Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SÁBADO 23- 4- 83 Á B CV- 28, Las legislativas portuguesas Dificultades para que salga de las urnas un Gobierno fuerte Lisboa. Femando Casares Llega a su fin la campaña para las elecciones legislativas portuguesas y los diversos líderes políticos nacen los últimos llamamientos a un electorado que, en los últimos nueve años, ha sido convocado por diez veces ante las urnas. Se mantienen, y aún se acrecientan, los pronósticos que apuntan hacia un triunfo socialista sin mayoría absoluta y se configura un complicado futuro político, en el que las alianzas habrán de constituirse en ún delicado ejercicio de equilibrio capaz de dotar al país de un Gobierno fuerte, sustentado por una amplia base y capaz de adoptar las enérgicas e impopulares medidas que requiere lá situación económica. El líder socialista Mario Soares, ante el triunfo que se le viene encima se muestra reservado y cauto y ya ha anunciado que antes de asumir las responsabilidades de Gobierno solicitará la convocatoria del Consejo de Estado, máximo órgano consultivo del país. Soares parece considerar que cualquier precaución es poca y, asimismo, ha anunciado un referéndum entre los 60.000 miembros de su partido para recabar su opinión acerca de las alianzas poselectorales. Después intentará establecer un pacto social entre las fuerzas económicas y sociales, cuestión ardua que tendrá que vencer dificultades por parte de la Confederación de la Industria Portuguesa (CJP) y, del otro lado, por parte de la poderosa intersindical de obediencia comunista. La constitución de un bloque central integrado por el Partido Socialista (PS) y el socialdemocrata (PSD) se apunta como la solución más viable en el complejo damero político portugués. El propio Soares y el líder sociaídemócrata, Carlos Alberto Mota Pinto, lo han dejado entrever más o menos claramente, aunque en este último partido haya voces que disientan: tal es el caso del ministro Rebelo dé Sóusa. Como tercera incógnita de la ecuación aparecen los democristianos del Centro Democrático y Social (CDS) quienes proponen una resurrección de la Alianza Democrática (AD) hasta ahora en el Poder, sobre un programa político de su cosecha, legislativo y de Gobierno para reformar y modernizar la sociedad portuguesa sobre la base de una economía de mercado en el que la iniciativa privada tendría prioridad absoluta. La propuesta del CDS, concretada en quince puntos, llega luego de que este partido y el PSD hayan estado intercambiando ataques durante toda la campaña, tildándose uno a otro de haber malbaratado la herencia de Francisco SaCarneiro, el artífice de AD y, con mucho, el político con más prestigio que ha tenido este país en los últimos años. Él cuarto gran partido en discordia, el comunista, tiene una clientela fiel y constituye una fuerte barrera para que el PS pueda incrementar, á su izquierda, los resultados de las pasadas legislativas de octubre de 1980. Los ataques del comunista Alvaro Cunhal rió Horizonte ¡AQUEL ABRIL DEL 74! Carta de Lisboa. En la más reciente historia de Europa ha habido dos grandes ehupinazos juveniles: el mayo francés del 68 y el reventón de tos claveles portugueses, cuando un Ejército de soldados con melenas debajo de las boinas y vistiendo traje de campaña, mandados por elegantes capitanes fogueados en trece años de guerras coloniales, se pronunciaron incruentamente contra un régimen que duraba cuarenta y ocho años, cuyo conductor, Salazar, ya había muerto El Botas ha muerto escribió Saraiva de Carvalho) al caerse de una silla en el fuerte de San Joáo, en Estoril. Fue aquella una revolución alegre como una foliada, sin disparar un tiro, pues los soldados, cotilo los hippies del flower people habían puesto claveles en el ánima de los fusiles. Una imagen insólita, que llenó dé estupor al mundo entero: ¿Dónde se había visto a Un Ejército alzarse contra una dictadura de derechas que había traído otra generación de militares? A frente de la República habían puesto a u n general tranquilizador