Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Miguel Martí Galería Toisón. Arenal, 5. Hasta el día 25 Dé 11 a 13,30 y de 18 a 21 Maribel Alonso! de las artes Galería Ramón Duran Villanueva, 35 ABC Hasta el día 20 De 11 a 14 y de 17,30 a 21 P UNTUALMENTE, como todos los años desde 1967, liega Miguel Martí desde su Vatencia natal, desde Francia o Italia, a exponer su obra en la sala Toisón. Esta vez se trata de un Homenaje a la barraca aunque el tema no es exclusivo en esta colección de cuarenta y cinco óleos que, eso sí, se centran en el paisaje valenciano. Miguel Marti obtuvo éxitos en Europa a partir de sus viajes que inicia en los setenta. Sauce en El Perelló óleo Su secreto, una pintura muy efectista, densa, empastada y trabajada con la espátula. Para los extranje- sos) crepúsculos incendiados, ros, su visión de España se adap- algún campesino afanoso en este taba a unos conceptos general- mundo suyo tan deshabitado habimente admitidos de luminosidad, tualmente... Si algo cabe decir, de sol y brillos, colores violentos y ale- nuevo, sobre la pintura de Miguel gres, sombras rotundas. Pero a Martí es que, dentro de una misma partir de aquel impresionismo ini- línea, ha mejorado técnicamente, cial, Miguel Martí ha ido depurando abandonando al mismo tiempo la su manera de hacer y su trata- facilidad para enfrentarse a planmiento de la luz; incluso su técnica teamientos cromáticos que no lo se ha serenado y, sin perder la es- fían todo a la impresión, sino que pontaneidad, ha ganado en sabidu- buscan el claroscuro, la sombra ría, en economía Barcas en la propicia a todos los matices de su Albufera, callejones floridos, caña- paleta: la luz no es un efecto graverales y rincones boscosos, barra- tuito, sino un problema a resolver, cas encaladas, algún interior, algún porque de ella nace el color y la pueblo o puerto (como el de Denia, forma, el objeto y la distancia, el captado con bellos efectos lumino- tiempo (hora solar) y el espacio. Miguel Martí lo sabe. H E aquí una modalidad, dentro de la pintura náíf que no es ni excesivamente popular e ingenua, ni surrealista, ni demasiado fantástica. En cierto modo podríamos decir que Maribel Alonso (Santander, 1946) hace variaciones sobre los grandes temas de la pintura, desde Brueghel a los costumbristas ingleses. Sus cuadros, pese al formato, son posibles grandes cuadros, de cuidada composición y sobrias entonaciones. Lo cual no quiere decir que Maribel Alonso, que comenzó a pintar a los cuatro años y sólo ha realizado una individual en Málaga (ciudad donde reside) y que fue finalista en el concurso Blanco y Negro de 1980, eluda los temas típicos y tópicos del naíf por el contrario, ahí están los puertos, el baile de disfraces, las bodas, los juegos infantiles, las fiestas pueblerinas, la parada militar de gran gala, las verbenas, procesiones, corridas de toros... Pero también están los jardines románticos, el encierro de San Fermín, los bailes regionales en la plaza mayor, la caza del zorro y hasta él Congreso de los Diputados. Todo ello tratado con un auténtico sentido pictórico Resta de primavera (como esa perspectiva de tejados y callejas) con un respeto por la realidad que, incluso en los parques otoñales o primaverales, impide que la evocación sentimental resulte exagerada. La propia pintora confiesa: Creo- -efectivamente- -que mi pintura es sencilla; seguramente resultará amable; pero, aunque me gustaría que lo fuera, dudo que la ingenuidad sea una de sus características y, mucho más, la inocencia su virtud. A esta seriedad aludíamos al principio: la pintura de Maribel Alonso no es un simple divertimento dentro de su innegable belleza. Más bien parece un estilo Giner Bueno Sala Ingres Espatter, 13 Hasta el día 18 De 10,30 a 13,30 y de 18 a 21,30 Octavio Vicent Galería Kreisler Serrano, 19 punto de cumplir los sesenta años, tras una larga labor en la estatuaria. Premio Nacional de Escultura, catedrático de la Escuela de Bellas Artes, académico de la Real de San Carlos, Octavio Vicent (Valencia, 1924) llega a la Galería Kreisler con una amplia muestra (más de cuarenta piezas) de sus variadas especialidades: desnudo, retrato, temas religiosos. Vicent es (merecidamente) famoso por sus monumentos y muchas de las obras que ahora expone tienen un indudable carácter monumentalista, lo cual determina que una parte de sus esculturas- -de mediano formato- -destaquen por su barroquismo y otras, creadas con un concepto no estatuario, se nos aparezcan libres y escuetas, como ejercicios y búsquedas del volumen en un espacio indeterminado, como actos de creación de formas elementales y esenciales: esas maternidades y esas figuras desnudas de hermosa estilización dentro del más fiel realismo. Dos aspectos del quehacer de Octavio Vicent, abierto en un catálogo de cuarenta y cuatro bronces y una terracota, y una confirmación del cuidado que el escultor pone en la Hasta el día 30 De 10 a 13,30 y de 16.30 a 20 JO N O es la primera vez que citamos el fenómeno de la pervivencia de ese impresionismo luminista que siguen cultivando, con evidente fortuna, muchos pintores valencianos y levantinos en general. Uno de estos nombres es el de Giner Bueno, conocido ya en Madrid, que presenta estos días una muestra de treinta y cinco óleos (medianos y pequeños) dedicados casi exclusivamente al paisaje y la vida de los pueblos y playas mediterráneos. Estos dos aspectos son característicos de su pintura: abocetadas y llenas de luz y de sol sus escenas al borde del mar; abocetados y llenos de color (en manchas) sus paisajes del interior. No es que el cuadro sea un apunte, sino que la técnica, vertiginosa y apasionada, de Giner Bueno se vierte enfebrecida sobre el lienzo, en ocasiones, como si quisiera captar el momento único e irrepetible en una instantánea al óleo. En ocasiones, cuando el modelo es un jardín, un río, un edificio entre los árboles, su pintura se remansa, el color necesita menos empaste, se hace fluido y exacto, y nacen unos cuadros líricos y de muy lograda entonación. DOMINGO 16- 10- 83 A Escena de playa óleo Pero en ambas vertientes destaca su luminosidad, su riqueza cromática- -juegos de agua, reflejos, sombras- la solidez de un dibujo latente bajo el óleo. Lo que puede diferenciar a Giner Bueno de otros cultivadores del género y la escuela es su sentido innato del color y su audacia Una audacia basada en la, certeza de que el cuadro debe darse por terminado en un instante milagrosamente intuido. Figura femenina bronce realización: belleza de forma y belleza matérica, porque la fundición ha recogido la vibración del modelado, la impronta directa de los dedos sobre la arcilla húmeda, suavizada por la espátula. Una exposición que debe verse. ABC 101