Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC, póg. 62 SUCESOS -MARTES 8- 11- 83 Álava: Asesinan a una anciana para robarle 6.000 pesetas Vitoria. A. H. Únicamente un botín de 6.000 pesetas parece ser el móvil del asesinato de una anciana de setenta y ocho años, en el pueblo alavés de Gujuli. Con este hecho son ya tres los crímenes que se registran en esta provincia en los últimos quince días. Dos heridas de arma blanca en el cuello fueron las asestadas a Dominica, Ochoa Cela, desconociéndose por el momento si fueron uno o varios los agresores. Dominica Ochoa vivía en Gujuli con el matrimonio compuesto por su hijo Julián y la esposa de éste María Angeles. En el momento de producirse el homicidio la anciana se encontraba sola en el interior de la casa, un edificio de dos plantas, aislado y distante cincuenta metros de la iglesia del pueblo. Mientras el hijo se hallaba de viaje en la localidad de Orozco, su nuera atendía en una campa cercana a una vaca preñada. Me marché de casa sobre las cinco quince de la tarde dejando, a mi suegra sola en casa. Después de vigilar la novilla y el ganado- -manifestó María Angeles al respecto- -volví una hora más tarde encontrando a Dominica caída en el suelo y toda llena de sangre. La Guardia Civil de Vitoria encargada del caso, por orden del juez de Instrucción de Amurrio, localidad en la que fue depositado el cadáver para serle practicada la autopsia, reconoce encontrarse por el momento sin pistas sobre la autoría del crimen. No obstante, los investigadores aseguran que la muerte le sobrevino a Dominica Ochoa a causa de dos heridas sufridas en el cuello, distanciado ambos cortes por una separación menor a dos centímetros, y que pudieron ser producidos por un arma blanca o por un instrumento punzante de lámina estrecha y pequeñas dimensiones ocasionaron de manera inmediata la muerte de la anciana. Por otro lado, el médico apreció que la señora presentaba un golpe en la cabeza, pero aún no se sabe si se lo produjeron en la agresión o bien se lo hizo ella misma al caer al suelo. Los familiares de la víctima sólo han echado de menos la desaparición de. 6.000 pesetas, dinero que corresponde a la cantidad guardada e i un cajón de la cocina. Nacida en Altube, Dominica Ochoa Cela contrajo matrimonio en Gujuli con el ganadero Cirilo Gonzábal, viudo y padre de siete hijos. Hace trece años la señora Ochoa perdió a su marido, unión de la que había nacido Julián, también ganadero, con quien compartía la vida en el caserón. Su existencia se limitaba a largas estancias en la casa y a diarios paseos vespertinos por los prados de Gujuli, pueblo del que no salía nunca. Tanto su hijo como los vecinos desmítieron rotundamente que la anciana tuviera enemigos o hubiera protagonizado rencillas y ehfrentamientos con los habitantes de la zona. Este es el tercer crimen sangriento que se registra en dos semanas. Como ya informó ABC el primero fue el 21 de octubre cuando un hombre murió a consecuencia de los martillazos propinados mientras dormía por su esposa. El segundo se registró dos días más tarde cuando un joven asfixió a sú compañera, de diecinueve años de edad, Identificada la mujer hallada Juicio contra un ex legionario traficante de cocaína muerta en una casa madrileña Madrid La mujer que fue encontrada muerta el pasado viernes en el patio interior de un edificio de la calle Juan de Mena ha sido ya identificada y su nombre corresponde a las iniciales J. C. Ch. de treinta y ocho años. La fallecida estaba soltera y trabajaba en unos laboratorios de Algete. Según las investigaciones realizadas sobre este caso por la Policía, la muerte de la mujer se produjo accidentalmente cuando trataba de descender de un sexto piso a un quinto sirviéndose de una cuerda de plástico de las utilizadas para tender la ropa que se ató a la cintura. El propósito de la mujer era entrar a través de una ventana é una vivienda donde se encuentra una residencia de carácter religioso. Cuando procedía al descenso la cuerda se rompió y la mujer se precipitó al vacío cayendo al patio interior del edificio. Según las normas que rigen en la citada residencia, está prohibido entrar en las habitaciones ocupadas por mujeres veteranas que han realizado determinados votos. Parece ser que J. C. Ch. movida por la curiosidad, intentó acceder a las mencionadas dependencias descolgándose desde el sexto piso. En el pasillo de esta planta se ha encontrado una silla