Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 28- 3- 82 ESPECTÁCULOS Mañana se estrena Volver a empezar ABC 57 En el Beaubourg parisino, con humor y surrealismo Antología del cine i español de vanguardia PARÍS (Enrique Laborde, corresponsal) En el Centro Nacional de Arte y de Cultura Georges Pompidou, más conocido por el Centro Beaubourg, se ofrece a la curiosidad, al interés y al juicio crítico del respetable público una Antología del cine español de vanguardia. Este festival de la creación y del anticonformismo cinematográfico se ha inaugurado con el Tríptico elemental de España de José Valdelomar, y será clausurado el 4 de abril con un fuego de artificio compuesto por diez cortometrajes de Carlos Comas, Juan Bofill, Manuel Huerga y Sierra Fornells. En total, unos treinta realizadores del titulado cine de vanguardia presentan unas cuarenta y cinco producciones que van desde un mínimo de cinco minutos de duración hasta el máximo de los noventa minutos clásicos. Naturalmente, se plantea una vez más la definición del cine de vanguardia -como si existiese otro de retaguardia- -y nadie se pone de acuerdo a la hora de encasillarlo en el capítulo de arte y ensayo, creación experimental o simplemente producciones sin objetivo comercial. Lo cierto es que este tipo de creación cinematográfica tiene ante todo y sobre todo una condición revolucionaria, porvenirista según la expresión ramoniana, en la que se roínpen moldes y se hacep trizas los convencionalismos y las falsas falsillas de normas, reglas y preceptos. Én este sentido, el cine de vanguardia puede ser precursor, renovador o simple producto exper rimental que, en su día, sustituirá a unos clásicos que se verán recluidos en las cinematecas. La cuestión es que este cine llamado de váñgüáfSía cuenta en más de lá mitad de sus producciones con la inquietud humorística y esto es lo que los salvará del angustioso devaneó intelectual que suele provocar el bostezo. En el festival antológico del Centro Beaubourg no faltan las producciones con títulos más o menos surrealistas porque, a fin de cuentas, este vanguardismo de ahora nació de las veleidades apasionadas dé Un perro andaluz Así, Javier Aguirre presenta sus Fluctuaciones entrópicás sus Impulsos ópticos en progresión geométrica y sus Tautólogos plus x como José Valdelomar ofrece una Tactilvisión del páramo del espanto y, dentro d las novedades del vernaeulismq, José Antonio Sisttagajrae una creación titulada Ere: éférá béleibu icik súbüa aruaren que, como todo el mundo comprendió a primera vista, significa Ere erera beleibu icik subua aruaren Sin embargo, insistimos, por aquello que dijo nuestro Ramón nacional de que todo lo que no tiene humor es un cuento de miedo que no le, mete, mjedo a nadie a este festival antológico del vánguardismo cinematográfico español vienen obras de incuestionable vena humorística, como El crimen de la Pirindola de Adolfo Arrieta; Homenaje a Tarzán de Rafael Ruiz Barlerdi; La derrota de Samotracia de Ramón de Vargas, o Shirley Temple Sotry de Antonio Padros. Frente a las elucubraciones de las experiencias más o menos audaces, éstas piruetas humorísticas- refrescan mucho el ambiente y le quitan, hierro a la seriedad de un ¡ntelectualismo aberrante, que suele caer en -gsa grave forma de la tiesura que es el senecismo, de tal modo que a la hora del juicio público la sonrisa domina en un público de boquiabiertos y de escépticos. 4 El festival del vanguardismo cinematográfico español está llamado a tener un gran éxito. Én su sesión inaugural, la sala estaba llena hasta los topes y los aplausos echaban chispas. Público eminentemente joven, él tradicional del Beaubourg, este centro anticonformista que se debe a la feliz iniciativa de Georgés Pompidou, pero, asimismo, un público de especialistas, de cinematequeros de buenos catadores de vanguardismo y de conocedores de toda suerte de audacias a los que 1 no es fácil darles gato por liebre. Nuestros creadores cinematográficos, para quiénes lá noción de comerció tiene algo de pecado mortal de mercantilismo y de happy e n r í e n l o s circuitos del mundo de los negocios, han demostrado que tienen talento como los árabes tienen petróleo. Lo malo es que, hoy por hoy, ese prodigioso anticonformismo no entra en el juego de la oferta y de la demanda. Pero lo bueno es que estos recalcitrantes de la originalidad, de la invención y del humor trabajan para el día de mañana que, por cierto, está al caer. Su triunfo parisiense merecía subrayarse y así lo hacemos. De nada. José Luis Garci: Homenaje a la asperaf ím. MADRID (C. G. Volver a empezar es un