Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LUNES 20- 9- 82 ESPECTÁCULOS A B C 37 pues de una larguísima frustración, no sólo de actuar como quienes en rigor son, sino de aceptarse como tales. Las dos parejas fracasadas, destruidas por su desamor continuarán no unidas, sino apretadas en el hogar que odian y en el que lo más fuerte es el orden establecido por el desaparecido opresor. La pareja juvenil que sólo aspiraba a la libertad y era capaz de asumiría, será privada de hacerlo por un acto de violencia, no más grave en el fondo que los ejercidos por el abuelo para dominar y corromper a sus hijos y sus nueras. La acción no es locafizable. Puede ocurrir O no en España aunque algunas de las claves induzcan al espectador a entrar en un juego de alusiones que retrotrae la acción al final de la etapa cuarentañista y. de ser aceptadas así, reducen la comedia a una metáfora o todo l.o más a una alegoría. No hay costumbrismo, no hay alusión directa a una realidad temporal o local. Eso coloca al drama en un alto nivel significativo y lo convierte en una admonición, condenatoria de la renuncia, estimuladora a la conquista de la libertad y a le decisión de su ejercicio que esa y no otra es la esencia del hombre, ser libre, y la característica de la verdadera libertad, ser ejercida. El léxico de Gala es eminentemente lírico y si se mira bien, localista. Su gracia, hecha de paradojas pequeñas, de réplicas al modo popular y de incursiones en fraseos poéticos, escapa a una connotación costumbrista o realista. No sé habla como hablan los seres de la comedia en la vida cotidiana, pero es que estos personajes, sin dejar de ser humanos alcanzan la condición de prototípicos. es decir que son más bien grandes estereotipos que simples tipos. El mensaje desenvuelve sus reflexiones, sus conclusiones con deliciosa frescura coloquial dramática, no vulgarmente realista. Las escenas se suceden eausalmente, engrendrando las unas a las otras, con tendencia incorregible a hacerse más narrativas que dramáticas, o sea más literarias de lo que es usual en el teatro de hoy. Pero el texto es bello, inteligente y seduce por su finura y su desparpajo alternados, al espectador. En un escenario un tanto grandilocuente y efectista, que recuerda lejanamente al de Los buenos días perdidos en que su plástica es sumamente literaria, brillan Encarna Paso y Julia Gutiérrez Caba como dos grandes actrices. Desgarrada en un tipo muy carnal, gracioso e impertinente, la primera, contenida hasta que llega el momento de la violencia y el grito, la segunda. Las dos dan alta medida de su capacidad expresiva. Los dos personajes asumen gestualmente, vocalmente, su definición, enérgicamente diseñada por el autor. Los personajes masculinos son más pasivos. Llopart está enorme en sus medidos silencios, conformidades, y sumisiones. Una labor muy difícil y plenamente lograda. De Blas, que es un gran creador de tipos, tiene un personaje muy inhibido que le ha quedado escaso al autor y eso se nota pese a su excelente trabajo. Está muy sincero, muy natural, grato, convincente. Ayones en un personaje al que le corresponde el sermón pro autenticidad y libertad, que Gala, con muchos más fililíes confiaba a la Adelaida de La vieja señorita Emma Suárez, se queda algo corta, no exterioriza suficientemente ni su inquietud, ni su reprobación, ni su dolor. Sin embargo en i? bien tratada de movimiento escena de amor entre los dos, ambos alcanzan un grado de poesía y de ternura que pone el debido paréntesis en e! sórdido drama que madura. Es una lograda construcctóri tín elocuente discurso por libertad y autenticidad, un bien graduado continuo de situaciones El cementerio de los pájaros dentro del teatro de la palabra, del teatro poético que caracteriza la dramaturgia, ahora en plenitud, de Antonio Gala- -Lorenzo LÓPEZ SANCHO. Crítica de teatro El cementerio de los pájaros de Antonio Gala, en ia Comedia Gabriel Llopart, Encarna Paso, Irene Gutiérrez Caba y el autor, Antonio Gala Titulo: El cementerio de los pájaros Autor: Antonio Gala. Dirección: Manuel Collado. Escenografía: Gerardo Vera. INTERPRETES: Gabriel Llopart, Encama Paso, Irene Gutiérrez Caba, Ernma Suárez, Manuel de Blas, Miguel Ayones. Teatro de la Comedia. Si La vieja señorita del Paraíso comedia desde un plano diametralmente opuesto áí estrenada en octubre de 1980, supuso un mal anterior ai problema o los problemas de la lipaso en la línea creadora de Antonio Gala, bertad, consuman un nuevo crimen, cuyo reaunque un extenso éxito de público pareciera sultado es enclaustrarlos de nuevo en la contradecir los rigores casi unánimes de la opresión y la esclavitud. Esta estructura, edificritica más responsable, El cementerio de cada sin contradicción, con firmeza, y melos pájaros presentado el viernes en el tea- diante gradaciones que recuerdan a veces la tro de la Comedia es, para el crítico que sustécnica de. sucesivas desveladuras de Ibsen, cribe, un firme paso, una sólida y bella creacrea un orden cerrado en el cual todo está ción dramática que no sólo consolida su previsto y puede ser considerado inevitable crédito sino que lo levanta categóricamente desde la primera escena, no obstante lo cuai porque esta pieza es una de las mejores coexiste un suspense una vacilación del esmedias de su autor. pectador ante los futuros episodios y el deGala propende a u n cierto idealismo cuyos senlace, a pesar de la lógica de éste. Antonio tintes inconformistas no se adelantan a iaGala, no modifica ninguna ley del teatro conevolución de la sociedad para ta que escribe temporáneo, pero maneja con resuelta habiliy también a un cierto maniqueismo que le ha dad los procedimientos técnicos más adecuainducido muchas veces a plantear sus conflicdos a su tema. tos como pugnas entre buenos y malos. Por Y este tema es. otra vez, el de la libertad. lo regular, como en el caso de La vieja seSus personajes carecen de libertad, pero asñorita los buenos de Gala son los rebeldes piran a ella. Guando, por una circunstancia a las normas sociales y los malos aquellos fortuita, la encuentran, su necesidad se conque opresivamente las utilizan y quieren havierte en angustia, Son incapaces ya, descerlas respetar. Ahora el autor no procede así: todos sus personajes buenos en lugar de rebelarse aspiran a huir. El idealismo anterior se ha convertido en una singular forma de pesimismo. Los malos no podrán liberarse y deberán reorganizarse con sumisión a las normas injustas que odiaban, y los buenos tampoco lograrán huir. Serán víctimas de los matos. Sobre ese esquema apriorístico, Antonio Gala construye una bella estructura dramática cerrada en dos núcleos que se articulan de análoga manera. En el primero, los dos cuadros del primer acto, dos hermanos y sus esposas, sometidos al implacable despotismo del abuelo padre de ios dos hombres y suegro de las dos mujeres, desesperados por la opresión que padecen planean un crimen, rebelión no abierta sino cobarde, y lo consuman. En su voluntad. Si esa acción se transLABORATORIO forma mediante una sorpresa, ése es un legíVENDE ESPECIFICO. VENTAS: 4.000.000. timo ardid del talento constructivo del Precio: 4.000.000 dramaturgo. En el segundo, enfrentados Apartado 48.073