Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SÁBADO 23- 10- 82 CULTURA Y SOCIEDAD ABC 43 Recuperado de la parálisis que le ataba a la silla de ruedas La Habana para un preso liberado El poeta cubano Armando Valladares llegó a París en libertad PARÍS (Efe) El poeta Armando Valladares, todo un símbolo de los presos políticos en Cuba, llegó en la mañana de ayer a París, después de veintidós años de cárcel, convertido en un hombre libre y recuperado de la parálisis que le ataba a una silla de ruedas desde 1974. Pasadas las doce y media de la mañana (hora local y española) Valladares descendió por su propio pie del avión de la Presidencia francesa que le trasladó desde su escala en Madrid hasta París y se presentó ante los periodistas muy delgado y con aspecto de tremendo cansancio. El poeta cubano compareció unos dos minutos frente a la Prensa, acompañado por Regís Debray, el hombre que el presidente Mitterrand envió a La Habana para ultimar con el propio Fidel Castro las últimas gestiones de su liberación. En el salón de honor del aeropuerto de Orly, Valladares levantó las manos, sonrió a todos los que le esperaban y, después de abrazar a su esposa por primera vez desde que salió de la cárcel, agradeció con toda su emoción et esfuerzo del jefe del Estado francés para obtener su libertad definitiva. El poeta cubano, con una voz muy cansada, pero resuelta, encontrado a mi esposa ya para siempre después de tantos años. Estoy muy emocionado, pero comprendan que después de veintidós años... hace unas horas estaba en el calabozo... Ahora me encuentro muy, muy cansado. Armando Valladares sólo contestó con un no sé todavía a la pregunta que le hizo Efe para saber si compartía la opinión de su esposa de instalarse definitivamente en España. Las autoridades francesas han previsto que Valladares pase sus primeras horas en París en un centro hospitalario, donde será sometido a un profundo reconocimiento. ARRABAL, EN EL RECIBIMIENTO Entre los amigos y simpatizantes que le recibieron estaba el dramaturgo español Fernando Arrabal, quien recibió en su casa a su mujer como uno de los miembros del Comité organizado por numerosos intelectuales franceses para promover la campaña internacional que exigió la liberación de Valladares. Armando Valladares fue encarcelado en 1960 por las autoridades cubanas bajo la acusación de atentar contra la seguridad del Estado y ejercer actividades contrarrevolucionarias El poeta cubano, considerado como un símbolo de los presos políticos en aquel país iberoamericano, escribió desde la cárcel varios poemas y dos libros: Desde mi silla de ruedas y Prisionero de Castro ambos editados por su mujer, Marta, en España, Estados Unidos y Francia. La liberación de Armando Valladares también ha puesto sobre el tapete la situación de los presos políticos en Cuba, donde existen todavía entre doscientas y trescientas personas encarceladas, según hizo público el último informe de Amnistía Internacional Por otra parte, las relaciones franco- cubanas han sido estimuladas últimamente con el intercambio de visitas entre dirigentes de ambos países, hasta tal punto que incluso se llegó a barajar la posibilidad de una visita oficial del propio Fidel Castro a la capital francesa. PASO POR MADRID Durante la escala del avión en Madrid no fue permitido el desembarco a las salas habituales del aeropuerto del poeta Valladares, según informaron personas que prestan servicio en Barajas. Fuerzas de Policía Nacional y de la Guardia Civil de servicio en el aeropuerto impidieron a los periodistas el paso hacia las pistas o hasta las inmediaciones del avión, cumpliendo, al parecer, órdenes de las autoridades españolas. Personal de servicio en el aeropuerto indicó a los periodistas que junto al avión que llegó de Cuba fue llevada una silla de ruedas en la que se trasladó a una persona hasta un vehículo, y de él a otro avión. Las personas informantes que prestan servicio en el aeropuerto añadieron que creían que esta persona así trasladada era el poeta cubarlo. El avión al que fue trasladado Armando Valladares parece que se trata de un avión francés, enviado a España para recoger al poeta que, en principio, vivirá en Francia. Los datos sobre esta llegada de Valladares y su paso por el aeropuerto de Barajas son confusos debido a