Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Tel evision Un turno de tribulaciones El caballo televisivo de don Jesús Hermida- -ya sea penco, percherón, cimarrón o pura sangre- -sigue levantando nubes de polvo por donde quiera que pase, y es que, mal que pese a algunos, al señor Hermida se le nota la larga temporada que vivió en la meca de los massmedia que es Estados Unidos. ¿Televisión amarilla? No importa: al fin y al cabo la enfermedad es la salud del microbio, y el caso es que, mal o bien, hablen de uno, como se habla del tupefacto presentador. El domingo último, ustedes lo vieron, le tocó el turno ai cine y sus desnudos de majas españolas. Allí estaban, entre otras, Charo López, elegante; Lina Morgan, jovial; Concha Velasco, señora; Eva Lyberten, osada; Eva León, confidencial; María José Cantudo, cordial; María Asquerino, nostálgica; Mari Cruz Sonano, fuera de lugar. El público, bien: bullidor. Con algunos intrusos de la mala educación que seguramente confundieron el estudio de t e l e v i s i ó n con un tentadero de becerros. Tor ejemplo, aquel ejemplar con aires de Marty Feldman, sátiro de los bosques de Prado del Rey, que trató de sacudirse el complejo de inferioridad luciendo el espantajo para chupar cámara. Llegó al insulto personal y el señor Hermida amenazó con echar mano de la fuerza para arrojarle del paraíso. En el f o n d o toda la disputa estaba motivada por ese machismo de tos infiernos que nos luce- -que no HBS otra cosa que mala educación- -que en esta ocasión estaba muy bien representado en algunos sectores del público asistente al programa y que hizo gala de toda su artillería pesada contra ocho señoritas que, en contra de lo que esos mismos seres hubieran deseado, se comportaban como personas en toda la intensidad del término: sustancia individual de naturaleza racional cualidades adquiridas al nacer y que no se i Una Morgan y Concha Velasco, dos de las actrices participantes en el programa Su turno pierden ni se velan por mucho posar ante una cámara igual que cuando se nace. Esta, pues, era la cuestión, y no lo duden. Porque de haber sido señores y no señoras los protagonistas, no hubiera habido salidas de tono por parte de nadie, entre otras cosas porque a la salida del programa más de uno se habría encontrado con una guantada. ¡Quiero ser artista! El programa Vivir cada día que se emite hoy a partir de las ocho y media de la tarde, recoge las vivencias diarias de un grupo de muchachos que aspiran a ser artistas. Casos concretos de jóvenes que quieren llegar a ser como Concha Piquer, Juanita Reina o Marifé de Triana o primeros bailarines de un ballet y recoger los cálidos aplausos de sus admiradores. El programa trata de reflejar la realidad de estos jóvenes, sus. diez horas diarias de estudio, sus clases de baile y de canto, en definitiva, su vivir cada día en el que ocupa un fugar destacado sus ilusiones por un mañana en el que su nombre figure en grandes caracteres luminosos a la puerta de los teatros y tabfaos. Unos, los menos, alcanzarán la meta; otros, la mayoría, se irán quedando en el camino, y tendrán que dedicarse a dar clases de sevillanas o de cualquier baile popular andaluz a niños pequeños. Dolores es una joven sevillana que aspira a ser como Juanita Reina o Marifé de Triana; para Amparo, otra joven con deseos de ser artista, la aspiración es grabar discos y cantar un día en un gran teatro; Juan Manuel, de dieciséis años, y Miguel, de catorce, quieren ser bailaores primeras figuras para de esta manera amortizar la gran inversión de tiempo, dinero y sueños que sus padres han puesto en sus aspiraciones. Pero ellos no son los únicos, son muchos los jóvenes andaluces que pueden hacer suya la frase de ¡Quiero ser artista! Chicos y chicas, en su mayoría de origen humilde, que acuden a las numerosas academias existentes en cualquier ciudad andaluza. Pero estos sueños y estos deseos en muchos casos no llegan a realizarse. El programa también recoge las vivencias de María Oliveros, que fue una brillante alumna de la academia de Matilde Coral, también cargada de sueños de éxito. Hoy conoce una parte de la realidad, precisamente el aspecto más amargo del mundo del espectáculo. Una realidad en la que aún no piensan tes- que +io y son akrmnos. Todos ellos son, fundamentalmente, los protagonistas del Vivir cada día de noy. La crisis en et reinado de Alfonso XIII El caciquismo, la radicalízación de los nacionalismos, la malograda figura de Canalejas, el impacto de la primera guerra mundial, las tensiones sociales, etc. fueron los factores que contribuyeron a la crisis que acompañó al reinado de Alfonso XIII, crisis que se había acentuado a partir de 1882 y que rompió la atmósfera de estabilidad y prosperidad que reinó en la España de la Restauración. Al coloquio sobre el tema La crisis con Alfonso XIII que se analiza en el programa La víspera de nuestro tiempo asisten Carlos Seco Serrano, catedrático de Historia de la Facultad de Ciencias de la Información, de la Universidad Complutense, y académico de miembro de la Real Academia de la Historia; Vicente Cacho Viu, catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Barcelona; Juan Pablo Fusí, profesor agregado de Historia Contemporánea de la Universidad de Santander y autor del artículo El movimiento obrero español 1876- 1914 J o a q u í n Arango, profesor adjunto de Historia Económica y Social de España en la Facultad de Ciencias Políticas de Madrid y autor de artículos sobre industrialización, cambios demográficos y movimientos migratorios, y M i g u e l Herrero y Rodríguez de Miñón, diputado de UCD por Madrid. ryf ífV Parecerse a sus ídolos y recoger los cálidos aplausos, meta de numerosos jóvenes que quieren ser artistas MARTES 18- 5- 82 ABC 125