Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
PELÍCULAS FIN La Clave Primera sesión Crónicas marcianas Manolo Zarzo, Fernando Sancho y Juan Luis Galiardo en El alijo Humphrey Bogan en una escena de Sahara Una escena de la serie Crónicas marcianas El alijo de Ángel del Pozo. 1976. Color. Ciento cinco minutos. Hoy, a partir de las ocho y media, por (a Segunda Cadena, en La Clave Sahara de Zoltan Korda. 1943. Blanco y negro. Noventa y cuatro minutos. Sábado, a las cuatro y cinco, por la Primera Cadena, en Primera Sesión Crónicas marcianas, segando episodio de Mlchael Anderson. Color. Sesenta minutos. El sábado, a las seis y media de la tarde, por la Primera Cadena Tras una carrera de actor no excesivamente brillante, Ángel del Pozo se ha dedicado a la realización, en la que debutó con y el prójimo? y en cuya tarea sigue actualmente trabajando para la pequeña pantalla. El alijo es una película que, antes que nada, intenta ser honesta, y lo consigue en más de un aspecto, aunque en algún momento tienda a la facilidad. Su tema es el del transporte de emigrantes clandestinos, y ha sido, realmente, poco tratado por el cine español, aunque en el americano haya dado lugar a más de un título interesante. Pero, además, está tratada con rara economía de medios, debida en parte al escaso presupuesto- -todo hay que decirlo- -con el que, evidentemente, fue rodada. Pese a sus fallos, más de uno de guión, el filme resulta estimable, aunque carece de la garra y de la inmediatividad- -por no hablar de la claridad- -que el tema, más que requerir, exigía. En el reparto, una serie de nombres generalmente desaprovechados por el cine español, que les ha confinado en papeles episódicos o estereotipados. Entre ellos, un Fernando Sancho que nada tiene que ver con el que estamos habituados a ver, y un Manolo Zarzo que, al fin, encuentra un papel a su medida. Por la parte femenina destaca la belleza y el buen hacer de Helga Liné, otra actriz que está, todavía, a la espera de su papel. Mala Pasable Buena Muy buena Para cinefilos Hermano del productor sir Alexander Korda, el director de Sahara emigró como él, temporalmente, a Estados Unidos, y allí realizó, entre otras, esta película bélica, de claro matiz propagandístico. Como el título indica, la acción se desarrolla durante la campaña de África, y, más concretamente, a raíz del descalabro que las tropas aliadas sufrieron en Tobruk. Lo que se nos cuenta es la aventura, casi odisea, de un grupo de supervi- vientes, americanos y británicos, perdidos en el desierto. En un elenco íntegramente masculino, compuesto por excelentes secundarios a los que encabeza Bogart, éste destaca por su trabajo, aunque no sean en absoluto desdeñables los de sus compañeros, entre los que descuella Dan Duryea. Rex Ingram, el actor de color, no recuerda para nada al pérfido genio que, también a las órdenes de Korda, interpretara en El ladrón dé Bagdad La serie basada en la novela que con el mismo título publicara Ray Bradbury en 1950 emite esta semana su segundo capítulo en el que se continuará con el hilo argumenta! trazado por el autor, y en el que narra la historia de la colonización del planeta Marte, desde el primer desembarco hasta la total ocupación. En el episodio de esta semana, el propio coronel John Wilder, que encarna el ya no tan gallardo Rock Hudson, tomará parte en la tercera expedición dirigida al planeta- -después del fracaso de las dos primeras contado la semana anterior- -junto al intrigante capitán Spender, bien interpretado por Bernie Casey, que sucumbirá cautivado por los poderes telepáticos de los habitantes del planeta rojo. Con una estética más poética que técnica, Michael Anderson ha recreado la novela de Bradbury, uno de los puntales de la literatura de ciencia- ficción, alejándose de la tentación de hacer una adaptación metálica del original, y profundizando en el aspecto serio y humano que ofrece esta novela, que según José Luis Garci es la nueva diada de unos tiempos futuros y lejanos Rock Hudson consigue, con su interpretación de jefe de los astronautas norteamericanos ser a la misma vez el fuerte coronel digno de confianza, y el típico americano de tarta de manzana VIERNES 21- 10- 83 ECOLOGÍA EN EL ARCA DE N 0 E Por suerte, o por desgracia, nos ha tocado vivir una época de la historia en la que todos intentamos conseguir de la naturaleza lo máximo posible, ya sea prescindible o imprescindible, de tal forma que, según los más alarmistas, estamos exprimiendo las últimas gotas de sus posibilidades. Grupos y grupos se dedican a amargarnos las dulzuras -quizá con razón- -que nos ofrece la sociedad actual, con la visión del oscuro panorama que nos espera en un futuro siniestramente cercano. TVE quiere ofrecer también su punto de vista, y para ello ha realizado una serie ecológica con el ilustrativo título de El arca de Noé Este programa, que se empieza a emitir el próximo martes, se ha llevado a cabo en régimen de coproducción con el grupo de programas culturales de la Organización de Televisión Iberoamericana (OTI) y constará de un capítulo semanal de veinticinco minutos de duración cuyo objetivo es alertar al público sobre la importancia que tiene la conservación del medio ambiente. En los reportajes que se ofrecerán, la presencia humana es casi inexistente, no se contarán las aventuras de los que realizan el documental, sino que éste tendrá como protagonista único la naturaleza, el habitat o la especie que se vaya a tratar. Entre los episodios ya preparados se encuentra el dedicado a Punta Tombo, uno de los santuarios naturales más importantes del mundo, lugar de reunión de ballenas, pingüinos y lobos marinos; también se han llevado a cabo cuatro documentales en las islas Galápagos, y dos en España: uno en el espinar de Lanzarote y otro en el estuario del Tajo. 100 ABC