Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIÉRCOLES 5- 1- 83 DEPORTES A B C 49 Meridiano deportivo En recuerdo del rey Gaspar Es forzosa la evocación. No puede pasar sin un criterio subjetivo la noticia de la muerte de Gaspar Rubio en México, la tierra que nos lo arrebató en el mejor momento de su vida futbolística, cuando triunfaba en el fútbol español, en el Real Madrid, concretamente. Fue en ios años históricos de la generalización y oficialización del profesionalismo y de la creación de ia Liga, 1928. En el Madrid estaban como dirigentes máximos Bernabéu, Parages y Bolarque. Y Pablo Hernández Coronado como secretario técnico. Alguien les informó de que en el Club levante, de Valencia, había un delantero centro magnificó y un buen portero. Y el Madrid fichó a los dos. Eran Rubio y Cabo. Todavía jugaba Félix. Quesada de defensa, y en la medié Prats, Esparza; Peña. En la delantera disponía el entrenador Berraondo y su sucesor, Quirahte, de un ala derecha con Jaime Lazcáno y Monchin Triana, y un ala izquierda canaria con Morera y López. Morera, después del bilbaíno Luis Utibe. Gaspar Rubio era un jugador muy frío, un temperamento rafó, con una técnica de balón excepcional y una visión de juego que; le permitía hacer sencillas las cosas difíciles: Su ascenso fue meteorice Todo lo que tuvo de genial lo tuvo de conflictivo. Con un par de jugadas resolvía un partidoTT- ioy le hubiera sido difícil triunfar. Dio mucho que hablar y que escribir una lesión que sufrió al año y medio de jugar en el Madrid. Le llamaron entonces el rey del astrágalo porque superó una operación difícil, pero que sería el comienzo de su decadencia. Un día desapareció de Madrid y apareció en La Coruña, a punto de embarcar para México, de donde, volvería al cabo dé un año. Pero ya el Madrid estaba disgustado con él y llegó a un acuerdo con el Atlético, permutándolo por el medio centro Ordóñez. En el Atlétieo duró poco también el gran Gaspar, el rey Gaspar, como le había apodado un gran cronista de la época, el inolvidable Manolo G. Domingo Rierizi padre del actual director de As Gaspar Rubio volvería a México y allí viviría, unido a los otros españoles que, al llegar la guerra civil del 36, prefirieron quedarse en campos aztecas, donde habían jugado con una selección nacional hispana, jugadores de la talla de los Regueiro, Iraragorri, Cilaurren, Lángara... En el último Mundial de fútbol en México, 1970, un industrial español propietario de una de las más importantes fábricas de cerveza de México, nos dio una comida pantagruélica, más en homenaje al gran Matías Prats- -del que era muy amigo- -que en honor de los demás. Yo comí al lado de un hijo de Gaspar Rubio. Me hubiera bastado comer al lado de Rubio y que me hubiera contado cosas, pero el rey Gaspar el primer rey antes que Ó rey Pelé estaba en no sé qué ciudad y no pudo asistir. Quizá no se diera cuenta ni el propio Rubio la huella enorme que dejó su juego por los campos de fútbol. Un maestro. Podía jugarse más cantidad dé fútbol que lo que su frialdad aportó, pero más calidad, imposible. -GILERA. Clásica estampa del entonces madridista Rubio, en pleno salto ante el portero def Betís, Cerrosa, que ya había atrapado el balón Jugó cuatro partidos con la selección nacional y marcó nueve goles El genial futbolista español Gaspar Rubio falleció ayer en México MÉXICO. El septuagenario futbolista español Gaspar Rubio, que emigró en los años 30, falleció ayer aquí, donde desarrolló gran parte de su carrera, de una pulmonía. Rubio jugó en México en el desaparecido equipo España y luego fue entrenador técnico del Atlante y el Toluca, todos ellos equipos de