Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 A B C ECONOMÍA VIERNES 1- 10- 82 Empresas Mientras continúa la inspección por parte del Banco de España Se presenta en Nueva York el Banesto Banking Corporation NUEVA YORK (corresponsal) Para presentar el Banco que acaba de adquirir en esta ciudad, el Banco Español de Crédito ofreció anoche una recepción en el Metropolitan Club, a la que asistieron representantes de prácticamente todo el mundo financiero y empresarial neoyorquino. De Madrid se había desplazado expresamente para la ocasión el presidente del Banco, José María Aguirre Gonzalo, acompañado de altos dirigentes del mismo. La nueva institución lleva el nombre de Banesto Banking Corporation, tiene sus oficinas en el Rockefeller Center y tendrá como director a David Rothstein. Cuenta, además, con personal con experiencia en el mundo financiero neoyorquino, pues procede del Banco Argentino, al que el Español de Crédito ha comprado esta filial. Tema del 99 por 100 de las conversaciones en la recepción era si la Banca internacional está capacitada para afrontar la grave crisis que se le viene encima con unos acreedores morosos e incluso insolventes. La conclusión general era que sí, pero que va a ser difícil, doloroso o incluso, para alguno, mortal. Por lo limitado de sus inversiones en el exterior, Banesto es, sin embargo, de los que menos debe temer el periodo tormentoso que tenemos delante. IBM España obtuvo en el ejercicio 1981 unos beneficios de 3.535 millones de pesetas, contra 2.599 millones en el año anterior, según señala la Memoria correspondiente al balance financiero de 1981. Los ingresos durante ese ejercicio se elevan a 53.003 millones de pesetas, con unas exportaciones por valor de 17.038 millones y unas inversiones de 13.159 millones de pesetas. De antiguo viene el conocimiento, y también el convencimiento, por parte de los administrados de que la máquina administrativa puede ser más o menos rápida pero acaba casi siempre alcanzando sus objetivos. Esto significa que cuando se gira a alguien una liquidación, el afectado puede discutirla utilizando los cauces procedimentales y procesales adecuados para ello, pero mientras tanto debe optar por una de estas dos soluciones: o bien paga o pide la suspensión garantizando que ingresará, en su día y en su caso, si pierde la reclamación, en el tiempo y en la forma previstas para tal fin. Esta dicotomía de pagar o garantizar, tradicionalmente ha jugado sólo en el plano administrativo, y así tenemos que en la legislación reguladora tanto del recurso de reposición como de las reclamaciones económico- administrativas existen abundantes previsiones sobre el particular. En cambio, én esta tradición a que nos estamos refiriendo, el manto protector de la suspensión con garantías apenas jugaba cuando se sale del procedimiento administrativo. De ahí que al terminarse la vía económico- administrativa los contribuyentes se han apresurado a pagar, más que por una voca- Los siete grandes niegan su interés por e! Banco de Levante MADRID. Los siete grandes Bancos españoles (Central, Banesto, Hispano, Bilbao, Vizcaya, Santander y Popular) negaron ayer que estén manteniendo negociaciones, actualmente, para absorber al Banco de Levante. Fuentes oficiales consultadas por Europa Press indicaron qué, aun cuando alguna de aquellas siete entidades tuviera interés en el Levante, es lógico que no inicie negociaciones hasta que esté concluida la inspección oficial del Banco. Tal inspección fue iniciada recientemente por el Banco de España y arrojará los datos suficientes para conocer la situación real del Levante, cuya cotización en Bolsa fue suspendida el martes, a petición del Consejo de Administración de la propia entidad. La cotización de las acciones del Banco de Levante sufrió una importante depreciación desde primeros de año hasta el pasado 24 de septiempre. A 31 de diciembre dé 1981 las acciones se cotizaron al 243 por 100 de su valor nominal, qué es de mit pesetas, y el 24 dé este mes, al 135 por 100. Esta baja, dé más de cien enteros, supone la pérdida de 1.080 pesetas del valor en términos absolutos de cada acción, durante el referido período. El descenso se acentuó en la última semana de cotización, en que los resultados fueron: martes, 21,157 por 100 (la anterior, de 166) miércoles, 22,150 por 100; jueves, 23,143 por 100, y viernes, 24,135 por 100. La depreciación causó cierta sorpresa en medios bancarios consultados por Europa Press que aseguraron que no había tanto papel en la Bolsa como para la baja