Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 ABC ESPECTÁCULOS VIERNES 4- 2- 83 Ante el anunciado cierre del Gayo Vallecano Posible concierto entre Cultura, la Diputación y el Ayuntamiento para evitarlo Madrid. Efe La sala Gayo Vallecano podría establecer un concierto con el Ministerio de Cultura, la Diputación madrileña y el Ayuntamiento de la capital, en cuyo caso la sala no cerraría, contra lo que estaba previsto, concluyendo una trayectoria reciente, pero realmente singular. La posibilidad de un concierto surgió de una entrevista celebrada entre el ministro de Cultura, Javier Solana, y el responsable del Gayo Vallecano, Juan Margallo, celebrada e! pasado lunes. El ministro expresó en aquella entrevista su voluntad de que la agrupación vallecana pudiera continuar con su actividad y remitió a Margallo a una entrevista con el director general de Teatro para concretar las medidas que pudieran suponer el relanzamiento de la sala. En dicha entrevista, celebrada el miércoles, el director general, José Manuel Garrido, propuso la celebración de un concierto entre su dirección general, la Diputación provincial y el Ayuntamiento de Madrid. Los términos del concierto están por determinar y el Gayo Vallecano está elaborando un proyecto según distintas posibilidades. El coste mínimo que debería correr a cargo de las entidades oscilaría entre veinte y cuarenta millones de pesetas. Pero las cifras exactas no tienen importancia ahora- -ha dicho Margallo- Nosotros estamos dispuestos a discutir todo ló que sea preciso, pero, eso sí, tenemos una actitud tajante: si no podemos programar con tranquilidad, porque tenemos un presupuesto anual insuficiente, no seguiremos adelante. Aceptar la continuidad en las precarias condiciones actuales es envilecer nuestra tarea y dar la razón a los que sostienen que el teatro es una actividad de lujo que no puede mantenerse en los barrios. Hasta ahora- -sigue diciendo Margallo- -hemos estado trabajando a salto de mata. Si el Ministerio pretendía una especial promoción de actividades musicales, pues presentábamos petición de subvención para las actividades musicales, dentro de nuestra amplia gama de actividades. Pero lo hacíamos sin que el Ministerio tuviera ningún deber con nosotros; si un año nos daba cuatro millones, al siguiente nos daba dos. Así no se puede trabajar, máxime cuando los déficit en el último año se estaban haciendo insoportables. Si las autoridades deciden que merece la pena tener una experiencia piloto cultural como la que el Gayo lleva en Vallecas, que mantenga el Estado ése servicio público. Si no, hay que cerrar termina diciendo. Mientras se estudia la realización del concierto, el director general de la Juventud, Ignacio Quintana, presente también en la entrevista, propuso, según Margallo, que el Gayo se encargue de organizar una reunión nacional de animadores culturales, preparatoria de un posterior congreso, aprovechando la experiencia que esta asociación ha acumulado realizando la animación cultural del área de Vallecas desde su formación. Además ya organizó, en 1979, el primer curso de Animadores Teatrales, patrocinado por la Dirección General de la Juventud. El director general de Teatro les prometió también, siempre según Margallo, que, si dentro de un mes, y en tanto se resuelve definitivamente el asunto, nos viéramos forzados por razones económicas a cerrar, nos daría una subvención que, a modo de parche, lo evitase Ágape de Guirigai, se estrena hoy Madrid Esta noche presenta en la sala de El Gayo Vallecano su último espectáculo el colectivo teatral Guirigai, titulado Ágape y estrenado el pasado mes de noviembre en el teatro Municipal de Getafe. Las representaciones tendrán lugar solamente los viernes, sábados y domingos del mes de febrero y se trata de un espectáculo sobre la gastronomía, el amor, los sueños y otros suculentos manjares, para decirlo con sus propias palabras. Guirigai se funda como grupo teatral a comienzos de 1979, en Madrid, y puede definirse por su interés por la investigación y por alimentar su trabajo de los elementos de la cultura popular mediterránea, que es tan fértil en hallazgos expresivos, gestuales, rítmicos y dramáticos Su primer espectáculo fue Tragicomedia de don Cristóbal y la seña Rosita de García Lorca (1979) al que siguieron La viuda valenciana de