Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SÁBADO 24- 4- 82 CULTURA Y SOCIEDAD A B C 39 En el tradicional acto celebrado en Alcalá de Henares Palabras del Rey Hay días que presentar una luminosidad especial, un simbolismo característico. Y estos veintitrés de abril, en los que anualmente venimos reuniéndonos en este marco de la Universidad de Alcalá de Henares para la entrega de los premios Miguel de Cervantes, tienen ya un definido carácter que bien pudiera calificarse de plenitud primavera) Son momentos en los que es permitido y casi obligado, ante un futuro incitante, mirar atrás para reflexionar, tanto sobre fá íáréa que nos espera como sobre la responsabilidad, que el pasado ha puesto- sobre nuestros hombros. Porque existe el peligro de que la costumbre o la rutina nos haga olvidar que actos como éste no pueden improvisarse ni cele, brarse en cualquier parte. Nos respaldan cuatros siglos de gestación, con sus luchas, sus caídas y su grandeza. Todo lo cual es necesario asumir porque conforma nuestra Historia, nuestra personalidad. Quiero llamaros ía atención a los hombres de letras sobre esta responsabilidad, que a todos nos incumbe como hispanos y que a nadie cedo desde el punto de vista de un firme y arraigado compromiso de fidelidad. Pero al mismo tiempo que la Consideración del pasado nos vincula, pasa ante nosotros la visión diaria, con frecuencia cruel, de los acontecimientos que se: suceden: en el mundo, de los que, naturalmente, nosafectan muy especialmente los que se desarrollan en nuestro propio suelo y en el de las naciones hermanas. Y es a partir de la confluencia de estas dos realidades: nuestra común cultura, fruto granado de un largo proceso, y nuestra sensibilidad responsable de hombres valientemente encarados a un porvenir que es necesario mejorar desde ahora día a día, en ello me baso, como Rey de España y como ciudadano orgulloso de la comunidad a la que pertenezco, para pedir á todos un supremo esfuerzo. Un esfuerzo de tan. intenso carácter innovador como preciso sea, para buscar en nuestras comunes raíces históricas respuestas- -que, sin duda, las hay y tan válidas o más que en cualquiera otra cultura- -respuestas claras, concretas y eficaces para una convivencia más justa, para una tarea común y generosa capaz de colaborar en el logro de un bienestar exigido por la dignidad humana para todos y cada uno de los habitantes de la. Hispanidad y del mundo, para una ilusión de trabajolde perfección y de mutuo respeto. Hombres empeñados en esta tarea, primero con el apasionamiento propio de la juventud, luego con la serenidad de la madurez, como es el caso de Octavio Paz, constituyen vivo ejemplo de lo que supone dedicar una vida al servicio de un alto ideal. Que nuestra comunidad siga enriqueciéndose con su trabajo es el don que hoy, como Rey de España, y al hacerle entrega de este premio cimero, le agradezco, al mismo tiempo que le felicito muy cordialmente. Como poeta y meditador de bella prosa, cabe reconocer en él la superación de las ideologías y la capacidad de síntesis para asumir sin complejos esta herencia hispánica en la que han de encontrarse anchas vías para la vigencia de una tradición cultural más y más comúnmente participada. Me permito apropiarme estas palabras reveladoras de Octavio Paz: Necesitamos nombrar nuestro pasado, encontrar formas políticas y jurídicas que lo integren y lo transformen en una fuerza creadora. Sólo así empezaremos a ser libres. Si la pluma, en palabras de Cervantes, es lengua del alma he aquí proclamando un mensaje del espíritu hispánico formulado por un escritor de dimensión universal, al que merece la pena dedicar. la vida. Los Reyes entregan el premio Cervantes a Octavio Paz MADRID Carmen Fuentes) En el bello marco del Paraninfo de la antigua Universidad Complutense, la de Alcalá de Henares, Sus Majestades los Reyes Don Juan Carlos y Doña Sofía presidieron, a mediodía de ayer, los actos de entrega del premio Cervantes- -el Nobel de las letras castellanas- -al poeta, ensayista, crítico y autor teatral mexicano Octavio Paz. Alcalá de Henares, la ciudad que viera nacer a Cervantes, se vistió ayer de gala para conmemorar el CCCLVI aniversario de la muerte del autor de El Quijote y entregar el máximo galardón de las letras hispánicas- -en su sexta edición- en un solemne acto al que asistieron las primeras autoridades del mundo de nuestras letras. A las once de la mañana- -una hora antes pronunció un bello discurso- -que se