alvarez, Guímón) acaban de reunirse con los responsables dé la operación liberal (Fontán, Jiménez Blanco, Enciso, Joaquín Muñoz) La operación parece concluida y ei calendario acordado. Formaremos! una coalición, que es lo propio de sectores distintos, netamente diferenciados, aunque sean convergentes. En la oposición! la derecha moderna, progresista y liberal comienza a dar señales le llamarán rosa aunque ya vale casi lo mismo. Y no es que yo fuerce las cosas con llamar lechugas a- las rosas, que otro poeta, antes que Juan Ramón, académico, coñóri y de mi tierra, llamó a la rosa lechuga rizada en sangre. O sea, que de paso también han hecho rojo a Juan Ramón, que entre tanto como dijo de las rosas, e han buscado lo más a proposito para la propaganda del emblema. ¡Allá va el olor de la rosa! ¡Cójelo en tu sinrazón! (El cójelo con jota, como lo escribía el poeta, amigo linotipista, que el autodidacta luego me lee con lupa. Podían haberlo cójido al poeta aquel otro poemita del Diario de poeta y mar La rosa has hecho esparto. 7 Tendrás amor amargo. Porque como sigan a esta marcha las rojas y. las rosas vamos a terminar por usarlas de alpargatas. Seguridad e información Las necesidades de la seguridad nunca deben, en un sistema democrático, estar reñidas con las necesidades de la información. Por ello nos parece una excelente noticia la decisión de la Dirección de la Seguridad del de vitalidad. Y de responsabiliEstado de inaugurar próxima- dad. Los libérales son un elemente en Madrid una oficina in- mento numéricamente menor, formativa al público. Funcionarios pero ideológicamente clave en del Cuerpo General de Policía, esa gran alternativa ai sociapolicías nacionales y guardias ci- lismo. Mientras tanto, las eleccioviles atenderán las exigencias de nes se acercan: faltan dos años información de los ciudadanos para diciembre de 1985. relacionadas con las actividades de las Fuerzas de la Seguridad. OVIDIO TURRONESCASA M I R A RECIÉN HECHOS Y RECIÉN CORTADOS PRODUCTO NATURAL SIN ADITIVOS NI CONSERVADORES DESDE 1855 EN: CARRERADE SAN JERÓNIMO, 30 ÍTeH. 429 6796 Ya sé, ya, sé. Los billetes salen ahora, pero estaban hechos desde el ochenta, dos años antes de que el socialismo llegara dándole aJa ma- nivela de la máquina de hacerlos, o sea, que también las rojas entran en la herencia. Y es que a la IÍCD los socialistas le colaban la rosa en todos sitios, en la- televisión, en las candidaturas, en el Ministerio de Hacienda y en los billetes de Banco. Esto de las rosas rojas enx los billetes va a marxistizar mucho y va a ayudar bastante a la interpretación materialista de la vida, de la historia, de la literatura y hasta de la galantería. En vez de mandar dos docenas de rosas de tallo largo, le envías a la prójima, un par de: billetes, y quedas como un señor. Y así la niña ya no ten- drá sólo las rosas en la cara, sino también en el bolso. Por otra parte, esto servirá para llevar la cultura al pueblo, que creo que don Javier Solana está ya dándole vueltas a eso de Cójeló en tu sinrazón a ver si averigua por dónde van los tiros. O sea, que, amigos, salud y rojas Jaime CAMPMANY