que utilizó la víctima para subir a una ventana. También se ha hallado una zapatilla de deportes que llevaba la mujer. Los útiles que portaba, una linterna tipo petaca, dos destornilladores y una navaja plateada según parece los llevaba para realizar la operación de descenso. La mujer conocía la fundación desde hacía unos quince años y el pasado viernes acudió a la mencionada residencia a visitar a una joven. Como se sabe, el cadáver de J. C. Ch. fue encontrado por dos muchachas que en un principio creyeron que se trataba de un maniquí. Posteriormente comprobaron que lo que habían visto era el cadáver de una mujer delgada, morena y que vestía camisa marrón a cuadros, pantalón vaquero azul. y. una zapatilla blanca. El pasado lunes, los padres de J. C- Ch. presentaron una denuncia en la Comisaría de Vallecas sobre la desaparición de su hija. Bonn. Efe Un ex legionario alemán, que organizó transportes de cocaína en Bolivia en complicidad con las autoridades militares bolivianas y que, posteriormente, se convirtió en colabora- dorde los Servicios de Lucha Antinarcóticos de Alemania federal, comparece estos días ante un Tribunal de Francfort. Se trata de Joachim Fiebelkorn, de treinta y seis años, a quien se le acusa de haber dirigido de la ciudad boliviana de Santa Cruz de la Sierra un grupo paramilitar dedicado a la recogida y transporte de esa droga. Según el fiscal, Fiebelkorn vendió personalmente en estados Unidos un kilo de cocaína por la que recibió a cambio 10.000 dólares en matálico y diez armas de fuego. Contra Fiebelkorn existe, por otro lado, orden de busca y captura de las autoridades italianas por su supuesta participación, no demostrada, en el atentado de Bolonia que causó la muerte a ochenta y cinco personas en agosto de 1980. La Justicia alemana denegó esa extradición. Desde su regreso de Bolivia, dónde fue amigo del carnicero de Lyon el ex jefe de la Gestapo Klaus Barbie, Fiebelkorn colaboró con la Oficina de Investigación Criminal alemana y con tas autoridades norteamericanas que luchan contra el tráfico de drogas. Según unas investigaciones, la droga era llevada en jeep hasta distintos aeropuertos, donde era cogida por pilotos previamente sobornados, quienes la transportaban hasta los laboratorios de refinado en plena selva boliviana. Tras la toma del Poder por los militares en el verano de 1980, la producción de cocaína, hasta entonces en manos de grupos rivales, se colocó bajo el riguroso control estatal, según los planes de una Comisión fundada por el ex presidente y Luis García Meza. El plan consistía en reunir como colaboradores a los exportadores de cocaína que hasta entonces habían competido entre sí y colocar la producción bajo control oficial, lo que fue avalado por los grandes traficantes como una gran tarea patriótica que permitirá el saneamiento de la economía nacional Al cesar las luchas intestinas entre los narcoproductores y traficantes, el grupo de mercenarios en torno a Fiebelkorn se quedó prácticamente sin trabajo y éste regresó a Alemania federal, donde se ofreció para colaborar con la Policía Antinarcóticos. Al parecer, con la valiosa ayuda de Fiebelkorn, la Policía Criminal alemana pudo detectar algunos circuitos de tráfico de estupefacientes entre Bolivia y Europa y detener a varios responsables del tráfico de cocaína. La historia de Fiebelkorn es la de un aventurero. Desertor del Ejército alemán, se alistó en la Legión extranjera española, para después emigrar a Sudamórica. En la ciudad boliviana de Santa Cruz de la Sierra abrió una taberna, llamada Bavaria, que pronto se convirtió en lugar de encuentro entre los neonazis alemanes y los altos militares de aquel país. El propio Klaus Barbie puso en contacto al grupo de mercenarios en torno a Fiebelkorn con el coronel Luis Arce, quien le proporcionó la documentación necesaria p ra que pudieran pasar por agentes de la Interpol. LOCAL. PEDRO MÜGÜRÜZA, 5 TI 9 m 2 planta baja y 117 m 2 planta sótano. Seis huecos fachada. Contado: 18.000.000. Facilidades 20 entrada. 3.600.000 pesetas y resto 14.400.000 pesetas hasta 60 meses con el 1,3 mensual Ejemplo: 4 0 0 0 0 0 x 0 0 1 3 (1 0 1 3 (1,013) M- 1 m. m, 18 Mas. Cualquier otro plazo inferior a 60 meses, aplicando este ejemplo, obtendrán la cantidad mensual a pagar. Todos los gastos a cuenta del comprador, incluida plusvalía Ofertas por escrito: Sr. de Federico Enrique Larreta, 10. Madnd- 16 ATAIO INGENIEROS, S. A.