réprode que diese comienzo el acto- -ya había un duce íntegramente en páginas de huecograhervidero de gentes en los alrededores de la bado- Seguidamente habló la minisra de antigua Universidad, esperando, expectantes, Cultura, quien en sus palabras se refirió al la llegada de los Reyes. Ya dentro, en el re- sentido que tiene la concesión del premió cinto, y en el primero de sus patios- -e) de Cervantes. Resaltó en su intervención los aslos Filósofos- iban formándose los corros pectos más importantes de la personalidad de tertulia. Manuel Prado y Colón de Carva- del galardonado, entré los que destacó su injal, presidente del instituto de Cooperación dependencia. Por último, el Rey pronunció un Iberoamericana; Jesús Prados Arrarte, Salus- breve discurso sobre ia figura de Octavio tiano del Campo, Francisco García Pavón y Paz. Si antes del acto Octavio Paz recibió saluJosé Luis Abellán, fueron los primeros en llegar. El día era espléndido y el marco incom- dos y felicitaciones, después de que el Rey le parable de la Universidad, con sus tres mag- entregase el premio se produjo una avalanníficos patios, invitaba al paseo. Dentro, en el cha. Nuevamente la Tuna universitaria entorecién restaurado Paraninfo, estaban el direc- naba el Clavelitos cuando los asistentes tor general de Promoción del Libro y de la Ci- salían al patio Trilingüe de siglo XVI, y miennematografía, Matías Valles, y el galardo- tras Octavio Paz- -ya más relajado, pero nado, Octavio Paz. Ambos comentaban los igual de emocionado- -y su esposa se fotopormenores del desarrollo del acto, mientras grafiaban con los Reyes. Después y durante Octavio Paz saludaba- -entre el nerviosismo más de una hora los Reyes saludaron a y la emoción- -a los amigos, académicos y todos los asistentes, tomaron con ellos una poetas que se acercaban a felicitarle. Apa- copa y escucharon nuevamente las canciones rentemente no estoy nervioso- -me comentó de la Tuna, él poeta mexicano- pero por dentro sí. RECEPCIÓN EN LA ZARZUELA Estoy muy emocionado. iban llegando los Luego, concretamente a las siete de la representantes del Cuerpo diplomático, los tarde, ¡os Reyes céjébraron en el Palacio de la Zarzuela la tradicional cecepciórLa los interectores de las Universidades, los académilectuales hispanos. Periodistas, poetas, filósocos... Octavio Paz charlaba con todos, con fos, historiadores, novelistas, humoristas, Antonio Bonet Correa, Félix Grande, Carlos todos los presentes, en fin, fueron saludando Barra! Pere Gimferrer. Se le acercó el duque a Don Juan Carlos y Doña Sofía. Y como inde Alba a felicitarle y, casi a la vez, Alonso vitado especial, Octavio Paz, aún emocionado Zamora Vicente, secretario de la Real Acadepor el galardón recibido hacía unas horas. mia Española de la Lengua, que acudía, presuroso, a entregarle un telegrama. Apenas Día feliz, en suma; de sol, sabores cervantuvo tiempo el poeta de echar un vistazo al tinos y honores literarios, no sólo para Octatexto, porque al aproximarse la hora del co- vio Paz, sino para todos. mienzo del acto, fue cuando más gente llegó a saludarle. Dámaso Alonso, director de la Real Academia Española, y Gerardo Diego- -ambos premios Cervantes- -llegan al tiempo al Paraninfo. Tras saludar a Octavio Paz, ocupan sus asientos. La escena se repite con el poesta Luis Rosales, el general Diez Alegría, Antonio Hernández Gil, Iñigo Cavero, Femando Chueca Goitiá, Pedro Laín Entralgo. La espera de los Reyes fue amenizada por los cantos de la Scholá Cantorum de Alcalá y la inconfundible y animada música de la Tuna de Medicina de esa Universidad anunció la llegada de Sus Majestades. Junto a los Reyes ocuparon sus sitios el presidente del Gobierno, Leopoldo Calvo- Sotelo; la ministra de Cultura, Soledad Becerril; el ministro de Asuntos Exteriores, José Pedro Pérez- Llorca, y el rector de la Universidad de Alcalá, Profesor Martel San Gil, Don Juan Carlos abrió la sesión y tras la lectura deJ acta del Jurado Octavio Paz se acercó a la mesa que presidían los Reyes, para recibir de las manos de Don Juan Carlos el título y la medalla de este premio Cervantes, dotado con diez millones de pesetas y que anualmente, desde hace Al RE APQNDIQlON pip fHSiCIMA seis ediciones, otorga el Miniserio de Cultura. VeHos en: ¿Oft ANGELA PE itÁ CRU? Í 2 En ese momento los aplausos comenzaron a 4 é ¡é ¡8 f) brotar en las manos del público. Después OcHorario: dé 10 a 2 y de 4 a 30 Domingos de 10 a 2 tavio Paz se dirigió a la cátedra, desde donde VENTA