Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VIERNES 27 5- 83 SUCESOS- -ABC, pág. 49 Pánico en el norte de Japón a causa de un violento terremoto Treinta y dos muertos y sesenta y siete desaparecidos Tokio. Efe, Dpa, Afp, Ap Un violento terremoto sacudió ayer por la mañana el norte de Japón y las gigantescas olas que desencadenó el movimiento costaron la vida de por lo menos treinta y dos personas. Otras sesenta y siete, entre ellas cuarenta y cinco obreros de la construcción, once escolares y una turista, se dan por desaparecidas. El seísmo, que tuvo varias réplicas en las Prefecturas septentrionales del mar del Japón, alcanzó una intensidad de 7,7 grados en la escala abierta de Richter, de 9 puntos, según comunicó el Instituto Sismológico de Tokio. En amplias zonas de la isla de Honsu, sobre todo en Akita, a 450 kilómetros al norte de Tokio y en Aomori, se produjeron importantes daños. Se da la circunstancia de que telespectadores japoneses pudieron ver, horrorizados, las primeras imágenes del terremoto, tomadas en directo en la villa costera de Akita, por un equipo de televisión local. El seísmo registró numerosas sacudidas posteriores, lo que hizo cundir el pánico entre los habitantes. Cincuenta obreros, que estaban trabajando en el puerto de Nosiro, cerca de Akita, fueron arrojados al mar al zozobrar la embarcación que los transportaba. Por lo menos cinco hombres murieron ahogados y al resto se les da corrió desaparecidos. En Noshiro un transeúnte resultó muerto por una chimenea desprendida. En la playa de la península de Oga enormes olas sorprendieron a unos cincuenta escolares qué se encontraban de excursión, así como a otras personas. Según un comunicado de la Policía, una niña de diez años fue rescatada cadáver y once niños y una turista suiza, llamada Magdalena Brandembere, de treinta y ocho años, se dan por desaparecidos. Después del terremoto, el nivel del mar del Japón se elevó unos cuarenta centímetros y las olas enfurecidas azotaron las costas. Numerosos pequeños botes volcaron por la fuerza del agua. En la playa de Aomori tres obreros cayeron de un muelle al agua y se ahogaron. En una central térmica en la prefectura de Akita se produjeron varios incendios, y en Aomori un oleoducto sufrió grandes danos, provocando el escape de petróleo y afectando seriamente al traficó y 16 enlaces telefónicos, así como la línea ferroviaria utilizada por el tren bala que une Tokio con el norte de la isla. Cuarenta mil casas quedaron sin luz. tirse los primeros temblores, riadas dé personas salían de los portales de las viviendas a las Caites ante el temor de que se pudiera producir el derrumbamiento de algunos edificios. Tuberías de suministro de agua se partieron y el líquido sé elevó con gran presión, provocando en algunos lugares importantes inundaciones: O Una multitud enfurecida del pueblo ecuatoriano de Quininde asaltó la cárcel y linchó y quemó a dos delincuentes que habían sembrado el terror entre la población mediante asaltos a mano armada. Según se supo ayer, los hermanos Luis y Alberto García Moreno fueron las víctimas de la ira popular, por cuanto habían asaltado a dos comerciantes de! a localidad y acuchillado a uno de ellos por haberse resistido a ser desvalijados. El número de personas que asaltaron la cárcel se calcula en un millar, y sacó a golpes a los delincuentes, sin que los guardias que les custodiaban pudieran frenar a la multitud. Tras lincharles, quemaron los cuerpos enfrente del propio puesto de la Policía. Muere elniño que se disparó con una pistola de juguete Bilbao El niño de doce años Jesús María Calvo Sánchez, que resultó herido de gravedad al dispararse en la sien con una pistola de juguete, hecho del qué ya dio cuenta ayer ABC, ha fallecido. Según se ha sabido ahora, la explosión del detonador hizo salir a gran velocidad una canica de metal que había en el cañón del juguete, la cual atravesó la sien del niño y quedo alojada en el interior del cerebro. Según fuentes de la Policía Municipal de Santurce (Vizcaya) localidad donde ocurrió el hecho, la causa principal del accidente ha sido que la pistola tenía comunicado el detonante con el cañón y actuaba como un arma de verdad. Asimismo, se sabe qué dichas pistolas, de fabricación italiana, son ilegales y se venden en numerosos establecimientos al precio de unas doscientas pesetas. Por otro lado, se ha sabido que el pequeño Jesús María cogió la pistola de juguete delante de un amigo tras decir ¡Fíjate, con esto me puedo matar! se puso