la máxima categoría mexicana. Gaspar Rubio se dedicaba últimamente al fútbol aficionado. Gaspar Rubio, el mago del balón, vistió solamente en cuatro ocasiones la camiseta nacional, marcando en estos encuentros un total de nueve goles. Debutó en ¡a selección nacional el 19 de marzo de 1929 contra Portugal, en partido; que se jugó en el antiguo campo de Heliópolis, ¿té Sevilla, El resultado fue de 5- 0 favorable a España y Gaspar Rubio consiguió tres de ellos, rubricando de esta manera tan brillante su primera actuación. Su segundo encuentro fue contra Francia, también con triunfo español por 8- 1 y con cuatro goles de él. El siguiente partido, en Madrid, frente a la entonces poderosa selección inglesa, también acabó con victoria para el equipo español por 4- 3, con dos goles de Gaspar Rubio. Esta fue una victoria más que sonada. Se jugó en el Metropolitano madrileño el 15 de mayo de 1929 y España formó con Zamora; Quesada, Quincoces, Pratsj Marculeta, Peña; Lazcano, Goiburu, Rubio, Padrón y Yurrita. Por último, jugó ante Checoslovaquia el 1 de enero de 1930, con nuevo triunfo español de 1- 0, aunque en esta ocasión no logró marcar. DEL LEVANTE AL MADRID. Gaspar Rubio comenzó su andadura futbolística errel Levante para debutar en 1928 en elReal Madrid, que le pagó, entonces, cuatro mil pesetas por la ficha. Tenía diecinueve años. En principio no fue muy bien recibido en la capital de España porque su juego en el Levante no había sido excesivamente bueno. Pero tras verle jugar el primer encuentro, el aficionado madridista cambió rápidamente de opinión y a partir dé entonces en las peñas futbolísticas de la capital se habló mucho y bien de las genialidades de Rubio. A pesar de esas cuatro mil pesetas de ficha, y quinientas mensuales de sueldo, Rubio no estaba bien considerado entonces, pues varios jugadores suplentes cobraban más que él. Por esto, él se negó a jugar, perdiendo el Madrid varios partidos. Al final hubo un aumento considerable de sueldo y Gaspar volvió al equipo. El día de su reaparición marcó seis goles. Pero él no se encontraba a gusto en el Real Madrid y sin pensárselo dos veces cogió un billete de tren para La Coruña y se embarcó en el Cristóbal Colón hacia México con el también conocido jugador madridista López Herranz. En México triunfó plenamente, convirtiéndose en la figura del fútbol azteca. Pero sentía una gran añoranza de España y volvió nuevamente a las filas del Real Madrid. Sin embargo, no fue bien acogido entre los jugadores de la plantilla y pidió la rescisión del contrato, fichando posteriormente por el Atlético de Madrid. El club rojiblanco le prometió 250.000 por cinco años, pero entonces no era muy buena su economía y tuvo que dejar el Atlético en vista de que no le pagaban lo estipulado. Luego jugó en el Valencia, Real Madrid (por tercera vez) Granada, Murcia, Valencia y otra vez Granada, retirándose el 30 de junio de 1943. UNA ANÉCDOTA. De entre su amplia biografía, Gaspar Rubio ha destacado siempre una anécdota que la ponemos en boca suya. Iba con el Madrid a jugar a Valencia. Era la temporada 1929- 30. Durante el trayecto mis compañeros de equipo se pusieron a jugar al julepe. Yo tenía sueño y me metí en otro coche, donde me quede dormido. Pero mi sorpresa no tuvo límites cuando al despertar me encontré en Alicante. Él coche en el que yo viajaba lo habían enganchado en la estación de La Encina al. correo de Alicante y como la americana y el equipaje lo tenía en el otro vagón, tuve que pasearme por la ciudad en mangas de camisa. Pero tuve tiempo de tomar otro tren y (legar a Mestalla antes de empezar el partido. Ganamos 5- 1 y yo marque tres goles.