Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 11- 7- 82 ESPAÑA 82 No hay caso ABC 1 IX Excelente partido ofensivo de las dos selecciones Polonia, con sobriedad, dio la estocada a los franceses en una gran vicefinal ALICANTE (Ventura Güera, enviado especial) La guerra mundial de selecciones la debió inventar Napoleón antes de que el fútbol existiera. Los polacos, muy cucos ellos, no se olvidan del pasado y tienen el trauma colado en su subsconsciente, chafados en aquella derrota de las armas. Desde entonces, el espíritu de revanchismo ha estado presente de algún modo para cuando llegara la ocasión. Ha tenido que ser el fútbol la motivación de intentar saldar aquella deuda. Por si acaso, los duelos entre Polonia y Francia no fueron muy frecuentes, no fuera a repetirse una historia como la de Ulm, que por todo se puede pasar excepto por caer dos veces en sus manos. El rencor es algo que, hasta ef más generoso, siempre se guarda para ocasión de futuro. Quienes alguna vez hayan visitado Varsovia y hayan chapurreado algo de francés sabrán que lo galo es asunto de tocar madera. Ocasiones para devolver la pelota de aquella guerra que permanece aún en los cerebros de quienes incluso no llegaron a conocerla, no hay muchas, hoy por hoy. Por eso, una vicefinal de fútbol podría servir para recuperar parte del orgullo. Polonia se lo tomó tan en serio que ni con el condicionante de un gol francés temprano y el fácH juego latino se rindieron un minuto. Era su ocasión de lujo para quitarse traumas, y lo consiguieron con apenas sus tres hombres de la legión extranjera. Organizados los contragolpes por el belga Lato, el italiano Boniek y el galo Szaemach, Polonia encontró la vía del gol, perdida en no se sabe qué complejos latinos. Aunque Francia había jugado mejor, las oportunidades para el consolador hachazo del gol rio las desaprovecharon los polacos. Antes de llegar al descanso ya se habían adelantado con un precioso cabezazo, producto de su machaconería ante el portal francés. Cuando marcó Majewski, todos se fundieron en un abrazo que parecía imposible. Era el simple premio a su tesón. Cuando remachó Kupcewicz, la alegría estalló en lágrimas. OTRA VEZ FRANCIA. Urge, sin embargo, reconocer los méritos del vencido. Hidalgo dio a luz un equipo de formidables supfentes. Él cuadro galo funcionó con su soltura habitual y antes de desmayarse provocó el aplauso general con su juego por las alas, con su tiro en todas las distancias, con su técnica de tira líneas para el pase adonde corre el compañero. Aun perdiendo, Francia ha sido hasta el último minuto la gran revelación del Mundial. Tuvo mala suerte frente a Alemania y fue cazada por Polonia para un honroso cuarto lugar. Lo malo de los galos, como en todos los hechos de su vida, es su orgullo: se creen superiores a todos los demás. En fútbol, amigos franceses, la vanidad es mala consejera. Traducido a la vicefinal de ayer, no se puede dejar desmarcado todo el tiempo a Boniek, como si fuera un escolar sin peligro. Jugó tan suelto el reciente fichaje de la Juventus que todo el equipo polaco se catapultó hacia el éxito a través de sus acciones Fue la gran figura, demostrando un exquisito proceder, tanto en la filigrana del regate como en el temple para la distribución del balón. Sin embargo, aunque hay triunfos individuales (y Boniek bastaría con su figura grandiosa) el mérito de la Polonia de ayer, como en la noche frente a los belgas, fue de todo el colectivo. FÚTBOL TOTAL. El otro día hablaba del espíritu de solidaridad que atenaza su trabajo. Trabajan todos para todos. Corren como gamos, juegan largo af hueco y su condición física es marathoniana. En suma, fútbol total, muy seguro del control del balón, tal vez por el defecto de pasar por el tamiz aburrido de los países del Este, sin la menor chispa para una gota de espectáculo. Ellos van a ganar, no a divertir. Son pegapases de feria para orejas trabajadas a pulso; no como los franceses, que son unos artistas finos para el ole, aunque ayer pincharon en hueso pese a entrar por derecho cargando la suerte en el envite, sin buscar rincones fáciles para estocadas de compromiso. En fin, dentro de lo que es una vicefinal, el partido fue muy entretenido. Los dos equipos jugaron bien y buscaron el gol con ansiedad. Las alternativas fueron