registrada. Estos medios no descartaban que el descenso hubiera sido artificial y no respondiera a la situación del mercado. Por otra parte, el Banco Industrial de Cataluña, que pertenece al grupo de Banca Catalana, solicitó ayer la no cotización de sus acciones para no someter a presiones extraprofésionales, tanto el nivel de cotización como a los accionistas, según Se informó a Europa Press en medios del Banco. Las acciones del BIC pertenecen, en un 75 por 100 a Banca Catalana, y el resto está muy atomizado. Ha sido a este 25 por 100 restante de acciones a las que se ha ido á proteger, amparándose el B 1 C en el artículo 52 del Reglamento de las Bolsas de Comercio. Se trata, por tanto, de una suspensión temporal, hasta tanto se normalice la situación política española, señalaron las mismas fuentes, y se pueda operar fuera de presiones externas al propio mercado. Que en este período podrían intoxicar el mismo. Las fuentes del Banco informaron que no hay- ninguna operación detrás de la suspensión de cotización y que Banca Catalana no piensa por el momento modificar su participación accionarial en el BIC. De todas formas, el volumen de cotización del BIC ahora era poco importante. Como es sabido, Banca Catalana posee el 98 por 100 de las acciones del Banco Industrial del Mediterráneo (BIM) cuyas acciones, al igual que las del BIC, no se cotizan en Bolsa. mento de la interposición del recurso deberán garantizarla de un modo adecuado. El cambio sustancial a que hemos hecho referencia y que saca la suspensión de la nebulosa esfera délo discrecional al terreno sólido de lo reglado y automático ha empezado a producir efectos en el propio proceso contencioso- ádministrativo, y así, en un reciente auto de Audiencia Territorial se dice que tal cambio de criterio legislativo no puede por menos trasladarse, si no a la, letra sí al espíritu del artículo 123 dé ley Jurisdiccional a fin de estimar que no debe llegarse a la conclusión de que la mera posibilidad de que pueden ser evaluados económicamente y en su caso reparados los perjuicios por la ejecución, en virtud de la pública presunción de solvencia de la Administración (clásica razón invocada) obliga a negar la suspensión solicitada cuando de deudas tributarias se trata si el interés público queda garantizado como la normativa vigente establece, porque independientemente de que la dificultad de señalar los perjuicios, que está muchas veces presente cuando de desembolsos importantes, atendidas las circunstancias del sujeto pasivo. -Jaime BASANTA DE LA PEÑA. Hojas de alcabala Suspensiones y recursos ción particular de buen ciudadano, para evitarse la puesta en marcha de la máquina recaudatoria. La situación descrita se funda en el clásico principio de ejecutoriedad de los actos administrativos, a. cuya virtud lo que hace la Administración vale y debe seguir adelante, mientras que no se demuestre lo contrario, y en el no menos provecto principio del solve et repete que conduce a pagar y después recia- mar. -Ahora bien, mientras este último principio, aún plasmado en el artículo 57.1. e) de la ley Jurisdiccional, ha sido objeto de una Jurisprudencia flexible, según la cual, ha de entenderse que el previo pago como requisito para la admisión de un recurso de esta naturaleza tiene carácter excepcional, pues es menester él que las propias leyes sustantivas obliguen a ingresar para tener acceso a la vía contenciosó- administrativa; en cambio el principo de ejecutoriedad continúa pesando y la suspensión en vía a que nos referimos tiene un carácter insólito, ya que el artículo 122 de la ley Jurisdiccional exige para la suspensión que la ejecución del acto recurrido hubiese de ocasionar daños o perjuicios de reparación imposible o difícil y el artículo 123, que regula la tramitación de las peticiones de suspensión dispone que si la representación del Estado se opusiera a 4 á petición fundado en que de ésta puede seguirse grave perturbación a los intereses públicos, que concretará, no podrá el Tribunal acordarla sin, que previamente informe el Ministerio o autoridad de que procediese el acto o la disposición objeto del recurso Así las cosas, el procedimiento económico- administrativo ha sido modificado por obra de una reciente normativa (real decreto 1.795 80, de 12 de diciembre y real decreto 1.990 81, de 20 de agosto) destacando en la nueva regulación el que la suspensión del acto administrativo ya nó se produce en forma discrecional, sino automática y, en todo caso, a instancia de los interesados, quiénes en el mo-