Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 A B C ESPECTÁCULOS VIERNES 11- 12- 81 Crítica de teatro Se prohibe el acceso a los grupos no legalizados Una grata renovación del ñaque primaria forma del teatro español Robles Piquer hace quince nuevos nombramientos en RTVE MADRID. El director general de RTVE, Carlos Robles Piquer, comunicó ayer tarde al Consejo de Administración del Ente Público de Radiotelevisión Española los últimos nombramientos que, en uso de sus atribuciones, ha efectuado en Radio Nacional de España, Televisión Española y Radiocadena Española, y que son tos siguientes: José Luis Surroca Pratdesaba, director de RNE en Barcelona. Adolfo Gross Bolín, director de Radio 1 (RNE) Enrique Franco Manera, director de Radio 2 (RNE) y jefe de Servicios y Programas Musicales. Eduardo García Matilla, director de Radio 3 (RNE) Juan José Bellod y Beltod, director de Radio Exterior de España. Francisco Rivera Castaño, director económico- administrativo de RNE. Rogelio Baón Ramírez, director del Gabinete Técnico de RNE. Javier Arias Camisón, Juan Ramón de la Cuadra y Emilia González Sevilla, subdirectores de los Servicios Informativos de RNE. José Luis Echarri, jefe de los Servicios Informativos de Radio Exterior. Juan Antonio Sáenz Guerrero, director de TVE en Barcelona. Andrés Velasco Rubio, director adjunto de Radiocadena Española. Juan Munso Cabús, director de Radiocadena Española en Barcelona. DICTAMEN SOBRE LEMONIZ. -En el Consejo dé Administración Carlos Robles Piquer presentó un dictamen realizado por los letrados asesores de los Servicios Jurídicos de RTVE en torno a la prohibición de que aparecieran, en el programa dé En este país sobre Lemóniz, unos autodenominados comités antinucleares. El dictamen, que cuenta con la conformidad del abogado del Estado, jefe de loa Servicios. Jurídicos, señala como conclusión la siguiente: RTVE no es que no deba, es que no puede permitir el acceso a los medios de comunicación social oficiales de los grupos no inscritos. Se desprende del dictamen que una asociación carente de personalidad jurídica no es un grupo social a efectos del derecho de acceso a los medios de comunicación del Estado. Manuel Dueso y Luis Miguel Cilment Título: Ñaque o de piojos y actores Dramaturgia y dirección: José Sanchís Slnisterra. Plástica: Ramón Ivars. Actores: Luis Miguel Climent y Manuel Dueso. Teatro Español. En las desgracias infinitas que llueven, pese a toda insistencia de sequías, sobre el Teatro Español desde que fue restaurado tras su último incendio, una gracia: la de que por desdicha del nuevo director, el actor José Luis Gómez, que cuando prepara el estrena de su versión de La vida es sueno de Calderón, quedó inmovilizado por accidente en una pierna, brote la gracia de una forma de evocación del teatro marginal, del teatro pobre, golfo y vivo del Siglo de Oro, que hacían por calles, plazas y encrucijadas, dos actores sobrados de ingenio y faltos, cómo entonces solía, de jabón y de pan. A esos dos actores turbulentos y caminantes se les llamaba, según recoge Agustín de Rojas en El viaje entretenido ñaque La palabra ha sido olvidada con los siglos. No la usa el pueblo. Sánchez Sinisterrá la ha rescatado del destierro coloquial y la ha devuelto a la terminología del teatro. Ñaque significaba en, el siglo XVII montón o conjunto de cosas inútiles y ridiculas y también, compañía antigua dé cómicos que constaba de sólo dos hombres y así se usa en un pasaje del EstébaniHo González y así la usaba también Rojas. Quizá derivándose aparecería otra palabra también hoy perdida para el uso: ñiquiñaque sin significado concreto pero usada despreciativamente por et pueblo. Quien no valiera nada sería un ñiquiñaque Bueno. Ya está bien de semántica. El ñaque organizado por Sanchís