tantas en ambos casos que el tanteador pudo haber finalizado con un 8- 7, por ejemplo, sin que nadie se hubiese alarmado. El público lo pasó de rechupete y hubiera querido un empate para media hora más de diversión. Y es que, en efecto, en pocos partidos corrió más el balón que en éste, hacia una portería o la otra, señal de la doble ambición de ganar. Es lo bueno del fútbol y pronto habría que suprimir como positiva la acción de empatar. Francia y Polonia se pegaron una paliza en Alicante. Una con más virtuosismo; la otra, con más rentabilidad. La Federación había autorizado las medias blancas de Anonada MADRID. La Federación Española de Fútbol ha hecho pública la siguiente nota informativa, en relación a. fas medias utilizadas por el portero de la selección española, Luis Miguel Arconada. La nota dice lo siguiente: En relación con la noticia difundida por algunos medios de comunicación social sobre un supuesto expediente instruido al jugador internacional Luis Miguel Arconada por haber utilizado en los recientes encuentros del Campeonato del Mundo medias de características distintas a las de la uniformidad de la selección española, la Real Federación Española de Fútbol informa qué dicho jugador solicitó la correspondiente autorización, que le fue concedida, para usar las medias que utiliza normalmente en su equipo. Como los aficionados en general habrán podido comprobar, esta misma circunstancia se ha dado en otros guardametas de las distintas selecciones nacionales que han Concurrido al Campeonato del Mundo y que tampoco han utilizado las medias de sus respectivos uniformes. Para Hidalgo, inaceptable jugar dos partidos en 48 horas Piechniczek: Nuestro tercer puesto, totalmente merecido ALICANTE. Michel Hidalgo, preparador del equipo francés, se mostró tranquilo tras el encuentro de ayer en el Rico Pérez, de Alicante. Lo único que consideró inaceptable es haber tenido que jugar dos encuentros en sólo cuarenta y ocho horas, sobre todo después de la terrible batalla de la semifinal ante los alemanes, resuelta en los lanzamientos de penalties. Sin embargo, dijo: Hemos perdido ante Polonia más por errores nuestros que por realizar un juego poco dinámico. También, lógicamente, se han acusado las bajas de algunos titulares. Yo, como en este Mundial estaban autorizados veintidós jugadores, he querido dar una oportunidad a casi todos ellos. Para Hidalgo, el balance global de la selección gala en este Mundial ha sido positivo, pues pudo demostrar el fútbol que hoy se practica en Francia. Nuestro primer objetivo era pasar a la segunda fase, y hemos llegado al cuarto puesto entre veinticuatro países. Juzguen ustedes mismos. En cuanto a Platiní, que ayer no actuó, dijo que Francia hizo mejor fútbol, pero encajamos algunos goles estúpidos, y por esa razón no merecimos ganar POCO. Él seleccionador polaco salió muy deprisa del Rico Pérez, porque pierdo el avión, y ustedes lo comprenderán A pie de autocar dijo sin embargo que Polonia no había ganado por las bajas francesas, porque los que actuaron lo hicieron mejor que lo podían haber hecho los que se quedaron en el banquillo, bien por lesión, bien por cansancio Se mostró plenamente satisfecho de la actuación polaca en la Copa del Mundo. Sólo flojeamos en la semifinal ante Italia. De siete partidos hemos ganado cuatro, empatamos dos y sólo perdimos esa semifinal, por lo que creo que el tercer puesto que hemos iogrado es totalmente merecido. Añadió que el Mundial ha sido un torneo muy difícil. Nosotros formamos un equipo con mucha juventud, con algún veterano -se refería a Lato- por loque no puedo pedir demasiado a los jugadores. -Ficha técnicaPOLONIA: Mlynarczyk; Dzíuba, Kupcewicz, Janas, Matysik (Wojcicki en la segunda parte) Szmuda, Majewski, Boniek, Lato, Szarmach y Buncol. FRANCIA: Castañeda; Amores, Tresor, Janvion (López en el minutó 64) Mahut, Tigana (Six minuto 83) Larios, Girard, Couriol, Bellone y Soler. Arbitro: Garrido da Silva, portugués, auxiliado por Lacame (Argelia) y Vázquez Rubio (México) Tarjeta amarilla a Wojcicki, a Soler y a Lato. Goles: 0- 1. Girard, minuto 13; 1- 1, Szarmach, minuto 41; 2- 1, Majewski, minuto 45; 3- 1 Kupcewicz, minuto 47; 3- 2, Couriol, minuto 73. Estadio Rico Pérez, de Alicante. Unas treinta mil personas. Temperatura, 28 grados. PIECHNICZEK HABLO