Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 ABC CULTURA Y SOCIEDAD MARTES 24- 11- 81 Paz entre Oriente y Occidente Hay que arriesgar un juicio si queremos dar fa identidad efe Octavio Paz: en la dimensión creadora de Hispanoamérica sólo admite comparación con- Borges; en el ámbito mayor de las literaturas hispánicas apenas admite parangón si no es con- Ortega y Gasset, Escritor múltiple y polifacético de erudición pasmosa y de gran poderío imaginativo, ha revolucionado- -él que de tantas revoluciones ha vuelto ya- -el ensayo, la poesía y la crítica. No es inoportuno decir por eso que el premio Cervantes le llega después del Guggenhein, del Jerusalén de la Paz, del Águila de Oro, del Ollin Yolitztli- -el premio mexicano equiparable casi al Cervantes- -como gran antesala del premio Nobel, que merece desde hace muchos años, y ante cuyas puertas ha golpeado con fuerza varias veces. Octavio Paz es mucho más que un nombre literario o una personalidad cultural. Se trata de un viejo dios mexicano que con las puras materias elementales del lenguaje ha creado un imperio poético, la totalidad planetaria de una obra que abarca los más diversos campos de la actividad humana- -arte, ideología, política, antropología, estética, religión y filosofía -que le constituyen con un humanista máximo- -abierto- -de nuestro tiempo, y al que debemos por primera vez ser como somos en nuestra historia contemporánea todos los hombres. La obra de Octavio Paz aparece en sus esenciales preocupaciones cuando busca el sentido a la existencia del hombre moderno, y la reconciliación con el mundo, junto con la necesidad de completarse con la apertura a lo otro y con la interrogación incesante a lo largo de sus más de cuarenta libros. Paz se ha impuesto su enorme influencia en el ámbito de las literaturas hispánicas y aún en más allá de Jas fronteras del castellano. Sabido es de todos la amplitud de su reelaboración crítica de esenciales zonas del arte y de la cultura, sus enor- mes hallazgos estilísticos que lo han hecho foco de atención de las nuevas generaciones. Octavio Paz trabaja su obra tan a fondo que ha logrado integrar el barroco español, con la influencia surrealista, la investigación sobre la palabra poética y la fascinación de los trópicos americanos. Sin descartar una influencia oriental que hizo afluir a su cartesianismo visceral una reanimación legendaria de mitos religiosos e históricos. Inevitablemente, ante la pasmosa labor octaviana, hay que proceder por elevación. Y caracterizarla- -ya habrá ocasión de hacer la anatomía de todos sus valores- -como lo que en realidad es: un ejercicio de meditación cultural de nuestra época sin perderse entre la confusión de los distintos lenguajes o en sus acercamientos a Oriente, Occidente, Estados Unidos, Londres, Nueva Delhi... La actitud del escritor consiste para él en desenmascarar una soledad y un mundo que ha ido creando en torno suyo un caparazón hipócrita. Cosa que realiza, como decíamos, a través del lenguaje. No le importa tanto comunicarse con el lector como hacerlo desde la palabra en lo que tiene dé cobertura racional, en su carga inconsciente, en su denotación de significados. Quizá por esta razón, si es merecedor de todos los premios, ninguno nos lo identifica tanto como el Cervantes. Haber atraído mundos culturales tan dispares, fruto sin duda de sus viajes, como Oriente y Occidente, es la tarea central de sus ensayos y los pasos fundamentales de un pensamiento que acompaña los vuelos de su poesía. Hispanoamérica es para Octavio Paz una realidad que hay que investigar críticamente con una crítica acerada y necesaria. Y todo ello arriesgándose a hacer de la Literatura una aventura, en la que su poesía concluye en una metafísica que identifica al autor con el poema abismalmente. En su obra lírica une la experiencia personal- -no acepta la iluminación porque sí- con la experiencia colectiva (Vuelta, premio de la crítica española, es el ejemplo inmediato) Paz crea a partir de un análisis y analiza a partir de una creación. Es decir, elabora a la vez arte y teoría. Por todo ello, en Octavio Paz alienta un místico alimentado en su totalidad por la lucidez y el delirio. En el intenso amor por las palabras- -palabras que inventa frente al silencio o el tumulto- -siente, en definitiva, su forma de libertad. Aunque su poesía deriva hacia lo abstracto, nunca pierde las conexiones que rigen el diálogo entre el hombre y el mundo. Octavio Paz tiene mucho de arco- iris- -y no sólo en su sentido físico de mexicano y español- -intelectual progresivo e integrador. Todo un epos, del destino. -Florencio MARTÍNEZ RUIZ. Concesionario Oficial Opel Víctor ¿le la Ser iiá 12 y Corcha Espina, 20. Desde 5 0 0 0 0 0 p e s e t a s hasta más de 100.000.000 pesetas, con garantía hipotecaría y amortizaciones de 1 a 10 años máximo Hasta 500,000 ptas. con garantía personal y amortizaciones en 12, 18, 24 meses REYCRESA. Jorge Juan, 68, 6. Teléfono 275 73 66. Madrid Podemó ayüdarÍ 8, sLnós tierniiiesij ¿Tíene un f buen riégpeio; l que necesite financiación? í íéW ¡dd íír ¿f V? E s c r i b a e: vL, v i Crédito Hipotecario Comerciáis Apdó, de Correos. 61.203. Madrid OMEGA OmegaDeVilleQuartz. Precioso como el tiempo, preciso como el cuarzo, prestigioso como Omega. O JOYERIA- RELOJERIA- ARTICULOS DE REGALO MARTIN FUENCARRAL, 135 Y 156- CARMEN, 25- ARENAL, 5