Sinisterrá hizo las delicias del Festival de Srtges del año pasado y a esa representación me referí entonces en mis pocas crónicas sigetanas. Con toda justicia, el Jurado discernió entonces al Teatro Fronterizo el Premio Artur Carbonell y en verdad lo merecían, la selección de textos, la idea escenográfica en que han sido plantados y la acción interpretativa de Climent como Ríos y Dueso como Solano. Ríos y Solano son dos cómicos de la legua, dos hampones, dos actores trotamundos que componen un ñaque y que, no sé muy bien por qué, alguien o algunos han comparado con el Vladimir y el Estragón del Esperando a Godot de Beckett. Los dos enormes payasos de Beckett son la duda existencial. Ríos y Solano son la picaresca, a rotunda, la jocosa afirmación realista de la vida, de la vida al modo español del siglo XVII, en el que la metafísica es como un soplo que agita, sin conmoverla, esa vigorosa avidez de vivir, de conquistar, de burlar, de rascarse y de comer que- anima a los españoles impecunes que son los más en aquellos tiempos. Como Climent y Dueso llevan mucho más de un año con su ñaque a cuestas por teatros y otros lugares, aquel espectáculo de Sitges se ha ido decantando, perfeccionando, sin automatizarse, sin mecanizarse. El diálogo de los dos actores hampones sigue estando lleno de alegrías y sorpresas para el espectador, que se encuentra ante los decires rufianescos, populares, cargados de sabiduría refranera a lo Sancho Panza, animados de momentos o páginas de El viaje entretenido de Agustín de Rqas, que viene a vertebrar este juego aparentemente improvisado rebozado de alusiones a romances antiguos, de fragmentos sacados del Códice de Autos Viejos, donde aparece tal cual escena de La Serafina de Alonso Vega, un verso clásico, otro dicho de hoy engastado perfectamente en la trama coloquial de ayer, para producir una acción viva, rica en pausas y trucos, voluntariamente pobre, pero por eso mismo muy gráfica, de recursos escenográficos. Todo salta y retoza como teatro vivo, germinal y da idea de forma escénica germinal y libre muy lejana de lo que en tiempos de Lope o de Tirso eran saberes mitológicos, formas preceptivas. Lo mejor de todo es que el ñaque parece inspirarse en el tiempo en que nos lo daríy, sin embargo, no se percibe un esfuerzo por acoplarlo, actualizarlo, sino que viene a constituir como un hálito de cierta permanencia del carácter español, de la esencia misma, barroca, conceptuosa, vitalista del teatro popular español. El recurso para levantar el telón, tan largos períodos polvorientos y muerto del Teatro Español, ofrece a los amantes del teatro y a las gentes que se quieran divertir, una amable sorpresa y una legítima proposición de vereda teatral hacia válidos descubrimientos. Decirlo, más brevemente en Sitges el otoño pasado, valía bien la pena para confirmarlo ahora en este reseco otoño madrileño de 1981. Bien por el ñaque y sus creadores. -Lorenzo LÓPEZ SANCHO En la cuarta jornada del Vil Festival de Cine Iberoamericano, de Huelva, se sigue manteniendo el mismo nivel de animación y entusiasmo popular. La sección de concurso contaba hoy con una película auténticamente novedosa, La agonía del difunto ya que su director, Dunay Kuznanich, debuta en este Festival. Una famosa obra teatral, de gran éxito en su país, es la base argumenta! de este filme. Este infierno de todos tan temido del mexicano Sergio Polhoyich, presente en el Certamen, oposita también al codiciado Colón de oro Nota destacada del Festival la protagoniza el escritor Juan Carlos Onetti, que ha sido definitivamente apartado por la dirección del Festiva! como jurado ejecutivo y ha sido nombrado presidente honorario del mismo, Oneíti, presidente honorario del Festival de Quiroga, corresponsal) Huelva HUELVA (Vicente