Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
-MIÉRCOLES 22- 9- 82 ESPECTÁCULOS ABC I 65 Crítica de teatro a Recibo en Oviedo la triste noticia de la muerte de Pedro Meroño, un rriúsicO ligado más de medio siglo al mejor hacer artístico profesional madrileño y un buen amigo de cuantos lo conocimos en este ambiente, en el que sólo por el inexorable rigor de las leyes de jubilación había cesado su participación activa y brillante. Pedro Meroño fue uno de los mejores instrumentistas de cuerda y tambiéb uno de los músicos de más sólida formación- de nuestro paisaje. Con el puntó de partida, ya lejano, de la Orquesta Sinfónica de Madrid, la legendaria Orquesta Arbós se convirtió, desde el nacimiento de la Orquesta Nacional en 1940, en pilar del nuevo conjunto como solista de viola, puesto en el que permaneció hasta la misma fecha, en que por cumplir los setenta años hubo de abandonarlo. Recuerdo bien el homenaje rendido por el público del Teatro Real, tanto a él como a su compañero, el concertino Luis Antón, en el programa dominical del adiós y los términos de alto elogio que mereció del entonces director de la Orquesta, Rafael Frúhbeck. Pero donde. Pedro Meroño desarrolló un trabajo artístico más fecundo y personal fue en la Agrupación Nacional de Música de Cámara, nacida en los primeros momentos de la posguerra y sostenida muchos lustros. En aquef estupendo conjunto que formaban con él Luis Antón- -único sobreviviente- Enrique Iniesta, Juan Ruiz Casaux y Enrique Amparo Baró, Asunción Balaguer, María José Alfonso, José Bódalo y Ana María BarAroca, escribió algunas de las páginas interbany pretativas más decisivas de un período trasTítulo: El sombrero de copa Autor: Vital Aza. Revisión del texto: Rafael Pérez Sierra. Dirección: cendente por cuanto suponía la recuperación José María Morera. Escenografía: Gustavo Torner. Intérpretes: María José Alfonso; Amparo Baró, José del pulso artístico interrumpido uri tiempo. Bódalo, José María Pou, Joaquín Kremel, Félix Navarro, Juan Calot, Ana María Barbany, Asunción BalaNunca olvidaremos los ciclos del Ateneo, del guer, Carmen Gran y José Andrés Alvarez. Teatro Bellas Artes. María Guerrero, los stradivarius dé palacio... Me uno de corazón al sentimiento de sus El sombrero de copa es una comedia de Munido de una sustanciosa subvención del compañeros, músicos y amigos, y al de su enredo al modo español, en la que no pasa Ministerio de Cultura aparece un nuevo hijo, el actual subsecretario de Cultura, fiel equipo de producción teatral acogido al título nada pecaminoso. Todo ha pasado ya aficionado, y su primer admirador. -Antonio de Centro de Producción Teatral ALCA VA, cuando se alza el telón. El desliz de Leo- FERNANDEZ- CID. que inicia su tarea con una revisión afortu- poldo, marido sometido a la tiranía de una nada. La de la comedia de Vital Aza El som- mujer de carácter y adinerada, está en su brero de copa estrenada eri diciembre- de epílogo y entonces, precisamente, un error, más que los rasgos genéricos, menospre 1887 en Madrid, cuando su autor estaba, si no de diferente entidad que alguno? que disciando meterse en psicologías descriptivas. ponían en sus comedias Osear Wilde, Fey- Los personajes actúan según su definición. puede decirse así, de moda, en la mitad poco deau o Sacha Guitry, conduce al descubrimás o menos de su vida. Artaud hubiera aplaudido este esquinazo al la no sin pasar psicologismo que tanto impregnó la comedia Vital Aza es uno de los autores ligeros del miento de porinfidelidad malentendidos o previamente todos los española en la primera mitad de este sigio. siglo XIX que han sido olvidados y hace quidprocuos propios de tal tipo de comedia, Las peripecias, bien barajadas por el autor, muchos años que no se representan. Genesegún los antecedentes considerados gloriohan sido desarrolladas con ritmo