Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 A B C OPINIÓN SÁBADO 30- 10- 82 ABC DIRECTOR: Guillermo LüCA DE TENA SUBDIRECTORES! Ante Ja victoria socialista A las cero veintitrés horas del día 29 de octubre, ei Ministerio fiel Interior confirmó la victoria electoral del Partido Socialista por mayoría absoluta. Este y todos los demás? periódicos multiplicarán en los días próximos sus análisis sobre el extraordinario acontecimiento. Pero ABC, en una hora de sorpresa y desconcierto para muchos españoles, de triunfo y esperanza para otros, siente la urgencia de expresar muy claramente tres cosas. En primer lugar, este periódico felicita al partido triunfador, que ha obtenido una amplia, histórica, democrática victoria en las urnas. En segundo lugar, afirmamos que el resultado electoral no modifica en modo alguno nuestro criterio: pensábamos, y pensamos, que el proyecto socialista es un mal proyecto para resolver los problemas inaplazables y graves que tiene ante sí la nación. En un momento en que los entusiasmos sinceros se mezclarán con conversiones milagrosas y adhesiones urgentes, ABC anuncia que permanecerá, en esta nueva etapa de la vida española, en una posición de crítica leal y de discrepancia abierta con ún programa político que no por haber triunfado deja de parecemos arcaico, utópico e inadecuado al interés nacional. En tercer lugar, celebramos que el triunfo del Partido Socialista se inscriba dentro de una jornada de normalidad democrática que consideramos en muchos aspectos admirable. La democracia es, ante todo, un modo de aceptar la derrota y de entender la victoria. Toda derrota democrática es reversible, ningún triunfo ante las urnas es definitivo. Hay que celebrar, ante todo, el descenso de la abstención, el refuerzo de la normalidad constitucional, la serenidad ejemplar que ha presidido la jornada. Pero hay que celebrar también la clarificación extraordinaria que este día histórico ha traído a la vida pública española. Al margen de los partidos dominantes en Cataluña y Vasconia, hay que subrayar un acontecimiento político de primera magnitud: los españoles no socialistas, los votantes no alineados en la izquierda, cuentan desde hoy con una formación amplia, fuerte, coherente y en crecimiento que, en el corto plazo de una legislatura, ha multiplicado sus escaños por diez. A pesar de lo desproporcionado de las cifras, es preciso reconocer que hoy el mapa parlamentario español es más claro, más transitable, más racional, más europeo que el anterior. Existe una amplísima mayoría socialista, existe un gran partido en el centroderecha liberal y conservador. Y existen dos partidos que encarnan los dos fenómenos periféricos determinantes de nuestra historia contemporánea. Todo lo demás son anécdotas Es una anécdota- histórica, pero episódica- la tremenda caída del Partido Comunista de España, en la que queda de manifiesto el instinto del electorado comunista a la hora de movilizar el voto útil. Es una anécdota- -en la que por piedad analítica no entraremos hoy- -el descenso, o mejor la volatilización, de esa peculiarísima experiencia política llamada Unión de Centro Democrático. Es una anécdota la exigüidad de la extrema derecha, el descenso de la coalición política de los votantes de ETA y la inexistencia electoral de don Adolfo Suárez, que termina, desde el poder y la gloria, una representación de personaje semitrágicó. Más allá de todo el anecdotario del momento, A B C pide a sus lectores un esfuerzo de síntesis para calibrar lo sustancial. Lo más importante en los próximos cuatro años es el mantenimiento del marco constitucional y de su eje fundamental, que es el papel arbitral de la Corona. El triunfo socialista no es un plebiscito, sino un pasodecisivo para la libre alternancia en el Poder. Esa posibilidad es la primera característica del pluralismo democrático. Y esa es la aportación fundamental, el grande y verdadero cambio que ya ha realizado la Corona. El cambio por el que todos, unos y otros, existimos políticamente hoy. Por demasiado evidente, es lo único innecesario que creemos incluir en este análisis. Una vez producido este resultado, ABC acepta la nueva situación y declara públicamente su propósito de no poner obstáculos sin causa en el camino del Partido Socialista. Deseamos que las tres declaraciones fundamentales de don Felipe González se traduzcan del mundo de las palabras al terreno de los hechos. A lo largo de los últimos veinte días el señor González ha hablado de la prioridad del bien común por encima de las opciones de su partido. Ha reiterado que la victoria socialista será el triunfo de un pacto entre su partido y la sociedad; y que será la sociedad, y no el partido, la que se verá reflejada en el Gobierno; y se ha comprometido, por último, a luchar por un clima de solidaridad entre empresarios y trabajadores que permita sacar al país de su crisis actual. Será en esos tres frentes fundamentales en los que Francisco GIMÉNEZ ALEMÁN Manuel ADRIO Darío VALCARCEL TELEFONOS: Centralita (todos los servicios) 435 84 45, 435 60 25 y 43 S 31 0 0 Publicidad: 435 18 90 Suscripciones: 435 0 Z 25 Apartado 43 Editor: Prensa Española, S, A. La OTAN, test Por su importancia, la cuestión requiere de algunas anotaciones urgentes: don Alfonso Guerra anticipaba en la madrugada de ayer, cuando todavía no se habían cerrado las cuentas electorales, que el Gobierno socialista procederá a la paralización inmediata de las negociaciones con la Alianza Atlántica para determinar los términos concretos de la integración de España en su aparato militar defensivo; es decir, en la OTAN. Tal medida, según eí vicesecretario general del PSOE, sería el paso previo a la convocatoria, urgente también, de un referéndum sobre la misma materia. Se entiende la lógica del apresuramiento socialista en abordar la cuestión de la OTAN: se trata de aprovechar la inercia de la opinión pública tras el triunfo electoral. Ahora bien, la lógica del propio interés y lo correcto del cálculo de oportunidad son menos relevantes qué el género de intereses nacionales que se ponen en juego. No se trata de un asunto más entre los muchos que componen la diferencial política del socialismo. Ese es el asunto de los asuntos, la cuestión test La opción Atlántica por la que se decidió el Gobierno en unas de sus pocas y acertadas definiciones de Estado compendia los significados esenciales para lo que corresponde a un sistema de libertades y por lo que respecta al propio ser histórico y cultural de España. Corresponde a la democracia parlamentaria y concierne a la occidentalidad plena de nuestra nación. Cuando el primer propósito que se adelanta desde el partido triunfante en las elecciones se refiere a un punto de significaciones tan globales es que se están anticipando los contenidos de otros muchos propósitos. El asunto desborda la propia declaración del señor González, favorable a una política que propicie la distensión internacional. En lo anticipado sobre la OTAN se abre, de modo implícito, un turno más que crítico sobre el régimen de libertades políticas en España, y otro de revisión del occidentalismo para la ac 1 ción y la definición diplomáticas. Cuando se adelanta la voluntad de trasladar al Tercer Mundo, desde un neutralismo imposible, nuestras relaciones internacionales, se tercermundizan otros problemas más urgentes para el hombre de la calle que la política exterior.