Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
iABCc SÁBADO CULTURAL I Número 117 N este país no conoce Larra nmgún modo de vivir que dé menos de vivir que el de escribir para el público. Y precisa, con admirar ASOCIACIÓN COLEGIAL DE ESCRITORES ble expresividad, en una frase de la que solamente se suele recordar el final: escribir Colegial de Escritores, Pen C ub, Asociación en Madrid es escribir un libro de memorias, de Escritores y Artistas Españoles... No sé si soy demasiado ingenuo al pensar que una es realizar un monólogo desesperado y triste mayor unión- -salvando todas las dificultades para uno solo, es llorar ¿Sigue siendo así, ciento cincuenta años y los personalismos que eso supone- haría después? Oigamos la voz de los interesados. posible, sin duda; que la voz de los escritores Por segunda vez, los escritores españoles se españoles se oyera con más fuerza, Pero volvamos al volumen que estoy coreunieron (en Sugüenza, en noviembre de mentando. Los participantes en la reunión de 1981) convocados por su Asociación Colegial, para debatir sus problemas. El volumen Sigüenza abordaron temas muy variados, que recoge sus trabajos posee, a mi modo de ver, más interés del que a primera vista pudiera suponerse. Muchas Cuestiones que aquí se; plantean no sólo importan a los directamente afectados, sino que suponen problemas básicos de nuestra vida cultural. Dos cuestiones previas. Ante todo, ¿son los creadores, los artistas, los más indicados para plantear sus problemas; y la mejor forma de resolverlos? Lo primero, desde luego; lo segundó, en cambio, resulta más dudoso. Cuando vemos la enorme ignorancia con que algunos administradores de la cultura oficial- -los anteriores y los actuales- -abordan muchas cuestiónes ¡uno clamaría por cpüe oyeran a los especialistas, a los que dedican a eso su vida entera. Por otro lado, poseer talento creativo, capacidad imaginativa y expresiva paraRescribir, novelas, poemas o dramas dé calidad no va necesariamente unido a la aptitud para enjuiciar adecuadamente problemas complicados, ni, mucho menos, para proponer soluciones técnicas certeras. Otro problema previo: ¿Pueden o deben Mariano José de Larra asociarse los escritores? ¿Es suficiente como vínculo asociativo el vicio solitario de embodesde enfoques tptalrfiente distintos. La plurarronar cuartillas? Ángel María de Lera, que ha lidad, por supuesto. jBS buena, pero la imprellevado a cabo uña benemérita compaña per- sión que me da esté; libro es de una excesiva sonal, distingue con acierto, en la presenta- heterogeneidad. Sef habla aquí, prácticación de este libro, la soledad de la creación y mente, de todo lo diyjnb y lo humano, siemla lucha colectiva para que sean respetados pre que tenga relación Con la literatura, el eslos derechos de los escritores. critor o el público lector. Quizá fuera más En cualquier caso, no logro ver muy clara- conveniente en futuras jornadas- -si se realimente cuáles deben ser los límites de ese zan- -tratar de centrar más el tema y los asasociacionismo. Existen, por supuesto, temas pectos concretos qiieí deben debatirse. Tamevidentes: Seguridad Social, derecho de pro- bién sóri muy hetetó éñeos los métodos y el piedad intelectual... Fuera de este terreno, el nivel de las ponencias, desde el estudio eruescritor suele ser un cazador solitario dé dito o histórico hasta la teoría literaria o la su rebeldía y su radical individualismo suele pura impresión personal, más o menos vasurgir, en buena medida, lo mejor de su crea- liosa. Todo eso- -Me parece- r- resta coherencia y, en definitjy utilidad al volumen. ción. V, de hecho, es posible que algunos escritores mediocres busquen, al asociarse, la Una circunstancia: concreta puede ser el fuerza que su talento personal no les ha otor- nexo que enlaza r a f i a s ponencias: la preogado. Entiéndaseme bien: no digo que eso cupación por un anteproyecto de ley de Prosuceda siempre o deba suceder así, sino que piedad Intelectual de que se hablaba en estas