Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC, pág. 22- LOCAL -LUNES 21- 2- 83 La Casa de los Niños sustituye a la antigua Inclusa Casi cien pequeños esperan una nueva Madrid. Isabel Montejano Todavía no se ha inaugurado oficialmente, y ya hay una chiquillería alegre y confiada que enfila los pasillos embalados en los triciclos y patines que ríen y miran al cielo limpio de Madrid o al rumor de pájaros de los jardines. La triste historia de la Inclusa ha terminado y ha comenzado la esperanza de la Casa de los Niños, en la Ciudad Escolar de la Diputación madrileña. No se trata tan sólo de un traslado, de un cambio de lugar. Es como si una sutil metamorfosis se estuviese produciendo en el concepto del abandono de los hijos, del inclusismo. Todo esto- -dice Arsenio Lope Huerta, presidente del Consejo de Administración de los Centros Escolares Provinciales- -lleva implícito el desarrollo de una filosofía de tipo pedagógico, para resolver el problema de estos niños, y en el planteamiento subyace un deseo de cambio que es revolucionario, pero tan nuevo y acorde con los tiempos actuales, que merece la pena que todos lo intentemos. Los pequeños habitantes de la Casa de losvNiños son, dentro de un número variable, determinado por los ingresos y las adopciones que se realicen, entre 90 y 100. La edad, desde nacidos en el día a seis años. Antes, a los tres se les trasladaba desde el Instituto Provincial de Puericultura a la Ciudad Escolar. El sistema va a cambiar también en esto. En la Casa estarán hasta los seis años, y entonces pasarán, los que no hayan sido adoptados, a los internados infantiles para iniciar los ciclos escolares normales. -Se ha creado- -nos dice Lope Huertas- -un Gabinete Social, que dirige Elena Lobo. Está asistida por psicólogo, pedagoga, asistentes sociales, un abogado en temas jurídicos relacionados con las adopciones, varios educadores domiciliarios, que dan a los pequeños la educación que no reciben de sus padres, y 30 educadores con titulaciones acordes con las exigencias de una enseñanza a niños que necesitan un trato especial más que otros; Además hay enfermeras, ayas y médicos. devueltos por sus adoptantes, por no adaptarse, se irá al sistema de guarda y custodia. Los niños pasarán temporadas largas y cortas previas al pase definitivo a la familia que se queda con ellos, y esta aclimatación será buena para el adoptado y para los padres que le abran su casa, evitando rupturas lamentables. Desde el Gabinete Social se hará un seguimiento de estos casos, porque la responsabilidad de la Diputación, en esto, no termina con la adopción, sino que existe una responsabilidad moral sobre cuál será su futuro. Se intenta facilitar una auténtica vida familiar Ilaverde- Usera, y se hará en otros barrios. Estamos en contacto con Ayuntamientos del Área Metropolitana para ir ubicando experiencias piloto de este tipo. En algunos casos instalaremos internados, y en esas escuelas se admitirán niños de vida normal. Algunos de estos internados los haremos en pisos y les daremos una auténtica vida familiar. El jardín está recién plantado. Hay cacharritos para- que jueguen. Los módulos de las habitaciones- -dos y en medio un cuarto de baño donde los lavabos están al alcance de la chiquillería- -son un encanto de decoración, buen gusto y alegres coloridos. En la sala de los chiquitines, Diana, una preciosa gltanilla de tres meses, está siendo preparada y cambiada para salir a tomar el sol. Un equipo de los mayores viene a decirnos adiós. Mateo se niega rotundamente a comer de la papilla que le está dando el educador de las barbazas. Raúl ha chocado con Javier en mitad del vestíbulo y Juan Carlos insiste en que nos enteremos todos de que él ha dormido en esa camita de arriba Todo el mundo- -directores, personal, ayudantes- -está como de enhorabuena porque la Casa de los Niños sé ha llenado de ternura y amor. ley de adopciones niños tendrá que hacerse en la Casa del Niño. Volvemos a insistir sobre el mismo tema. Abandono. ¿Por qué sirva madre abandona a süitltíijo? ¿Qué circunstancias IgHlévan a dejarlo en manos extrañas, aunque éstas se hallen rebosantes de experiencia, ternura y sensibilidad? Hay cn os entrañables. Es difícil estar cerca de