Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JUEVES 17- 12- 81 ESPECTÁCULOS ABC 55 El mundo del espectáculo J. MARTIN SARMIENTO. El premio especial del Jurado del XII encuentro cinematográfico de jóvenes autores de BelfortMontbeliard, que se ha celebrado del 5 al 13 de este mes, ha recaído en la película Los montes de José Martín Sarmiento. El filme, un cortometraje, cuenta la vida de un rebaño en los montes españoles. FESTIVAL MUNDIAL DE TEATRO. Un grupo de parlamentario? de Ciudad Real están realizando gestiones para la celebración de un Festival Mundial de Teatro en el Corral de Comedias de Almagro. De salir adelante el proyecto, dicho Festival sería celebrado el verano de 1982 y contaría con representaciones de numerosos países, habiendo mostrado ya su interés por asistir un importante grupo teatral de la República Federal Alemana. El Corral de Comedias de Almagro, que sólo cuenta en el mundo con un teatro de parecidas características, denominado 0 Globo donde representó sus primeras obras Shakespeare, goza de gran fama en el extranjero. k JULIO IGLESIAS, el cantante español Julio Iglesias cantó bajo una torrencial lluvia hasta quedar totalmente empapado, frente a un auditorio que lo aplaudió a rabiaren uno de los más distinguidos clubs sociales de Asunción. La actuación de Iglesias bajo la lluvia marcó el comienzo de una serie de presentaciones en esta ciudad, a la que visita por segunda vez en el año, -ahora en compañía del mexicano Pedro Vargas. Hasta que quede todo empapado prometió cantar Iglesias y lo cumplió, ganándose el aplauso frenético del público, que festejó su gesto de no renunciar a ofrecer su arte por causa de la lluvia. CONVOCATORIA DE OBRAS DRAMÁTICAS. Se convoca a todos los autores de lengua castellana para que envíen a la Asociación de Amigos del Real Coliseo Carlos fll, en la callé Floridablanca, 18, de San Lorenzo de El, Escorial, una obra dramática original, no representada, con una duración mínima de dos horas y media, antes del día 28 de febrero del próximo año. La obra premiada será puesta en escena en el curso de 1982, en el Real Coliseo de Carlos III de E) Escorial, bajo el patrocinio dé la Asociación de a Compañía Vocacional Real Coliseo. GEMMA CUERVO. La obra de teatro El sombrero dé tres picos que representa en la capital de México la compañía española Tirso de Molina ha sido ampliamente elogiada por la Prensa mexicana. Es una de las mejores obras que se presentan actualmente en cartelera y que está siendo bien acogida por el público, qué prácticamente agota fas localidades todas las noches. Gemma Cuervo, María Luisa Merlo y Ramón Pons han manifestado que consideran que su presentación en México ha sido triunfal, ya que además de que cada noche actúan con el teatro lleno, tienen proposiciones para continuar su temporada, que debería concluir en febrero de 1982, con una serie de representaciones en provincias. Polonia, en dos películas Jerezy Radziwücwicz y Krystyna Janda, protagonistas de El hombre de hierro Cuando Polonia, por medio de sus dirh gentes políticos oficiales, cercena drásticamente sus libertades, cuando el país real purga sus delitos de esperanza y de auténtica independencia, cuando los polacos ven agujereado el hermoso globo rojo de la Solidaridad que era más que un sindicato y casi llegó a ser un- Gobierno ciertamente popular, sin dejar de pensar en los millones de hombres y mujeres sometidos a la ley marcial, resulta lícito dedicar un recuerdo a los cineastas que, de forma extremadamente oportuna y, puntual, ofrecieron al mundo testimonio directo, y, artístico, del proceso en que estaba incucso su país. Andrzej Wajda, acaso el mejor realizador polaco de todos los tiempos, presentaba en mayo último, en Cannes, El hombre de hierro ganando la Palma de Oro del certamen con su película, dedicada a Leen Walesa y orquestada sobre la partitura de responsabilidad que el líder