Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
X ABC SÁBADO UIiFURAI, De ocio Del pez y de la luna Federico García Lorca dijo de la costa catalana que sus sirenas convencen pero no sugestionan y salen si mostramos un vaso de agua dulce cantó las flautas de madera que serenan los aires de Cadaqués y en una lírica confusión de caracolas, dioses silvestres, frutas, arenas, escalinatas y pescadores terminó por reunir los grandes vidrios del pez y de la luna. La costa es un contorno fluido con oros, azules y morados que se deshacen en los valles de la chumbera y la pita, el almendro y el olivo. El Mediterráneo muerde las rocas, se compromete con ellas y se amansa en la arena de las playas. Las piedras secas y afiladas toman bajo la luz del sol unos tonos metálicos que contrastan con la miel de las playas. La lucha carga el aire de colores tónicos y amargos. El cielo cubre con su inmenso arco las templadas y graciosas curvas marinas. Los núcleos urbanos, muy blancos, reúnen posiciones romanas, medievales torreones y estéticas modernas bien acomodadas todas entre los acantilados, las huertas de plata y el laurel de los jardines. La línea costera es un hundimiento, provocado por la crecida pirenaica, que interrumpen las líneas plácidas del golfo de Rosas. Grecia la abrió a la historia antigua y el turismo a la contemporánea. La angélica claridad de esta geología de mil colores, el orden y el perfume rústico, la proyección humana de los artistas y escritores han centrado, de Blanes a Tossa, todas las seducciones que tientan al hombre moderno. La cinta de calas y playas es el cuento de nunca acabar. Blanes alterna la muralla de la Forcanera con ¡as tres mil variedades botánicas del jardín de Marimustra y los pinares de Santa Cristina. Lloret, la indiana combina el lujo de sus villas con los bosques de alcornoques y el oro de América con la espuma de la roca de La Tortuga. Tossa es la flor del mar babélica, florida, rojiza, achampañada Por Enrique LLOVET y exquisita. Más curvas que días tiene el año y aparece San Feliú de Guixols, la villa de los homes bons que pescó corales en el siglo XV, dio ochenta capitanes de mar a Don Juan de Austria y hoy luce, entre palmeras, su idea del paraíso. S Agaró es la armonía. Palamós, ya en el Ampurdán, es el gran puerto marinero donde esperaban, desde tiempo inmemorial, los verdes tonos de José María Sert. Llafranc es una escarpadura morada. -Ai- gua Blava, un coto verde oscuro donde las rocas miman a los almendros. Estartit es el medievo. Ampurias es un cementerio grandioso donde las hierbas muerden columnas griegas, mosaicos romanos y cisternas visigóticas. Más arriba, las arenas del golfo de Rosas defienden unos poblados desnudos y rocosos. En una hendidura azulenca se esconden Cadaqués y la blancura de Port- Lligat, moteada de algas y erizos. Con Dalí termina la pista turística. En el cabo de Creus se hunden los acantilados en el mar, Port- Bou respira disciplina adua- nera y el país termina sobre elpeñasco de La Foradada Entre esta brava costa y la costa dorada -Cunit, Calafell, Vendrell, San Vicente de Calders, Roda de Bará, Creixell, Torredembarra, Áltafulla, Tamarit, Tarragona, Salou, Cambrills, Montroig, Hospitalet, y Ametlla de Mar- -hay unos kilómetros de una singular belleza y un extraordinario rigor cultural. Barcelona, claro. Una capital y un mundo hermoso y peculiar. Donde hay agua dulce- -en el Maresme- -ese mundo cosecha toda la gama de las verduras, la patata temprana y, espectacularmente, hace florecer en la huerta los claveles. Donde termina el regadío suben los almendros, los algarrobos, los alcornoques, algunos robles, castaños en las umbrías, pinos piñoneros y entre el granito descompuesto de las lomas crecen los vinos de nombre. Alella, las malvasías de Sitges o los espumosos de San Sadurní d Anoia son los heroicos supervivientes de la filoxera que arrasó en Barcelona De gastronomía Los premios nacionales de 1982 pasado día 18, en una cena en el hotel Meliá Castilla, se dieron a conocer los premios Nacionales de Gastronomía correspondientes a 1982. La cena se preparó sobre la base de recetas