que no se permitió, en ningún momento, que los periodistas tuvieran contacto personal con el poeta. Todas las informaciones han sido obtenidas a través de testimonios de personas que prestan sus servicios en el aeropuerto. Historia de las tribulaciones de un cubano en Cuba LA HABANA (Efe) Quizá la sensación de sentirse libre hizo que el cubano Armando Valladares, veintidós años preso, abandonara su famosa silla de ruedas y se lanzara a buen ritmo y con paso templado a las escaleras del avión que le llevaba a Madrid, primero, y a París, después. Ló cierto es que se vio a un hombre bien trajeado, que aparenta los cuarenta y tres años que tiene, con e l pelo corto, pero no excesivamente, con una bolsa de plástico en la mano izquierda, con una, sonrisa en la cara... Y con entera capacidad para andar por su propio pie. Incluso cuando estaba a punto de entrar en el avión de Cubana de Aviación IL- 62 M, un lliush in soviético, matricula CU- T 1226, alzó el brazo en señal de triunfo y saludó a la Prensa que se agolpaba en la pista habanera de José Martí. Algunos metros atrás, su acompañante hasta París, el encargado de negocios de Francia en Cuba, Pierre Charase, se quedaba al pie de la escalerilla en una maniobra quizá involuntaria pero que permitió a todo el mundo observar cómo Valladares subía ligero y sin problemas los escalones. Armando Valladares fue detenido, junto con 16 personas, en 1960, a los que según los periódicos de la época y el acta judicial se les requisó abundantes explosivos y proganda contrarrevolucionaria. Según datos cubanos, éste, entonces joven de veintiún años, había sido policía en la época de Batista, y aunque ha presentado toda clase de documentos acreditatitvos, estos antecedentes han sido negados en el exterior. Al triunfar la revolución, dejó la Policía y pasó a ser viajante- vendedor de comercio y posteriormente empleado en el Ministerio de Comunicaciones revolucionario. Valladares fue condenado antonces a treinta años de prisión, que se redujeron en 1973, tras una revisión de su causa a veinticinco, por lo que sü liberación debía haberse producido en 1986, ya que nunca aceptó los planes de rehabilitación penitenciaria. En prisión en varias huelgas de hambre, a consecuencia de. lo cual, según médicos cubanos, padeció una polineuropatía muscular que le causaba dificultades motrices, pero que tras un tratamiento en el Hospital Frank País le fue curada, sin que andar significara para él, desde entonces, ningún problema. Desde mediados de los años setenta se inició una campaña en el exterior para su liberación, basada en primer lugar en esa circunstancia de parálisis e incluso se organizó una colecta que recaudó fondos para adquirir una silla de ruedas y enviársela a través de organizaciones internacionales humanitarias. Otra razón de que su caso fuera muy conocido en el exterior se debe a la campaña organizada por los Pen- Clubs literarios, a raíz de la publicación de un libro de poemas que se titulaba, precisamente, Desde mi silla de ruedas Las múltiples peticiones para su liberación fueron recogidas recientemente por el presidente francés, Fracois Mitterrand, quien logró de su colega cubano, Fidel Castro, un indulto que personalmente comunicó al asesor galo Regís Debray la pasada semana. muffeiiz oV S e? A r m a n d o Valladares Por su obra Poesía de trovadores Carlos Alvar, premio nacional Fray Luis de León de traducción MADRID. El Ministerio de Cultura, a través de la Dirección General de Promoción del Libro, ha concedido el premio Fray Luis de León 1982 (Lenguas Románicas) a Carlos Alvar Ezquerra por su obra Poesía de trovadores El Jurado, presidido por el director general de Promoción del Libro, Matías Va lés Rodríguez, y compuesto por Martín de Riquer, Luis Rubio García (por la Junta Nacional de Universidades) Emilio Lorenzo Criado (por la Real Academia Española) Mauro Fernández Alonso de Armiño (por la Asociación Profesional Española de Traductores e Intérpretes) Félix Fernández Murga (traductor galardonado el pasado año) Germán Porras Olalla, asesor con voz, sin voto, subdirector general del Libro, y Emilio López Morillas, secretario general de la Dirección General de Promoción del Libro, como secretario del Jurado. Luis Rubio García excusó su asistencia por motivos de fuerza mayor.