Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VIERNES 18- 2 83 ESPECTÁCULOS ABC, póg. 65 Música HEirmerto Joaquín Deus Adiós a una relevante y entrañable flgura de la lírica Acaba dé fallecer é, g Madrid, a la edad de sesenta y un años, Joaquín Deüs, una de las figuras más representativas y entrañables del paisaje lírico español. Desde que hace siete años sufrió un infarto de miocardio que amenazó su vida, hasta el punto de que los éspec ¡a i ta consideraron irre- r V v López Cobos: El Teatro de la Zarzuela no reúne condiciones para la ópera El maestro Jesús López Cobos, director de la Opera de Berlín, quien dirigirá obras de Brahms en los próximos conciertos de la Orquesta Nacional, ha manifestado que no desea trabajar en la temporada de ópera de Madrid, porque el Teatro de la Zarzuefa no reúne las condiciones necesarias niwexiste una compañía estable. Las óperas quei podría dirigir allí son las de Mozart o Róssiñtf y no me Interesa. Pido un conjunto estable de voces, orquesta y ballet. El maestro zamorano todavía no ha fir mado el contrato como titular de la Orquesta Nacional. Mi decisión sigue firme, aunque el acuerdo era, y es, que se trataría el tema del contrato después de que las condiciones que impuse se hicieran realidad. Como todo se ha cumplido, en estos días me reuniré con el ministro de Cultura y con el director general de Música y Teatro para tratar este asunto. las obras de Brahms que está preparando con la Orquesta Nacional son poco conocidas en España: en especial Canto del destirio y Canto de triunfo para coro y orquesta- -también serár interpretado el Doble concierto Mi idea al programar estas dos obras fue la de exponer la evolución de Brahms antes de las cuatro sinfonías. López Cobos, volverá a Ma tfjd en el próximo mes de marzo, también para dirigir lá Orquesta Nacional. versible la situación, sólo una excepcional condición física logró detener el que se temía desenlace inminente, Por completo limitadas suis facultades, volvió pronto a! trabajo como director de la Compañía Lírica del Teatro de la Zarzuela, puesto en el que continuó en activó hasta él gravísimo deterioro sufrido en los meses últimos, en fos que, retenido en su domicilio y derrumbadas por completo sus fuerzas, todavía en los momentos en que ello era factible, cumplía con una ejemplar labor de asesoramíentó. Él desvelo conmovedor de Isabel, su esposa, evitó siempre el trasladó deJ hogárj consuelo único para él. Después de largos, penosos sufrimientos, la muerte fue piadosa e hizo presa con dulzura de ¡a ancha humanidad y el noble corazón del gran artista; y el excepcional amigo. tejado libretisjggydirector de Los vagabundos director brillante de escena en óperas, zarzuelas, saínetes y espectáculos musicales, el último; dos años atrás, Fuenteovejuna el éxito de Martín Descalzo y Moreno Buendía. Fue, como se dijo ya, director de la Compañía Lírica Titular del Teatro de la Zarzuela, programador, de sus campañas, seleccionador de artistas, aWia de las realizaciones, salvador de problemas en las temporadas, -i Excepcional amigo. Lo fue de todosv entrañable para quien ahora, emocionadamente, traza estas Ifiíéás torpes de urgencia. Amigo y compañero dé cantantes, instrumentistas, directores, gentes ele teatro, captados por su bondad abi a, -su arrolládora simpatía de hombre buéfpí agudo, solícito, Cuando, nace sólo unas semanas, entregarnos; a IsabeL en la Sociedad de Autores, imposibilitado él de acudir a recogerlo, el premio Federico Romero, fue unánime la general satisfacción, como hoy? 3 estoy cierto, lo será el dolor cuando lá rfetícia se difunda, -Con Deus sé va un gran horfíbré de teatro y un amigo irrepetible. Descanse én paz. Antonio FERNANDEZ- CID IJpéz Jintóu y Pedro León en el Cicla Brahms de la Fundación March En pleno desarrollo del ciclo de la obra de cámara con piano de Johannes Brahms, uno de los más importantes y ambiciosos de cuantos, Tnúchós ya; se