puede ocurrir y, de hecho, ocurre, en ocasio- fechas, a fines dé 1981. Año y medio desnes. Eso, por supuesto, nó disminuye la justi- pués, con un nuevo Gobiernq en ei Poder, igcia de unas reivindicaciones, pero sí puede noro qué habrá sido de todo ello y qué efecto situarlas en sus justos límites. puede producir: (a (Süblicación de este Volu: v En cualquier caso, si lo que se busca de men- En todo caso, sg ftpta de úñ tema verdadeverdad son mejoras concretas, creo que se ha producido en nuestro país, eri los últimos ramente importante polémico que -si no años, una proliferación- de asociaciones de me equivoco- -sigije pendiente. Es lógico escritores que resulta poco- práctica y que que éstos seritófes se hayan apresurado a tampoco- -me parece- -responde a diferen- tomar postura para defender sus derechos. cias ideológicas muy definidas: Asociación Desgraciadamente; muchas He sus palabras 23- abril- 1983) E 1 El libro de la semana SEGUHDO CONGRESO DE ESCRITORES DE ESPAÑA son píos deseos más que argumentos bien fundamentados. P proyectos factibles Los escritores quieren óarticipar en Televisión Española, en la política cultural, en la Editora Nacional... Convendría Madrid, 1983 concretar, supongo: quiénes, cómo, por qué cauces... Si no se desea caer en el corporativismo, habría que partir de un criterio de calidad: lo que da autoridad a un escritor no es el hecho de que emborrone más o menos cuartillas- -eso lo hacemos miles- -ni la pertenencia a una u otra asociación profesional, sino la obra bien hecha El tema batallón, por supuesto, es el de la duración del derecho de propiedad intelectual. Aquí, como en todo lo jurídico, fueron aprobadas por aclamación las propuestas de jjp experto, Juan Molía- -el único que allí estaba, si no me equivoco- Después de afirmar éste que los escritores podíamos exigir, que la propiedad intelectual- -repito que en su as; pecto economice- -fuera- perpetua, cómo las demás propiedades afirma que aceptarían el plazo actual de ochenta años e incluso podrían admitir una disminución de ese plázó, con la condición de qué las obras que pasen al dominio público produzcan un beneficio, procedente del derecho de autor extinguido, en pro de Ja promoción de la cultura íy. de la protección social a los autores vivos Juzgue el lector si esto es lo mejor para toda lo comunidad cultural y lo más acorde con el signo de tos tiempos. Por otro lado, suele olvidarse que, al lado de los aspectos económicos, esto suponetambién la posibilidad de impedir la edición o representación: de una obra. Por culpa de esto las familias de algunos insignes escritores impiden que llegue al público lector algo que es patrimonio cultural dé todos los españoles. He hablado antes de píos deseos Así puede verse, por ejemplo, al solicitar éT control del número de ejemplares editados y vendidos. En tema tan básico lo esencial es el cómo Todo lo que no sea proponer tin procedimiento concreto, hacedero y eficaz es literatura y sigue dejando al escritor en la actual situación indefensa. En el fondo de muchas de estas intervenciones me parece advertir, también, un: partí pris de lucha contra el editor. Si la realidad cotidiana, con tantos casos de abuso y desidia, lo explican, no me parece, en cambio, aceptable como principio general. Es evidente que el editor juega, también, un papel decisivo en la difusión del libro. Lo que debemos exigirle, quizá, es que sea un buen editor; un buen profesional, que no juegue irresponsablemente a imprimir libros. Los escritores se guejan de muchas cosas, Una de ellas es; quizá, la clave de todas ellas: la indiferencia cultural del Estado español. Lo concretaría yo, por ejemplo, en la vergonzosa situación de nuestras bibliotecas públicas y en la inexistencia de una campaña nacional- -televisión incluida, por supuestode pf moción de la lectura. Eso es lo que debemps exigir- -mé parece- -a los actuales responsables de la política cultural. Para que no sigamos, año tras año, citando a Larra. Andrés AMOROS