homenaje a la generación más sufrida y más vital de la España contemporánea, la de los jóvenes de lá década de los 30, que han sufrido más que nosotros y, sin embargo, siguen viviendo en la esperanza y la ilusión. Con esta dedicatoria finaliza José Luis Garci su última película, Volver a empezar J. L. García (Begin the beguine) que mañana se estrena en las pantallas madrileñas. Hace dos semanas se estrenó en Oviedo y Gijón, ya que tá mayor parte del rodaje se efectuó en tierras asturianas (donde, por cierto, está batiendo el récord de taquilla de la historia cinematográfica de aquella región) y también en Barcelona, donde ha recibido las mejores críticas. Sólo se envejece cuando no se ama es una frase que sobresale del guión. Es- -dice- José Luis Garcí- -una frase que dice el protagonista, encarnado por Antonio Ferrandis. Porque cuando somos jóvenes creemos que los mayores no se aman; que solamente se tienen cariño y afecto. Y no es verdad. Los mayores se aman hasta el final. Y esta película está hecha con gente maravillosa, pero mayor. -Según hemos podido saber, una secuencia de Volver a empezar ha provocado cierta polémica en las ciudades donde ya se ha estrenado. ¿De qué se trata? -Es cierto. La ha; producido una secuencia en la que el protagonista, un asturiano residente en Estados Unidos, recién elegido premio Nobel de Literatura, mantiene, durante su estancia en Gijón, una conversación telefónica con el Rey de España. En ella, el protagonista dice: Adiós, Majestad, aquí tiene a un amigo y a un colega. Es usted la única persona que puede llevar este país con dignidad. Por otra parte ¡hay que tener en cuenta que el protagonista je dice al Rey colega hablando del Nobel, -cuando el güíon lo escribimos él paéado veranó, y el Rey de España todavía no figuraba como candidato de dicho galardón. Volver a empezar con el fondo musical de la canción dé Cóle Porter Begin the beguine ¿supone para Garci una ruptura totalcon las películas por él realizadas ante nórmente? -Sí. Se sale de mi línea, aunque nunca he tenido ninguna definida. Es mi primer filme esperanzado ya que anteriormente hice un cine de desesperanza, de melancolía o cine negro Me gustafís S ue Volver a empezar fuera esa historia para recuperar el encanto en esta época de desencanto; para recuperar el ser y la esperanza én la vida. Esta es uña película de amor. De amor entre personas mayores. La figura femenina, interpretada por Encarna Paso, es el exponente- de esas mujeres que jamás envejecen, que están al margen de los convencionalismos de la. sociedad y encarnan una rebeldía cotidiana. Coincidiendo con su estreno, mañana en Madrid, José Luis Garci recibirá, antes de la proyección de la película, el trofeo Inter- Ocio, que le concede un programa radiofónico por su película El crack elegida como la pelt culá del año del cine español durante 1981. Crítica de cine Lo blanco, lo rojo y lo negro de Alfredo Salazar Producción: Estudios América. Director: Alfredo Salazar. Guión: Alfredo Salazar, Ignacio Vazquegómez Castro. Fotografía: Javier Cruz. Color. Música: Ernesto Cortázar Jr. Duración: ochenta y cinco minutos. Principales intérpretes: Hugo Jorge LUke, Shandira, Carlos East, Martha Elena Cervantes. Salas de estreno: Canciller, Udo, Cervantes. Parece ser el principal y casi único motivo de existir de este western mexicano la vehiculación de un mensaje de; solidaridad interracial, cosa contra la quey por- descontado, uno no tiene nada ¿Contra lo que sí está uno es contra la idea de que, con tal de que el mensaje de una película sea válido, esta película debe ser apoyada. Incluso si es tan torpe y deleznable como Lo bjanco, lo rojo y lo negro El títujo hace referencia a un bostoniano bueno- Hó blanco- -qué, cuando llega al Oeste, acompañado de su herrnano menor, conoce a un indio- -lo rojo- también baenísimo, que sale en defensa de aquél, y luego se enamora de Una negra angelical- -lo negro, claro- -que tiene como enemigos a los mismos que mataron a los padres del indio y a su propia nermana y demás familia. Blanco, rojo y negra se lanzarán juntos a lá travesía del desierto, ayudándose cómo buenos hermanos, y, tras haber acabado con los comunes enemigos, quedarán extasiados, en el plañe- final, ante lina hermosa catarata. No parece, tras haber expuesto lo anterior, necesario hablar más de la película. La reatizacióri no supera a lá historia, y la interpretación está bajo mínimos. El blanco hace alarde de inexpresividad, el indio de impavidez y la negra de muslos. Eso es todo. De buenas intíenciones está, ya se sabe, empedrado el pavimento del infierno. -C. S. F.