han presentado en la Fundación Juan March, la tercera de las ocho sesiones previstas completó las sonatas violinísticas con la más bella y madura, la de la opüs 108 en fe menor y redondeó e programa con una experiencia interesante: brindaria priméra de las Sonatas para clarinete y iañb dé lá ópus ÍT 2 p que ha de ofrecerse con esta combinación, en la otra posibilidad sugerida por el autor én sustitución: la del reemplazo del instrumento de viento p r una viola. Es indudable que se pierde parte del encanto, ¿él que nácé áei contraste y del color que éfClarinete determina, pero lo es, asimismo, que él contenido encierra tantas calidades qué bien merecía la pena de esta prueba, posible gracias a la ejemplar voluntad de servicio y el esfuerzo de Pedro León, que, como es bien sabido, cultiva- el víolín y hubo de enfrentarse con el cambio, nó fácil, incluso peligroso. De la obra, escrita en 1895, dos años antes de la muerte de Brahms- -y logro maduro, por tanto- nos capta, sobre todo, el profundo, sereno encanto del adagio La versión fue más que discreta. Segura en lá ejecución por parte de López Jimeno, también lo resultó en lo que atañe a Pedro León con la viola; pero faltó en el sonido esa pastosidad y dulzura que. constituye el mayor atractivo del instrumento adoptado. En realidad, distó mucho de alcanzarse la calidad que obtiene el artista en su habitual deserta peño violinístico. Y bien pudo, verse pronto: cuando, ya con el violín, tocó la hermosísima Sonata en re menor de la opus 108 fruto de 1889 y por ello también exponente de la madurez creadora del compositor hamburgués, ya; bien ligado al mundo vienes, cuyoi, refinamiento, distinción y perfume lírico se advierten mucho en estos pentagramas, fluidos, tersos, dé enorme fuerza sugerente. Modelo, además, de equilibrio, de gracia y tersara en el juego distributivo del piano y el violto, desde ese. arranque admirable en que el- ipstrurnento de cuerda noá presenta la frase, típicamente brahmsiana. í- Pedro León lució un sonido muy bonito; pulcro con grata vibración y expresividad cierta, y Julián López Jimenój fue mucho más que un pianista- acompañante, Se redondeaba de esafformael: bloque de violín y piano, abierto en la séTriana de arranque con ías dos primeras Sonatas y un Scherzo de sonata juvenij y- solitario. Ya en la próxima sesión nQs aguarda el comienzo del capítulo rendido a los tríos con el de Madrid. ms No es preciso decir testa que ponto la res puesta del público és entusiasta en la asistencia, que colma salón, vestíbulo, sala de televisión en circuito cerrado; y muestra su adhesión en el aplauso general y caluroso. No es preciso, repito, porque es algo habitual en la Fundación Juan March. Premio al cuidado selectivo y el interé de los programas. A. F. -C. Figura del Liceo Gran artista: Deus, coruñés de nacimiento, llegó a Madrid muy joven, sin medios, con sólo el bagaje de su voz y su entusiasmo. Aquella, de bajo cantante químicamente puro; éste, capaz de todos los estudios y la roás- dura y completa senda profesional. Cantó en humildes compañías de zarzuela y en el primer Coro de Radio Nacional. Pronto se distinguió su calidad: én el Cuarteto de Madrigalistas, en oratorios -de la Novena Sinfonía a la Música para un Códice salmantino de Joaquín Rodrigo, que estrenó- én representaciones brillantes de saínetes y zarzuela grande y en el campo de la óperav Llegó a cantar como figura en el Liceo dé Barcelona, a ser aplaudido fuera de España, a formar con primeros papeles en repartos con BeniamíntPGigli, con Victoria de los Angeles... La grave inutilización de una cüéríJaí bapalí n 1958, cuando cantaba Marina con Alfredo Kraus, cortó sú carrera de cantante. Director y empresario Pero llevaba en la sangré el teatro lírico. Fue colaborador decisivo en los empeños de José Tamayo y en las temporadas de la Sociedad de Autores ea la Zarzuela; empresario él mismo y director de El violinista sobre el