Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
-BADO 23- 4- 83- TRIBUNA ABIERTA -ABC, pág. 61 siempre en mi recuerdo a don Jerónimo Gorgó como a un bulto callado, la mirada grave, sobre un fondo de mar, la. estática sugerente y desolada superficie del mar. Tuvo fres navios: El Esclavo ancho velero de cabotaje; el Margarita Betriu estilizado falucho aparejado con el arcaico trapo latino, y el Norte un pequeño yate moderno, perfecto, blanco. Ademas, había navegado en las Antillas, tumulto de pesca de esponja, de cimbreantes mulatas y de un oscuro y burbujeante sentimiento de libertad, y también por el golfo de Vizcaya, las borrascas y la niebla y, don Jerónimo jovencísimo, el meditabundo servicio de la vera monarquía en la persona del rey y pretendiente don Carlos Vil, al que. había llevado a bordo con destino a dirigir una batalla naval que nunca tuvo lugar, pues no comparecieron sus barcos ni los del enemigo. V UN FILOSOFO DEL MAR Por Baltasar Traían tabaco, máquinas de coser, blondas, el deslumbrante y primerizo plexiglás, relojes, en pesados lanchones, en panzudos y negros vaporéitos, desde Argel y Gibraltar, desde Tánger, y don Jerónimo hacía el transbordo desde alta mar a la costa mallorquína. Con una significativa particularidad: sólo iba a la vela, nada de motores. Don Jerónimo Gorgó explicaba a veces el nombre de sus embarcaciones, sentado como solía estarlo las tardes de verano en el cafetucho de los Marías, el sombrero de copa sobré las rodillas, delante la botella de aguardiente y en la calle el blanco estallido del sol. Empezaba: ¿Somos esclavos de algo lejano y abrumador que nos ahoga, que nos obliga, o desearíamos que todo el mundo fuera un esclavo nuestro? Este es el quid de la vida. Bebía lentamente un vaso. Se escanciaba otro. Si no le hubiera puesto el nombre de Margarita Betriu a mi barco, ya ni recordaría aquella bella ibicenca, toda ojos oscuros y la enloquecedora guturalización de su voz. ¿La amé más que a otras? Lo ignoró pero gracias al nombre, su memoria me acompaña en mis vejeces. Las vivencias pasan, es como Si no hubieran existido. Sólo perdura lo sólido, lo que tiene dimensiones y peso. Volvía a beber, reanudaba el didáctico soliloquio: El Sur es ligereza y pasatiempo, del Norte viene todo lo recio: la buena madera, el agua que está en el centro del mundo, los altos montes, la sombra... De patrón del Margarita Betriu lo conocí yo, y dedicado por entero al contrabando. Compañía Arrendataria del Monopolio de Petróleos S. A. CONCURSO- NOMBRAMIENTO AGENTE A. S. NUM. 2.956 DE GASOLINA 9 6 L 0. EN ALHAMA DE MURCIA (MURCIA) El pliego de condiciones de este concurso, cuyo cumplimiento será ineludiblemente exigido, y demás documentación sobre el mismo, podrán examinarse eri esta central (Servicio de Información al público) -sita en la calle Capitán Haya, riúm. 41, Madrid- 20- -y en la agencia comercial de Murcia, sita en avenida de José Antonio, núm. 8. Las proposiciones se presentarán en CAMPSA, en los domicilios indicados, dentro del plazo de admisión que expirará el día 1- 6- 83, a las diez horas. La apertura de pliegos tendrá lugar el día 8- 6- 83, a las doce horas. Fianza provisional: 5.000 pesetas. Él importe de este anuncio será de cuenta del adjudicatario del presente concurso. Madrid, 20 de abril de 1983. -El secretario general. Su decisión obedecía a dos causas: la una, ideológica, y la otra profesional. Y es que conocía el secreto de ios vientos, de las bordadas, de la mayor, los rizos y los foques. Así a vela, enfilaba de noche el litoral sin que el menor ruido lo delatara a los Pienso, a tantos años de discarabineros. Conociendo cada tancia de la figura de don Jerópalmo de costa y los cañones nimo Gorgó, que en realidad era por donde descendían de las un filósofo, que fue la suya una montañas, a la madrugada, las larga meditación sobre la exisbrisas terrales, maniobraban con tencia y, en el fondo, en tomo a una seguridad que ningún otro Baltasar Porcél la felicidad. Sin embargo, hubo contrabandista poseía. Guando Escritor un factor que nunca comprendió pasaba por Jas calles del pueblo, y que fue la causa de su derrota siempre con el insólito sombrero