incluidas en el libro de Mary Lalo Grosso, El vino de Jerez en la cocina universal editado, con gran éxito, por Espasa Calpe. Era ía culminación del Día Nacional de la Gastronomía, dedicado este año al vino de Jerez, uno de los mejores del mundo y que en España no tiene la aceptación que se merece. El Jurado que concedió los premios Nacionales de Gastronomía 1982 estuvo presidido por don Eloy Ibáñez, secretario de Estado de Turismo y gran aficionado a los temas gastronómicos, quizá convencido de la incidencia que los buenos restaurantes tienen en el turismo de calidad. Entre sus miembros figuraban los subsecretarios de los Ministerios de Cultura, el de Transportes, Turismo y Comunicaciones, así como diversos directores generales de ambos Departamentos. Además, el presidente de la Agrupación de Cocineros de España y los secretarios generales de la Cofradía de la Buena Mesa, Imelda Moreno, y de la Academia Española de grandes de Cataluña y de EsGastronomía, Rafael Ansón. paña. En cuanto alMejor RestauLa concesión de los premios rante de Cocina Regional, se fue objeto, según parece, de am- acordó premiar, con todos los plias deliberaciones por parte de merecimientos, a José García los miembros del Jurado. Espe- Marín, del restaurante El Caballo cialmente, el relativo al Mejor Rojo, de Córdoba. Se reconoce Cocinero 1982. El galardón re- con ello la extraordinaria labor de cayó, pienso que con justicia, en investigación que ha llevado a Paul Shif, del restaurante La Ha- cabo García Marín, no sólo por cienda, en Marbella (Málaga) re- recuperar platos de la cocina recientemente nacionalizado espa- gional andaluza, sino también alñol. Es, sin duda, uno de los gunos de la antigua cocina árabe, grandes cocineros de España y de especialmente en lo que se refiere Europa, que hasta ahora no había a repostería. Entie los finalistas obtenido el premio, por ser de para este importantísimo premio, nacionalidad belga Entre los fi- que se concede por primera vez, nalistas estuvieron una mujer ex- hubo muchos restaurantes. Entre cepcional, Irene, de Casa Irene, otros, Panero, de Valladolid; Nien Artíes, Lérida; Carlos Argui- colasa, de San Sebastián; Casa ñano, de Zarauz, que juntó a Gerardo, de Prendes, en AstuJuan Mary Arzac y Pedro Subi- rias; Chocolate, en Villagarcía de jana forman los tres mosquete- Arosa, Galicia. Todos ellos son ros de la nueva cocina vasca; acreedores a un premio por su esFernando Martín, de Trascorra- fuerzo en conservar, modernizar les, el gran adelantado de la y revitalizar las cocinas de sus nueva cocina asturiana, y algún respectivas regiones. otro. El Premio Nacional al mejor En cuanto alMejor Director de Libro se otorgó al del doctor Restaurante, el premio recayó por Martínez Llopis, bibliotecario de unanimidad en Luis Cruañas, de la Academia Nacional de GastroEldorado Petit, n San Felíu de nomía, titulado Historia de la Guixols, que ha conseguido con- Gastronomía Española editado vertir su pequeño establecimiento por la Editora Nacional, con un de la Costa Brava en uno de los extenso prólogo de Rafael Por CEBEA Ansón. Se trata de un libro especialmente importante, con un trabajó de investigación extraordinario. Participó también en las deliberaciones el libro de Mary Lalo Grosso. Dentro de las publicaciones, se acordó, también, premiar a la Guía del Viajero del Banco Exterior, en su edición de 1982, aparecida en cuatro idiomas: español, inglés, francés y alemán. Se trata de una Guía que ha tenido extraordinario éxito en España y en el extranjero, junto a las mejores críticas. El Premio a la Mejor Labor Periodísticarecayó en Luis Enrique Torán, que, con el seudónimo Marco Polo, ha firmado una importante colaboración en la revista Nueva El Jurado de laCrítica Gastronómica, por su parte, y ya en su tercer ano, acordó conceder susPremios 1982, a los Mejores Restaurantes de Hotel El galardón recayó en el hotel Boix, en Martinet, Lérida. Además, se dio un premio especial al mejor restaurante de hostal: Motel Ampurdán, en Figueras, Gerona. Y dos menciones a otros dos hostales: Echaurren, en Ezcaray, La Rioja, y Etxeberri, Zumárraga, Guipúzcoa.