Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIÉRCOLES 30- 3- 83 ESPECTÁCULOS ABC 61 Música Triunfal Teppra de Mahler, de Mígiel Ángel Gómez Martínez Los veintidós conciertos dobles que integraron la temporada 1982; 83 de la Orquesta Sinfónica de la Radiotelevisiéjv Española han tenido un broche triunfal. t Tercera sinfonía de Gustav Mahler, títiá de Sus obras más monumentales y representativas, encontró reproducción de alta jerarquía en la versión de Miguel Ángel Gómez Martínez. Las ovaciones finales se prolongaron muchos minutos, con múltiples salidas, la última del maestro solo, después de que, a su indicación y porque los aplausos, no cesaban, los restantes intérpretes habían abandonado ¿I estrado. Hace bastantes años, desde que se escuchó la sinfonía mahleriana en Madrid, en espléndida versión de Rafael Frübeck con la Orquesta Nacional. No es fácil ordenar su largo curso ni evitar que el prolijo désarróllo, el reh terado empleo de las Ideas pueda reducir el atractivo de tantos otros momentos en los que la emoción prende. Mahler se nos aparece, una vez más, seguro de lo que quiere, iluminado en el reflejo de sus sentimientos de honda nostalgia- -buen ejéjfiplo ese cuarto movimiento con texto de NtétZscBe que desgrana la contralto- de popülarismo, canto a la Naturaleza y siempre firmísimo pulso dé gran dominador de la masa orquestal que en momentos suena con plenitud máxima y en otros adelgaza su voz hasta sutilezas insuperables. Masa orquestal. Todos los. ¡contingentes de la Sinfónica de la RT. VE hubieron de ponerse en acción. Completísima laMiaierda, incluso aumentada la dotación de algún grupo, diecir siete elementos de madera, nueve trompas, unido un ayuda para el primero al octeto necesario, dobles cuartetos de trompetas y trombones, tuba, arpas, siete elementos de percusión sostienen el enorrjtó éti ¡ficio sonoro a que en el cuarto movimiento (con el Adagio último el más hermoso) viéné a sumarse una contralto, y en el quintó, la citada solista y un conjunto coral de voces femeninas y escolanía. Son olvidar en el tercer tiempo la característica intervención interna del corno del postillón, el fiscomo, que tocó, al margen de leves motas, con tan bonito sonido como para justificar sa presencia en el momento de los saludos, porque la parte es tan bella como peligrosa. La sinfonía se despliega en dos: la primera, de un solo tiempo, c n duración de cerca de cuarenta minutos, -efi el que aparece, una y otra vez, esa Marcha fúnebre tan querida por Mahler, y pj rja, quizá, desearse úñá concentración ffjiyof: Los cinco tiempos restantes, más ceñidés, forman la segunda parte y ofrecen calidades y atractivos máximos. Teatro polaco: Kantor y Gombrowicz El inminente estreno en el teatro María Guerrero de otro nuevo montaje de Tadéusz Kantor, La clase muerta cuando el joven grupo Teatro Musarañas mantiene en la cartelera de la Sala Cadarso la obra de Witold Gombrowicz Yvonne, la princesa de Borgoña confiere una dominante actualidad a dos aspectos importantes por su creatividad dramática del nuevo teatro de Polonia. Kantor, cuya no lejana presentación con Wielopole, Wielopole aportó la singularidad de su presencia de autor- director en el escenario, como un demiurgo, constructor del movimiento teatral, primero, y más cercano espectador y silencioso, pero elocuente, criticó de su espectáculo, será mostrado ahora en una creación precedente. La clase muerta no es una reiteración de Wielopole sino su precedente. Los mismos elementos se conjugan en una y otra obras. Todo está éri urja realidad que es la de ¡a memoria. Los personajes realmente no tienen una existencia actual en el momento en que el espectador los contempla, sino que son los residuos de lo que fueron y llevan pegados, como la larva lleva todavía el capullo antes de abandonarlo, el cadáver, la imagen materializada de lo que fueron en su niñez o su juventud y todavía querrían ser. Gombrowicz, de cuya interpretación por Luis Vera y sus actores del Teatro Musarañas hablaba en crítica muy reciente, explora también los