de copa cafinal: el del dinero. Siempre lo había desdelado, erguida la espalda, un aura de respeto ñado, y cuando en sus vejeces, pobre, camilo seguía. La respetabilidad no sólo la da el naba por las mismas calles que habían conotrabajo bien hecho, sino también los signos cido su arrogancia, era el hazmerreír de los externos: mi sombrero decía. niños, que nada sabían de su gloria pasada, y el desprecio de los mayores, que sólo veían Añadiendo, confidente: La vigilancia del en él a un cuerpo desahuciado y vistiendo Estado sólo espera el pistoneó de los motoharapos. Una pierna renca, los, hombros res. Si quieres vencer a tus contemporáneos, caídos, abollado el sombrero de. copa, al enrefugíate eri él pasado. Las ciencias de la tracontrarnos me miraba insistentemente, entredición son un cúmulo de sutiles e infinitos sa- cerrando los ojillos. Nunca supe si reflejaban beres, y si conoces su manejo, como yo la ya la mera senilidad o si atisbaba en ellos un navegación a vela, vencerás, sí. Porque la infinito dolor. gente sólo va a la modernidad, que los unifica Don Jerónimo se acercaba a los muelles, y los limita: el motor, en lo que estarnos. Ni contemplaba largamente el mar, los barcos saben manejar los trapos n ¡entienden de sus que ya nunca poseería. Queda siempre un rumores ni esperan que nadie funcione con misterio flotando en todas las vidas: ¿deseaello. Paso con el falucho pegado a las rocas, ríamos volver a empezar o el cansancio nos y los carabineros sólo imaginan que un consuela de los bienes y los males perdidos? enorme pajarraco ha rozado la mar. Don Jerónimo, los mares que había surDebido a razones que no vienen al caso cado... -y que en definitiva afectarían a la joven Degollada Angelat, antes de que se casara con un griego- anduve diversas veces ayudando a faenar a don Jerónimo Gorgó, Recordaré siempre un desembarco que pretendíamos hacer en; la bahía palmesana. Era irfviemo, a las eis, ya de noche. Desde las cercanías de fe catedral nos avisaron, con dos golpes de luz repetidos, que había peliCalle Rnisterre, 2 Teléfono 730 50 26 gro 1. Y empezarnos entonces a derivar en Cinco últimas viviendas de gran lyjo, círculo, y en línea quebrada, horas y horas en llave en rnáno. Cuatro dormitorios, la densa oscuridad, los sordos golpes de mar tres cuartos de baño, garaje privado, contra el casco, la proa cortando el agua, el con amplio jardín y piscina silbido del viento en las drizas, yo rezumando una espesa, grávida humedad, la cabeza helada de frío, y aferrado a la caña del timón o, EDIFICIO en deslizándome por cubierta, cazando la cangreja o buscando el soplo del viento a babor, a estribor. Algún bordo nos acercaba tanto a la ribera que oía la cansina charla de los caCalle Alcatraz, núms. 40 y 42 rabineros y el olor de sus caliqueños. Y, de Viviendas exteriores de dos y tres dorpronto, caíamos en una de esas zonas balrñítorios, garaje. Entrega de llaves en: días de la bahía de Palma, pozos sin una él mes dé julio brisa, y quedábamos una hora, dos, en una FACILIDADES HASTA DIEZ AÑOS absoluta inmovilidad sólo animada por las Les invitamos a visitar los pisos todos fosforescencias del mar. los días- -excepto lunes- de 10,30: a 13,30 y de 4,30 a 7,30. Dorningos y festivos, de 11 a 2 Al amanecer, sin poder descargar, nos marchábamos enfocando la bocana con la Promueve: SEGÓ, S. A. primera claridad, emergiendo sobre la sierra. Y después comimos, en cubierta, una sustanCalle Eraso. 30 Teléfono 246 38 9 ciosa caldereta de langosta que nos reconcilió con todas las posibilidades de dicha, atontado yo con el vaiPORCEL vén del barco mecido por el plácido e insistente discurrir de las olas. El destino no existe- -sentenciaba don Jerónimo- pero sí el azar. Y el azar se halla constituido por el movimiento y la combinación continuos, como el mar y. sus profundidades y todas las bestias que lo animan. ¿Qué hacer, pues, para acertar? Mejor dicho, para triunfar, porque lo de los aciertos vete a saber qué es... Pues moverte también sin parar. Y no estar satisfecho o dolido por nada, porque quedarías inmovilizado y el movimiento general té apasionaría. PARQUE NORTE EDIFICIO NORTELUZ CARABANCHEL BAJO