sindical ofreciese a sus conciudadanos. Krysztof Zanussi, el más brillante y sólido de la nueva generación cinematográfica, acompañaba en Venecia, sólo cuatro meses después, el estreno de su filme De un país lejano centrado en la figura del Papa Juan Pablo II, síntesis biográfica de Karol Wojtila y, al tiefnpo, bosquejo en paralelo del camino de toma de conciencia de todo un pueblo, hacia su singularización, hacia su autenticidad. Walesa y Wojtila, Wajda y Zanussi. El proceso polaco visto desde su ángulo sindical y también desde el ángulo religioso. La libertad entendida como conquista y asimilada como reflejo de Dios. Y el cine como imagen de una realidad, ya que no como realidad misma, testigo de una evolución social y, también, de una evolución moral, de un desarrollo limpiamente nacionalista, de afirmación espiritual. El hombre de hierro ha podido verse en España. Ha sido apreciada tanto por sus valores estéticos corrió por su condición de catalizador de la memoria colectiva de un pueblo, de mirada histórica y actual sobre una sociedad que se remontaba a las revueltas obreras de- junio de 1956, cuando, e n Poznan, el balance de los déseos expuestos por una delegación laboral, acerca de la autogestión, arrojaba un saldo de cuarenta y ocho muertos y doscientos setenta heridos. Que continuaba en diciembre de 1970, cuando Gierek sustituyó a Gomulka, y en junio de 1976, cuando la represión gubernamental obligo a la creación de los Comités para la defensai de los obreros y, en febrero de 1980, momento en que la contradicción entre la realidad de la vida social de Polonia y sus estructuras políticas oficiales, se hizo más pétente, tras la visita del Papa polaco y la asunción, por parte de la Iglesia Católica de una postura beligerante, a favor de sus fieles. Hasta llegar, tras las muchas peripecias reflejadas por la Prensa del mundo occidental, al acuerdo, firmado en Gdansk, en septiembre de 1980, sobre la creación, de sindicatos independientes. Wajda concluía materialmente su película con una interrogante sobre el futuro inmediato, significando que las conquistas alcanzadas no significaban más que el planteamiento de unos esquemas de vida que habrían de cristalizar para asentarse. Zanussi, por su parte, no se limita- Dé un país lejano está a punto de estrenarse en España- -a bosquejar una biografía con ribetes hagiográficos de Juan Pablo II. La figura del Papa polaco le sirve a Zanussi como espejo para reflejar la paralela evolución, especialmente desde las angustias de la segunda guerra mundial, de su país, de esa Polonia tradicionalmente heroica, tradicionalmente invadida por los vecinos rusos o los vecinos prusianos. La película, con algunas ingenuidades disculpables, es algo más también que un respetuoso, y a veces emocionante, homenaje al Pontífice que, desde Roma, estaba ayudando fundamentalmente, con su palabra y con su ejemplo- -que no es sino continuación de la postura de la Iglesia polaca- a llevar a la libertad a un país lejano precisamente al que le viera nacer. Dos películas y un país, dos testimonios con vocación artística, dos cineastas absolutamente comprometidos con la causa de la redención polaca. Más que las escenas, plasmadas subrepticiamente, de los tanques polacos amedrentando a la población de VarsOvia, más que los comentarios que han movido, y moverán, ríos de tinta en la Prensa de Occidente, esas dos películas han llevado el drama y la esperanza de Polonia a millones y millones de espectadores. Todos los artistas, intelectuales, escritores, periodistas de- Polonia se habían afiliado, prácticamenté, a Solidaridad; La apuesta por la libertad ha sido absoluta por parte de Wajda y de su equipo, y hay que entenderla como similar por la de Zanussi. ¿Qué será del cine polaco, absolutamente en alza cuando el viento de la autenticidad hinchaba sus velas? ¿Qué será de Wajda, de Zanussi? ¿Qué será de Polonia? -Pedro CRESPO.