Lope de Vega (1980) y Una mujer sola de Darío Fo y Franca Rame (1981) Guirigai considera entre sus logros el haber retomado en cada una de las representaciones el sentido vivo y directo del viejo y siempre nuevo teatro, tan degradado por los medios masivos de comunicación En relación con el público al que desean dirigirse, Guirigai pretende alcanzar aquel que todavía es capaz de reír y estremecerse ante un teatro crítico, audaz y vivo. Ágape se presenta como creación del grupo, con dramaturgia y dirección de Agustín Iglesias, sobre una idea del propio director y de Antonio Bueno, la actriz que encabeza el reparto junto a Miguel Gredilla, Maite Martín Moro, y el propio Agustín Iglesias. De viernes a domingo este próximo fin de semana Manuel Picón presenta en el Centro Municipal de Cultura de Getafe su monólogo en un acto Un argentino en Madrid interpretado por él mismo y bajo la dirección de Olga Manzano. Tanto el intérprete como la directora forman desde hace años un dúo musical que ha frecuentado los escenarios con su repertorio de canciones hispanoamericanas. Fueron los principales intérpretes, junto al conjunto Alpataco, de Joaquín Murrieta poema dramático de Pablo Neruda. El monólogo Un argentino en Madrid trata de recrear los motivos que llevan ál personaje a su exilio en una habitación del viejo Madrid. la número 1, en sol mayor, opus 78, apodada Regenlied y la número 2, en la mayor, opus 100, existe entre ellas evidente parentesco caracterológico, en cuanto ambas rebosan serenidad y placentera expresividad, si bien en la segunda, de harta menor ambición en las proporciones, lo cantable se muestra en dosis mucho más importantes que en su hermana anterior. Con la que forma, en cualquier caso, un dúo hermosísimo. El interpretativo que forman Pedro León y Julián López Gimeno, ofreció versiones de toda solvencia; bien planteadas conceptual y estilísticamente, bien equilibradas en lo sonoro- -excepto en el Scherzo en el que la omnipresencia del piano resultó exclusiva- -y sólo necesitadas, quizá, en lo puramente ejecutor, de una lectura más que perfeccionara un punto el ajuste y la matización dinámicoexpresiva. Con lo que unas versiones que ya ofrecen considerable calidad, la presentarían óptima. Ambos excelentes músicos e instrumentistas, cosecharon nutridas e insistentes ovaciones de un público que, también como siempre en la Fundación de la calle de Castelló, abarrotaba salón y pasillos. Leopoldo HONTAÑON Música Comienzo de ciclo Brahms en la Fundación March Especial zahori para descubrir facetas y parcelas musicales dignas de presentación y tratamiento separado, amén de prestigiadísima organizadora de esas presentaciones, la Fundación Juan March acaba de poner en marcha un nuevo ciclo tan interesante como ambicioso. Me refiero al que va a permitir escuchar, en ocho sesiones los miércoles de febrero y marzo, la obra integral de la música de cámara con piano, de Brahms. Programada a lo largo del ciclo la intervención de diversos artistas, en agrupaciones acomodadas a la composición de las diferentes páginas, correspondió actuar este primer miércoles al violinista Pedro León y al pianista Julián López Gimeno. A su cargo estuvieron las traducciones de las dos primeras sonatas para aquellos instrumentos y el Scherzo escrito para ellos por el hamburgués. Es esta última pieza la que, de las tres seleccionadas para el arranque, compuso Brahms en primer lugar. Nació, en efecto, en el año 1853- -mientras que las sonatas fueron terminadas, respectivamente, en 1879 y 1886- -y no dejan de ser curiosas su motivación y su génesis. La primera, no fue otra que la de ofrecer una felicitación sorpresa al violinista Joachin, en ocasión de acudir éste a Dusseldorf a visitar a Schumann. La curiosidad de su confección estribaba, por su parte, en que los cuatro tiempos de que constaba la sonata ofrecida, fueron compuestos por los músicos siguientes: Albert Dietrich, el primero; Schumann, el segundo y el cuarto, y Brahms, el tercero, es decir, el scherzo que nos ocupa. Tal nos recuerda Antonio Fernández- Cid en las muy completas notas al, como siempre, ejemplar programa general del ciclo, al paso que destaca, con acierto, la clara filiación juvenil brahmsiana del fragmento y la no menos clara influencia de Schumann en él. En cuanto a las dos sonatas programadas,