el cañón en la sien y disparó. Cabe señalar, por último, que ayer se celebró en la parroquia de la Inmaculada Concepción (del barrio de Las Viñas, de Santurce) el funeral por el niño fallecido. A la ceremonia religiosa además de padres y familiares se unieron compañeros del colegio donde cursaba sus estudios, amigos y numerosas personas del barrio en el que habitaba. Entre las escenas de dolor de los padres, el oficiante animó a todos los asistentes a seguir luchando por la dignidad y respeto al niño. Terminado el funeral, en el que intervinieron él sacerdote qué le bautizó, el párroco de la iglesia del barrio donde nació (Las Carreras) y el coadjutor dé la Inmaculada Concepción, los restos mortales de José María Calvo fueron trasladados al cementerio municipal de Santurce. JSon ya centenar y medio los cadáveres i el río Nilo í El Cairo. Efe, Afp El barco Diez de Ramadán que naufragó el pasado miércoles en aguas del Nilo, se transformó en pocos minutos en una gran bola de fuego y sus seiscientos pasajeros, la mayoría sudaneses, vivieron unos minutos de infierno. Ayer proseguía la búsqueda de 224 pasajeros que han desaparecido, además de haberse ya rescatado cas! centenar y medio de cadáveres. Las esperanzas de hallar con vida a estos 224 pasajeros son escasas, dado que las aguas del lago Naser están infestadas de cocodrilos y se presume que muchos pasajeros fallecieron en el incendio que precedió al naufragio. No obstante, los más de cien hombresrana que apoyados por helicópteros militares y una flota de lanchas fueraborda componen los equipos de salvamento realizan sus tareas ininterrumpidamente. Él primer ministro egipcio, Fuad Mihieddin, y cinco miembros del Gobierno se han trasladado al lugar del suceso, a unos diez kilómetros de Abu Simbel, para supervisar las labores de rescate. El Gobierno de El Cairo ha enviado lotes de mantas, ropas y alimentos y dinero en efectivo para las 325 personas rescatadas hasta ahora con vida de las aguas del Nilo. La mayor parte de los supervivientes son de nacionalidad sudanesa y el Gobierno egipcio ha decidido cargar con los gastos de su traslado a Jartum. El Diez de Ramadán ardió totalmente en la madrugada del miércoles ál hacer explosión una bombona de butano. Al parecer, los pasajeros sudaneses habían hecho acopio en Assuan de recipientes de gasolina y gas para llevarlos a su país, donde el precio de los combustibles es más elevado que en Egipto. Este cargamento de materias inflamables y la circunstancia de que el Diez de Ramadán no estaba dotado de equipos antiincendios hicieron que el fuego se extendiera rápidamente por todo el barco. Los momentos que precedieron al naufragio fueron dramáticos. El incendio sorprendió a los pasajeros cuando dormían y muchos no tuvieron tiempo de escapar de las llamas y perecieron en sus camarotes, mientras otros se lanzaban desesperadamente a las aguas del lago, plagadas de cocodrilos. El Diez de Ramadán había partido el pasado lunes del puerto de Assuan rumbo a Wafi Hafa (Sudán) con 599 pasajeros y 28 tripulantes a bordó. El barco realizaba esta travesía desde hacía diez años y en el momento del incendio se encontraba anclado en el lago Naser. Pánico en las calles Presas de pánico, miles de personas huyeron a las calfes cuando las primeras sacudidas- -alrededor del mediodía- -estremecieron el norte nipón, concretamente Honshu, y zonas de la parte más septentrional de la isla principal de Yeso (Hokkaido) Bajo sus pies se abrió y hundió la tierra. El asfalto se rasgó en profundas grietas y las carreteras quedaron intransitables. En la ciudad de Akita, de 200.000 habitantes, se desplomó et techo de unos grandes almacenes cuando se encontraba mucha gente en su interior. Numerosas personas de edad no pudieron mantener el equilibrio y cayeron al suelo. Muchas madres se arrojaron sobre sus hijos para protegerlos. Estas escenas fueron captadas por las cámaras de un aficionado que se hallaba allí casualmente y fueron luego retransmitidas por la televisión japonesa. En las imágenes se pudo ver también cómo un centenar de personas que circulaban en motocicletas cayeron al suelo ante los fuertes movimientos de tierra. Durante unos segundos se produjo un silencio sepulcral que fue interrumpido por los gritos de unos jóvenes escolares que se encontraban sentados en un populoso parque con unas raquetas de tenis en las manos. El desconcierto fue general. La gente buscaba enloquecida lugares de refugio, en jardines y en descampados. A los pocos segundos de sen