reductos de la memoria y siente una irresistible inclinación por el retorno a la niñez, á los valores vitales de la adolescencia, desde el mundo marchito de los adultos. Pero, además, Gombrowicz formula su repulsa al mundo actual, especialmente al mundo polaco, del que Todo él conjunto es de prueba para grupos y solistas. Son muchísimas las participaciones de este carácter, encabezadas por la muy larga y descarnada, muy difícil por ello, del primer trombón. Desde el flautín al trompa, violín, violonchelo, oboe... se suceden las intervenciones. A veces tienen relieve algunas conjuntas, como las de los dos trompas que acompañan al fiscomo y que sonaron preciosamente, aunque un poco fuertes para el equilibrio con la voz dé aquél. Patricia Payne lució una auténtica voz de contralto, grande, llena, caliente, de clase. Resultaron perfectos los breves concursos del coro femenino de RTVE y la Escolanía de Nuestra Señora del. Rosario, reclamados para compartir el premio de las ovaciones sus maestros Pascual Ortega y César Sánchez. Por lo que atañe a la Orquesta, el rendimiento global fue notable, con pulcritud en la cuerda, buen ajuste general y riqueza de mase exilió, para refugiarse en la Argentina en la ocasión de la segunda guerra mundial, a la manera de un revulsivo, de una provocación, contra las formas opresivas impuestas a su pueblo. Uno y otro autores, el primero más hombre de teatro, el segundo mas hombjfe de literatura, tienen sus antecedentes e rPetros renovadores del teatro polaco, como Wyspiansky y Witkiewic, en quienes aparecen sus más claros precedentes. Grütowsky declaraba su ética y su estética a propósito de su obra 5 Opereta (1967) anunciando cómo desde la música y las canciones al modo clásico de la opereta vienesa, gradualmente la opereta, es arrebatada por la vorágine de la Historia y crece en la demencia. Efectos de tempestad, vientos, relámpagos, retóricos al principio, se transforman después, y sobre todo en el tercer acto, en tormentas reales. Es preciso que las escenas shakespearianas del tercer acto- -exige- -sean patéticas y trágicas La contraposición dramática se establece por la tensión del hombre, aprisionado en ios trajes más pintorescos- -la apariencia- -y soñando cort la desnudez- -el sí mismo, el muermo interior como él declaraba en Francia pPpo antes de su muerte, cuando Jorge rLaívélli había hecho sensacionales montajes de Yvonne, la princesa de Borgoña en el Odeón- Tehéátre de France, y de La boda en el teatro Recamier a principios de los años sesenta. Merecería la pena pensar en la organización de un curso de teatro polaco, sistemáticamente ordenado y representado. EstóS estrenos dan motivo para proyectarlo hacia la próxima temporada. Lorenzo LÓPEZ SANCHO tices, No cabe decir que la actuación del metal: fuese infalible, ya que abundaron los roces pero también este bloque, dado lo exigente de su contribución, merece el aplauso que rendimos a todos. Y que brota, especialtsimo ¡en honor del maestro. Miguel Ángel Gómez Martínez ha conseguido uno de- sus más grandes y legítimos triunfo madrileños. Gomo sjempre, seguro y domíhidof de la partitura, eñ la memoria infalible, la claridad del mando y el concepto rico, supo- desentrañar el mensaje encerrado en los pentagramas de Mahler y servirlo con transparencia, brillantez y autoridad permanentes; Ya se dijo: la consecuencia se tradujo en el éxito redondo, que pone fin a uña temporada, mientras ya se nos anuncian los yeW titrés conciertos de la próxima. Pero de eso habláremos en otra oportunidad. Antonio FERNANDEZ- CID Cuente con el Servicio Asistencia en Carretera Seat. La mayor flota de coches taller en las carreteras de España. 237 punios de loralización Coches Taller Seal Cafeteras nacionales, comarcales, interiores o costeras. No importa donde vaya. Los Coches Táller Seat estarán allí. Todos los días. Aunque sea domingo o festivo. Y le asistirán sin cobrar la mano de obra. Tanto si su coche es Seat cómo si no. Viaje tranquilo en Semana Santa. Los Coches Taller Seat estañen todas las carreteras de España.