Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 ABC NACIONAL 23- F: Escrito de acusación SÁBADO 6- 2- 82 Los objetivos del plan alerta roja fueron modificados en el último momento consulta con los generales Urrutia y Caruana y con el teniente coronel Pacheco; los tres le aconsejan que lo retire. Lo mismo le dice el general Armada Comyn, a las cuatro treinta y cinco horas. El teniente general Miláns del Bosch retira el manifiesto a las cuatro cincuenta y cinco. Ha encargado al teniente coronel Pacheco, del Estado Mayor de la III Región Militar, que redacte un nuevo manifiesto, dejando sin efecto el anterior, y lo firma después de hacer una breve corrección de estilo y ortográfica. Dicho manifiesto literalmente decía: Excelentísimo señor don Jaime Miláns del Bosch y Ussía, teniente general del Ejército, capitán general de la III Región Militar, HAGO SABER Que recibidas instrucciones dictadas por S. M. el Rey y garantizando el orden y seguridad dudada en el ámbito de esta Región de mi mando, DISPONGO Quede sin efecto lo dispuesto en el manifiesto publicado con fecha de ayer, día 23 de febrero del presente año, desde el momento de la difusión de este comunicado. Quiero agradecer a todas las autoridades, entidades, Corporaciones, particulares y medios de comunicación social la colaboración prestada y la comprensión de los motivos que produjeron la decisión transmitida en mi anterior comunicado. Igualmente ante la imposibilidad de hacerlo personal o individualmente, quiero agradecer en nombre propio y en el de esta Capitanía General cuantas adhesiones y ofrecimientos he recibido. Al propio tiempo informo que las unidades militares seguirán el despliegue y medidas de seguridad pertinentes que les permita una pronta y eficaz actuación si fuera necesario para garantía de la paz, orden y seguridad ciudadana. En todo momento, la intención de este mando ha sido y es el servicio de España, éf respeto a la Ley bajo el mando supremo de S. M. (q. D. g. cuya adhesión inquebrantable queda patente hoy, más que nunca. Viva el Rey. Viva siempre España. -Valencia, 24 de febrero de 1981. El teniente general: Jaime Miláns del Bosch. MILÁNS INSISTE Se le comunica al general Fernández Campo, secretario general de la Casa de S. M. y por télex se le confirma posteriormente. En la conversación con aquél, el teniente general Miláns del Bosch añade que el teniente coronel Tejero Molina no le obedece e insiste en la solución Armada A las seis diez horas, el general Fernández Campo recibe el télex con el texto del nuevo comunicado. A las seis treinta horas, el teniente general Miláns del Bosch se retira a descansar. A las catorce treinta horas, el teniente general Gabeiras Montero ordena al teniente general Miláns del Bosch que se presente en el Cuartel General del Ejército, en Madrid, lo que efectúa a las diecinueve horas, en cuyo momento le destituye y arresta. ACONTECIMIENTOS EN LA DIVISIÓN ACORAZADA BRÚÑETE El día 23 de febrero, el efe de la División Acorazada Brúñete numero uno, el general de división excelentísimo señor don José Juste Fernández, tal como estaba previsto con antelación, salió de viaje hacia Zaragoza para inspeccionar algunas unidades de la División que estaban realizando maniobras. Le acompañaba su jefe de Estado Mayor, el co- ronel San Martín López. Durante el trayecto se detienen en la Brigada Paracaidista, en la que se conmemoraba el vigésimo séptimo aniversario de la creación de estas fuerzas. El coronel San Martín López contaba con encontrar allí al general Armada Comyn y obtener del mismo la información que tuviera sobre los asuntos de que le había hablado el comandante Pardo Zancada la noche anterior, después del viaje de este último a Valencia. Miláns del Bosch insistió ante Fernández Campo en que se aceptara la solución Armada El general Armada Comyn estaba, efectivamente, en la Brigada Paracaidista, pero el coronel San Martín López no tuvo ocasión de hablarle porque, ni el jefe de la División ni el propio coronel San Martín López llevaban la uniformidad requerida para el acto y optaron por seguir viaje. Al llegar a Santa María de Huerta y detenerse para almorzar en el parador, el coronel San Martín López llama a la División, y un oficial, el capitán Tamarit, le dice que la bandeja está grabada frase, cuyo alcance desconoce dicho oficial, expresiva de que el general Torres Rojas está en la División y que fue convenida entre el comandante Pardo Zancada y él coronel San Martín López. Este, ocultando a su general cuanto conoce sobre los acontecimientos previstos, de los que ya le informó el comandante Pardo Zancada la noche anterior, a su regreso de Valencia, así como la llegada a la División del general Torres Rojas, se limita a manifestar al general