Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VIH ABC SÁBADO CULTURAL 23- abril- 1983 rvantes: El I Como Nobel de la iengua hispana fue conocido el Cervantes desde su creación. Y fue originariamente un contra- Nobel en la misma voluntad de sus primeros promotores. El que fuera ministro de Información y Turismo, Alfredo Sánchez Bella, así lo anunció en 1971, presentándolo como un galardón análogo al Nobel, tan esquivo para la lengua castellana No era ese anti un buen presagio y menos las connotaciones de tas que parecía rodearse en aquellas mismas declaraciones señalándolo como un premio a aquel libro que suponga una vigencia de los valo 1976 res espirituales y de la persona en el área de la lengua hispana nobles palabras que en aquel entonces recibían muy marcadas connotaciones políticas. Afortunadamente el nacimiento no se produjo hasta 1976, cuando muchas cosas habían cambiado en el aire español y pudo el Cervantes superar las desconfianzas que en aquel mismo momento enarbolaron algunos periódicos españoles viéndolo como un premio paternalista y excesivamente rojo y gualda De hecho- en ningún país hispanoamericano despertó los temidos recelos. Tenía a su favor lo bonito de su 1977 cifra- -cinco millones- -y un inteligente procedimiento por el que los candidatos sólo podían llegar a él por propuesta de las Reales Academias de lengua hispana, incluida la filipina. Un gran acierto en el primer nombre elegido marcó bien el comienzo de la singladura: sobre una lista de muy importantes candidatos- -Juana de Ibarbouru, Jorge Luis Borges, Mario Vargas Llosa, Eduardo Carranza y otros muchos nombres ilustres- -se impuso el candidato de la Española, Jorge Guillen. La entrega del premio por Su Majestad el Rey y el bellísimo 1978 escenario elegido- -la Universidad de Alcalá- -contribuyeron a enderezar definitivamente el navio. Más fácil fue la elección del vencedor de 1977. Alejo Carpentier se impuso sobre Carlos Sabat Escastyj Ricardo Molinari y Francisco Azuela, entre otros. El discurso de Carpentier al recibir el premio pasará a la historia como, probable- mente, el más bello de los hastái hoy pronunciados. Curiosa fue la historia de la concesión del de 78. Dámaso Alonso- -que resultaría premiado- luchó como un energúmeno -son palabras suyas y realidad- -para impe 1979 Jorge Guillen Al concedérsele el Cervantes á Jorge Guillen se escribió en las páginas de ABC que éste era el premio de la sensatez. Por fin España redime un olvido imperdonable. El Cervantes nada añade a Guillen: hace simplemente justicia Efectivamente, el Cervantes era la recuperación para la gloria pública de uno de los más altos, puros y profundos poetas de la lengua castellana. Desde que en 1928 publicara la primera edición de su Cántico Jorge Guillen iba a ser el ejemplo de la más apasionada, densa y viva entrega a la obra poética. En un permanente aguzamiento y ensanchamiento de belleza iba a elaborar un monumento- -casi escultórico- -de palabra en belleza. A Cántico sucederían más tarde Maremágnum y las diversas partes de Clamor para constituir ese Aire nuestro que es una de las obras más completas y compactas de nuestra historia poética. El poeta hace años sigue escribiendo un Final que para fortuna del poeta y de la poesía se prolonga y se prolonga. Alejo Carpentier Nacido en 1904 y muerto en 1980, Carpentier era un apasionado sin par de la lengua castellana. Todo tiene belleza cuando se dice en español llegó a decir. Hijo de francés y rusa, europeo de educación, sintió siempre un profundo apasionamiento por la Híspanoamé: rica en la que nació y por la lengua en la que hablaba. Apasionado de la música, creador de un lenguaje barroco, culto a la vez que popular, logró libros inolvidables: El reino de este mundo El recurso del método Los pasos perdidos La guerra del tiempo la que fue su obra maestra: El siglo de las luces y su testamento literario Concierto barroco En todos ellos vibraba una Hispanoamérica caliente, sensual, carnal, humanísima, tan alegre y vital como su autor. Desconcertante en una primera lectura- -el boscaje de su imaginación oculta a veces la línea narrativa de sus novelas- -termina siempre por envolver al lector en un universo mágico y apasionante. Dámaso Alonso El año en que se concedió el Cervantes a Dámaso Alonso, a pesar de la estatura literaria de muchos de los finalistas, un miembro del Jurado aseguró que había sido como elegir a Napoleón entre varios sargentos No exageraba: la obra de Dámaso Alonso y su servicio a la lengua castellana son simplemente monumentales. Como director larguísimos años de la Real Academia, como profesor y maestro de estudiosos, como ensayista, como poeta, incluso simplemente como ser humano. Sus obras completas recogen hoy una docena de libros fundamentales. El hizo claro el bosque oscuro y luminoso de Góngora. El nos enseñó a leer a nuestros clásicos y a valorar a nuestros contemporáneos. Pero no es menor su obra poética personal, aunque parezca un tanto eclipsada por su magisterio. A la belleza de Poemas puros o de Oscura noticia se añadió sobre todo el gran trueno de Hijos de la ira obra decisiva en la historia de la poesía española de la posguerra que no hubiera sido lo que fue sin Dámaso Alonso y su mujer con alcuza Gerardo Diego Tímido, silencioso, enhiesto como su ciprés de Silos ha pasado Gerardo Diego por la poesía española como pidiendo permiso para escribir. Y, sin embargo, nadie tan juvenil, tan inventor, tan atrevido, tan volatinero en su obra creadora como él. Se ha dicho reiteradamente que no hay un Gerardo Diego, sino muchos. Porque efectivamente marchó por todos los caminos, probó todos los géneros, usó todas las formas. Clásico y surrealista, tradicional y creacionista, el romance, el soneto, la simple pirueta, todo fue perfecto en sus manos. Desde Angeles de Compostela saltaba a la Fábula de X y Z desde el Manual de espumas a la Biografía incompleta Y desde ahí a la plenitud de su Carmen jubilar pasando de nuevo por el experimentalismo de su Cementerio civil El poeta santanderino lo ha hecho todo y todo bien. El día que tengamos en las manos sü obra completa no podremos creer que tanto y tan variado sea obra de este cordial, sencillo y silencioso poeta.