dé la asustada burguesía, hombre aparatoso, con mo nócuJo, guantes negros- y fusta, Antonio Spínola, autor de un libro confuso titulado Portugal e o futuro y que un minuto antes de aceptar la Jefatura de la revolución ie decía por teléfono a Marcelo Gaetano que él nada tenía que ver con el golpe El verdadero cerebro de la revolución había sido Ótelo Saraiva de Carvalho, mozambiqueño de nacimiento, cuya ilusión no era ingresar en el Ejército, como quería su padre, sino en una academia de actores, en Nueva York. Ótelo fue la esperanza de la izquierda, hasta que acabó decepcionando a todo el mundo, incluido su amigo Fidel Castró. Ótelo, hoy, no es más que nostalgia. Lo que vino, en seguida, fue la resaca de todas las revoluciones: las escuálidas realidades de la vida, la dureza de una sooiedad subdesarrolláda, en un mundo Occidental hostil a todo lo que el Portugal han ido dirigidos ni al centro ni a la derecha, sino a la formación de Soares. Como punto de referencia cabe destacar los resultados de las antedichas elecciones: la Alianza Democrática 1 (PSD y CDS) obtuvieron el 47,1 por 100 denlos votos; el PS, 28 por 100, y los comunistas, 16,9 por 100. Ahora la relación de fuerzas parece haber cambiado, a juzgar por los sondeos, y se acredita un crecimiento socialista de al menos seis puntos y un retroceso análogo en la coa? salazarista representaba: el imperio colonial en pleno furor anticoloniaüsta, y la dictadura, en pleno furor democrático: El Portugal de Salazar había sido un país pulcro y ordenado. Salazar creía que para que un pueblo fuese feliz le bastaba con tener un Estado con un presupuesto equilibrado. Para quienes habían vivido los dieciséis años de caos político y social de la República era bastante, pero, en el 74, la demanda popular de una nueva generación era otra cosa. La revolución de abril coincidió con la crisis mundial, y cercada por ella ha transcurrido la vida de los quince Gobiernos habidos hasta la fecha. Así, se han desarrollado plenamente las instituciones políticas, hasta desembocar en la supremacía civil sobre el MFA (Movimiento de las FF AA) pero, en cambio, la economía, como en casi todas partes, no ha hecho, más que d e t e r i o r a r s e un 20 por 100 de Inflación, diez millones de dólares de deuda exterior, 5,3 mil millones de déficit en la balanza comercial, unos seiscientos mil parados y un crecimiento económico del 0,5 por 100 previsto para este año. Se nota ese deterioro económico, al menos en Lisboa. Aquella ciudad en cuyas paredes no se pegaba propaganda electoral, durante el salazarismo, porque era antiestético y que ahora exhiben el graffiti más artístico de Europa, ha ido adquiriendo un aspecto desaliñado; pero esa es la cara que suelen poner las democracias del Sunbelt Socialism del socialismo mediterráneo. La gente se lamenta de la situación económica, pero no se oyen arrepentimientos de cuanto se ha hecho. Ya saldremos adelante, dicen. La adhesión a a democracia es tan fuerte como el escepticismo ante los políticos. La gente ha aprendido a vivir con esas realidades y afronta lo mejor que puede el ascetismo que se le echa encima, que a esto ha venido a parar toda la sutileza de la ciencia económica fin de siglo. Manuel BLANCO TOBIO lición entonces triunfante, más a costa del PSD que del CDS. Los democristianos, en efecto, parecen tener su clientela en una base sociológica más concreta que los socialdemócratas y por ello su líder, el abogado de Coimbra, Francisco Lucas Pires, quiere asumir para su partido el liderazgo de una AD renacida. No se comprende- -ha dicho- -que el PSD no quiera ser segundo con nosotros y acepte serlo con los socialistas. APROVECHE EL FIN DE SEMANA. Venta especial deÁrtespaña Especial en calidad, en variedad y en precio. Una selección de nuestros distintos estilos de muebles, textil, cerámicas y regalos a precios sin precedentes. UTILICE N U E S T S E S E R V I C I O CREDIVENTA HASTA 12 MESEC Todos los días, incluso: festivos, Cfe 10 a 2 yde 5 a 8,30. Ctra. Vieja de Torréjón, Km. 19,200, emorrejon.