seguro, sin ralmente en los tratados sobre literatura suele de Calderón. Vital Aza pro- pausas y sin precipitaciones por la dirección aparecer mediante una alusión de línea y sos de Lope o equívoco con enorme sencide Morera, y la mayor libertad tomada ha media o menos. Así sucede en la Historia duce el primer simplemente que Carlos, llez, haciendo sido la caricatura del vodevil, género basado dó la literatura de Valbuena, por ejemplo, y marido fiel y político desafortunado, cometa el en mecanismos relojeros con muchas puerel profesor Ruiz Ramón en su Historia del error de romper una carta en lugar de otra. tas, dotando a la casa de Paz, la astuta deteatro español desde sus orígenes hasta mil Eso pasa todos los días para tormento de mimondaine madrileña que, como Renovecientos forzosamente compendiosa por maridos y esposas infieles. ¿Por qué no beca está tratada desde, el prestigio de la el extenso periodo que abarca- -y quien había de pasar en 1887 y en una comedia evocación y la ausencia, mediante un decomucho abarca... -en su mínima anotación burlescamente crítica y moralizante por el rado con quince puertas por las que entran sobre el saínete, que merecería un amplió caempleo superclásico del castigat ridendo arbitraria e injustificadamente- -y salen, claro pítulo, sentencia que nada añaden de dramores está- -los personajes durante el enredo. máticamente valioso Ramos Carrión ni Vital La escenificación de Gustavo Torner se ha Brillantísima, llena de autoridad, con una Aza y sus disparates cómicos. El subrayado ido fuera del históricismo propio de finales de comicidad que emana del sentimiento dé que es mío. Pues bien, El sombrero de copa es siglo para buscar la atmósfera del decoratiFilomena, la esposa rigurosa, está pasando una construcción teatralen la que luce un invismo de la primera quincena del siglo XX, por un drama, Amparo Baró produce la dinágenio combinativo y una capacidad mecánica pero evitando el peligro del kitsch que hoy mica y la domina por completo en un trabajo para promover situaciones, equívocos y reacimpregna a las volutas del Modern Stil re- cómico delicioso. María José Alfonso, en un ciones lógicas que no cede en nada a autohabilitado por el coleccionismo en los últimos personaje más desvanecido, cumple discretares muy revisados y en consecuencia muy revalidados, como Labiche o Feydeau. Aquí los años. Pese a la atmósfera estilizada que así mente su cometido y está realmente muy grase produce, la comedia continúa anclada en ciosa en algunos momentos; agudísima de fagocitos que medran en el caldo de cultivo su tiempo y en sus connotaciones españolas expresión gestual y actitud Ana María Nardel autodesprecio nacional habían decretado porque el texto, pese a todo, las impone. bany; excelente, Pou; con serenidad en un hace tiempo la nulidad de Vital Aza y otros Esos maridos y esas esposas son celtibéricos corto papel, Bódalo, dueño de stf arte; graciomuchos autores. Es posible que esta revisión, caracteres en los que e l autor no ha puesto sos y muy acopiados, Navarro, Kréfnel, y sirque el crítico había sugerido repetidamente a ven con propiedad sus personajes episódicos algunos actores cómicos en busca de comeo auxiliares Asunción Balaguér, actriz para dia por los escenarios de París, Londres o más empresa, Calot, Carmen Gran y José Nueva York en vista de la carencia nacional ASESORÍA MERCANTIL Andrés Alvarez. Vital Aza es (a prueba de del género, origine la legítima, discreta, no CONTABILIDAD, IMPUESTOS, CONTRATOS que existe un repertorio descuidado que desmedida rehabilitación del gracioso come. CRÉDITOS, PRESUPUESTOS. HVIPAÜADOS. ETC. puede renovar hoy sus éxitos Bel; siglo pádiógrafo y excelente escritor y articulista que Teléfono 773 65 61 sadoA- Lorenzo LÓPEZ SANCHO. fue Vital Aza. Rehabilitación de Vital Aza con El sombrero de copa