Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 A B C LA FIESTA NACIONAL DOMINGO 9- 1- 83 Cuarta corrida de la feria de Manizales Éxito del Niño de la Capea y buena tarde de Antoñete MANIZALES (Colombia) (Curro Mairena) El matador español Pedro Gutiérrez Moya Niño de la Capea fue el triunfador de la cuarta corrida de feria celebrada ayer aquí con el primer Heno hasta la bandera y tarde veraniega. La terna la completaron el también hispano Lamentablemente Antonio Chene! Antoñete y el colombiano necesitó de un pinJairo Antonio Castro. chazoy una estocada, Los astados pertenecieron a la ganadería y lo que eran dos de la Esperanza, propiedad de Ernesto Gutiéorejas quedó en una, rrez Arango, que dieron un promedio de 472 con la que dio la kilos, bien presentados, pero de juego irreguvuelta al ruedo al grito lar, destacándose el corrido en cuarto lugar. unánime y consagratoAntoñete, en su primero, estuvo en maesrio de torero, torero tro de maestros y la música sonó en su En su segundo, el honor. Mató de una estocada y el público, peor del encierro, el consciente de lo que había visto, pidió insisde Salamanca lo intentemente la oreja, pero la presidencia, en tentó todo, pero su anforma por demás injusta, se la negó. Vuelta al tagonista no daba para ruedo y saludó de rigor. mas. Mató de dos esEn su segundo, el más bravo del encierro, tocadas y escuchó esNiño de la Capea truendosa ovación el madrileño estuvo extraordinario en todo cuanto hizo y el coso vibró ante la sabiduría cuando fue obligado a que da la experiencia y el arte que tiene. salir a saludar desde el burladero de matadores. Mató de una estocada y dos intentos de descabello y la plaza se vistió de blanco con inGran triunfo de el Capea que, de haber sistente petición de apéndices, que la presi- acertado a la primera, hubiera salido a homdencia, una vez más y en forma antitaurina, bros por la puerta grande. negó cuando ha debido, por lo menos, otorEl colombiano Castro, en su primero, esgarle una. tuvo por debajo de su oponente. Mal, muy mal usía. No hay derecho a coUn aviso y palmas para su antagonista meter injusticias de esta naturaleza cuando cuando se llevaron sus despojos mortales se hace el toreo de verdad, verdad, sin para el desolladero. trampa ni cartón. En su segundo, una oreja benévolamente otorgada por la presidencia, como para justifiEl Niño de la Capea, en su primero, porcar ante la concurrencia la injusticia que cotentoso con el capote y magistral con la muleta, realizó la faena más completa y artística metió por partida doble con Antoñete. Vivir para ver. que imaginarse pueda. La sofión Mi compañero José Luis SuárezGuanes tiene el encargo de hacer pasar por la sección taurina de ABC a todos los ganaderos de reses bravas para que expongan sus opiniones sobre los problemas de mayor gravedad que atraviesa la fiesta de los toros, problemas que inciden fuertemente en el desarrollo de las corridas. Salvo las cortadísimas excepciones de aficionados toristas, amantes y partidarios acérrimos dei toro, la mayoría de los que asisten a las corridas- -antes y ahora- -siempre fueron toreristas, seguidores, admiradores y entusiastas del arte de torear, según sus preferencias, sus gustos o sus respectivas maneras de entender la lidia. Pero lo cierto es que el toreo siempre estará en función del toro. Del cornúpeta depende que el espectáculo tenga o no brillantez, rezume emoción o tedio, transmita ilusión o desinterés. El toro es la clave de la fiesta. Lo dice quien no toma partido en esta pugna por el animal, por razones puramente humanas. En el redondel pelean un hombre y un toro. De antemano el crítico, como cualquier espectador sensible, se pondrá del lado del que viste el traje de luces. Puede morir el torero. Pero debe hacerlo siempre, siempre, el toro. La lucha es a muerte. De acuerdo. Pero la raz ón primera es que sea el toro quien acabe para el arrastre. Sin embargo, nadie puede negar la importancia clave, vital para la fiesta, del toro de lidia. El toreo de hoy se presenta aburrido, monótono y estandarizado no por culpa de los toreros como se dice machaconamente, sino como consecuencia del toro, descastado en ese afán de los ganaderos de criar un animal que moleste lo menos posible a los toreros, que se deje pisar un terreno, que no debería ser jamás producto de la falta de temperamento del animal, sino, en el mejor de los casos, del dominio, segundad, oficio y excelente técnica del lidiador. Si el toro de hoy tuviera casta, movilidad, temperamento, brío y, sobre todo, fuerza, no podría resultar aburrida ninguna corrida. El torero tendría que volver a aprender a defenderse, a estar sobre las piernas. -La acción sería la característica de lo que acontece sobre el albero. El estatismo actual, el rebozamiento de torero y toro, esas desesperantes porfías en la cara del animal (se pasan más tiempo citando que toreando) pasarían a mejor vida. El ganadero debe luchar por la fiereza del toro de lidia con el mismo ahínco que lo ha venido haciendo por lograr la tontorrona nobleza que acompaña a la mayoría de los bovinos de hoy. La alquimia ganaderil es capaz de lograr lo que haga falta. Lo han demostrado. Y ha llegado el momento de tentar un poco aJ revés de como lo hacen ahora. Esa vaca que se cae, que dobla las manos, debe ser rechazada, aunque sea noble y pastueña. Los criadores de toros bravos tienen la solución en sus manos. Estoy seguro. -Vicente ZABALA. Dámaso González le hizo una gran faena Se indultó la vida de un toro en la última corrida de Cali CALI (Colombia) El diestro español Dámaso González triunfó el jueves al ser indultado el único toro que lidió en corrida excelente, fuera de abono, en la que actuaron seis matadores de la feria, con un toro cada uno, en concurso de ganaderías en esta ciudad colombiana. Dámaso González, cuajó gran faena a un toro de la ganadería española de Juan Andrés Garzón, al que se indultó. Dos simbólicas orejas. José Mari Manzanares, lidió un toro de la vacada colombiana de Ambalo, que no hizo honor a la divisa triunfadora de la feria. La voluntad del torero mereció la ovación al rmatar de estocada. En tercer lugar salió un toro mexicano de Tequisquiapán. Cumplió en el caballo y l egó violento a la muleta de Julio Robles, quien sufrió voltereta, sin consecuencias. Faena emocionante. Una oreja. Tomas Campuzano lidió el cuarto del hierro español de Santiago Martín El Viti que cumplió con los montaDámaso González dos. El torero andaluz se mostró valiente y ejecutó bonita faena, que remató de estocada. Una oreja Vicente Ruiz Él Soro lidiaría el quinto de la ganadería mexicana de Garfias pero al romperse éste un pitón en un remate, fue sustituido por uno de Tequisquiapán, que no fue apto para ningún lucimiento. Silencio. César Rincón lidió el sexto de la divisa colombiana de González Caicedo, que recargó en varas pero que llegó apagado á la muleta. Faena voluntariosa. Tres pinchazos y estocada. Palmas. llésé. Órtejga- y. Gasset, 2 í