ellos, sentir que se agarraria las pierdas, y ser insensibles a su suerte. ¿Cómo se llaman? Todos tienen nombres preciosos. ¿Qué piensan? Sus pensamientos son todos claros y hermosos. ¿Se acuerdan de su madre, si alguna vez ha ido a verlos? Sí, se acuerdan, y la quieren. La quieren muchos. Creo- -afirma un hombre que ha sido capaz de entender el problema y trata de resolverlo- -que cualquier Gobierno que tenga que señalar prioridades en sus acciones políticas deben dirigir éstas a los marginados. Estos niños lo son y merecen cualquier privilegio. Agilización de los trámites Hay que agilizar los trámites burocráticos al máximo para que no se pierda el tiempo en las adopciones largas, porque esto va en detrimento del niño. Hay que conseguir que esas familias que no pueden mantener a sus hijos, por razones económicas, sean atendidas para que ese abandono no se produzca. Estamos dispuestos a combatir las causas que originan esos abandonos, mediante becas, para que puedan llevarlos a las guarderías y escuelas y recogerlos luego para volver a casa y seguir viviendo todos juntos. Vamos a ir a la descentralización de la Casa del Niño, acercar a éste a la convivencia en familia, y ya se ha establecido un contrato con una comunidad de enseñantes de Vi- Sol, luz, ruidos y tropezones La Casa de los Niños está en la Ciudad Escolar, kilómetro 13 de la carretera Madrid- Colmenar Viejo. Es decir, por las ventanas entran raudales de luz, y en los pasillos, a la hora de la comida o la siesta, hay tropezones a gogó entre ios improvisados competidores. Para los trámites de adopción, e incluso de abandono (la palabra es dura, pero es la que corresponde al hecho dramático de dejar un hijo en la Inclusa) se establecerá un servicio en la Delegación de Educación, Zurbano, 56, 1, Sin embargo, el depósito o abandono de los Menos ruidos por los aviones de Barajas Madrid Los niveles de presión sonora en los núcleos de población cercanos al aeropuerto de MadridBarajas han descendido, según indican los primeros resultados del sistema antirruido, considerados bastante satisfactorios por la Dirección General de Aviación Civil. Como ya hemos informado, la Dirección General de Aviación Civil puso en marcha un sistema antirruido en el aeropuerto de Barajas. Por su parte, el organismo autónomo Aeropuertos Nacionales instaló en el Ayuntamiento de la localidad de Alcobendas un equipo móvil para llevar a cabo un estudio de los niveles de presión sonora, medidos en decibelios. Antes del 20 de enero de 1983 se producían entre 15 y 52 sobrevuelos diarios, que sobrepasaban el límite fijado- -sesenta y ocho decibelios- mientras que a partir de ese día se ha comprobado una clara reducción en los sobrevuelos de los aviones comerciales, situándose entre 1 y 5 por día. Los sistemas de adopción también cambian Actualmente sólo se pueden adoptar aquellos niños que están considerados como legalmente abandonados. Habría que modificar la legislación vigente, ya que si en el espacio de un mes se produce alguna llamada telefónica, carta o telegrama interesándose los padres por ese niño no hay abandono, y, por tanto, ese pequeño no puede ir a una familia. La mejor Inclusa- -afirma Arsenio Lope Huerta- -es la que no existe. Hay que reintegrar e insertar en las familias al mayor número posible de niños. Existe una gran demanda de familias que quieren adoptar niños, en muchas ocasiones, incluso teniéndolos propios. Pero hay muy pocos niños en condiciones de ser adoptados. Para evitar las situaciones a veces dramáticas de pequeños que son CHAPUCERO UMBRAL Sin otro asunto del que hablar que su propia persona y sus éxitos con las mujeres y otras soledades, Francisco Umbral, que aburre ya a los rebaños de ovejas, se ha convertido en el cronista oficial del Gobierno, en favor del cual agita todos los días su botafumeiro. En uno de sus artículos el dinámico escritor, transmisor de consignas, arremete con furia contra La chapuza del día la amable sección que publicamos en estas páginas para recoger las quejas del ciudadano madrileño ante las pequeñas obras mal hechas que le toca padecer. Umbral se define así en favor de la chapuza para agradar tiernamente a los que sirve. ¡Chapucero Umbral, quién te ha visto y quién te ve!