Juste que el oficial aludido le ha dicho que ocurren cosas gravísimas y urgentes en la División, por lo que el general decide regresar. Pensó que se trataba del descubrimiento de algún núcleo terrorista o de desaparición de armas y municiones dentro de la propia División. Mientras tanto, el general Torres Rojas había almorzado en la División, a la que llegó procedente de La Coruña y acompañado por el comandante Pardo Zancada desde el aeropuerto de Barajas. Se había convocado a la mayor parte de los mandos de la División Acorazada: En la prueba de plenario se acredita que ios mandos convocados fueron los de las unidades que tenían asentamientos fuera de El Pardo, llamándoseles por teléfono, entre otros, por el comandante Pardo Zancada y el capitán Tamarit con el pretexto de que el general Torres Rojas se encontraba en el cuartel general de la DAC y quería saludar a sus antiguos subordinados. JUSTE REGRESA A LA DIVISIÓN Sobre las dieciséis cincuenta horas regresan al Cuartel General de la División el general Juste y el coronel San Martín López y Se encuentran a la mayor parte de los mandos convocados, a los que el general Juste invita a pasar a su despacho. Con los mandos está el general Torres Rojas, vestido de uniforme, a quien, por indicación del coronel San Martín López, invita también el general Juste a asistir a la reunión, la cual se Inicia a continuación. Simultáneamente, a las dieciséis cincuenta y cinco horas, previéndose que cinco minutos más tarde el personal abandonaría las unidades, el Estado Mayor de la División, por su iniciativa, da orden de que se permanezca en los cuarteles, alertando para unos supuestos ejercicios tácticos, conocidos por el nombre de Erizos caracterizados porque se mantenían secretos hasta muy poco antes de ordenarlos. En la prueba practicada en el periodo de plenario se acredita que las órdenes cursadas para que no saliera el personal destinado en las unidades se dieron antes de comenzar la reunión, que tuvo lugar en el despacho del general Juste. A continuación, y una vez reunidos los mandos con el jefe de la División, el coronel San Martín López pide permiso a éste para que el comandante Pardo Zancada exponga lo que le había comunicado el teniente general Miláns del Bosch en Valencia, concediéndole el permiso. La exposición del comandante Pardo Zancada es confirmada y matizada en diversas ocasiones por el general Torres Rojas, que alterna con él, interviniendo a veces también el coronel San Martín López, con la misma finalidad. Del conjunto de estas intervenciones se dijo lo siguiente: que iba a producirse un acontecimiento importante y de extrema gravedad, que se conocería por la radio y la televisión a partir de las dieciocho o dieciocho quince horas, que no se podía concretar ni desvelar, que tal acto tendría el carácter de una acción constitucional, ya qué no sería un movimiento militar, ni un golpe, ni un alzamiento, sino en apoyo de España, del Rey, de la Constitución y de la democracia, que tenía la garantía del teniente general Miláns del Bosch y del general Armada Comyn, y que este último estaría en el Palacio de la Zarzuela a las dieciocho horas, desde donde daría las órdenes para Madrid, mientras que el teniente general Miláns del Bosch las daría para Valencia. La Tercera Región está preparada- -se afirmó- -y se necesitaba que la División Acorazada actuara para garantizar el orden y la seguridad sin derramamiento de sangre. PARDO EXPONE EL PLAN La exposición del comandante Pardo Zancada, coronel San Martín López y general Torres Rojas, produjo reacciones variables entre los presentes, pero sin romper la actitud disciplinada ante lo que el mando pudiera ordenar. De la prueba de plenario resulta que, tanto por el general Juste como por otros mandos que asistían a lá reunión, se preguntó si de lo que se estaba tratando tenía conocimiento el excelentísimo señor capitán general de la Primera Región Militar, contestándose por el coronel San Martín López y el comandante Pardo Zancada que había sido avisado por el teniente general Miláns del Bosch. Como consecuencia de lo expuesto, el coronel San Martín López encargó al Estado Mayor la distribución de misiones entre las unidades de la División, encargo que conoció el jefe dé la misma. La elaboración de las normas sé hizo bajo la dirección inmediata del comandante Pardo Zancada, y sobre las dieciocho horas fueron leídas a los mandos de la División. Se señalaban como objetivos generales la ocupación de Televisión Española y de las emisoras de radio, así como del Campo del Moro y del parque del Retiro. El contenido de las normas era análogo, aunque no idéntico al de la operación Diana y se dio orden a las unidades para que repostaran los vehículos y para municionamiento.