Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 ABC NACIONAL JUEVES Í 3- 8- 81 Hilo directo La sorpresa que yo capté ayer en! os distintos ámbitos de opinión se pasmaba ante un tema: ¿Por qué se piden treinta años de prisión para el general Armada? Pregunta que hilvana con el gran enigma de todos estos meses: ¿Qué hizo realmente Armada? ¿Actuaba a título personal ¿Obedecía a alguien? ¿Estuvo o no en el complot del golpe antes del 23- F? ¿Fue un rebelde militar? El fiscal ha solicitado treinta años de prisión también para el teniente general Miláns del Bosch y para el teniente coronel Tejero. De uno conocimos su bando anticonstitucional y vimos sus tanques en las calles de Valencia. Del otro, su asalto a mano armada al Congreso de los Diputados y su flagrante violación de las instituciones. Pero de Armada sólo supimos que obedeciendo órdenes del mando militar negoció sobre papel la rendición de Tejero y la liberación de los diputados y del Gobierno secuestrados. Se ha podido conocer su intención de proponerse o proponer a un militar como candidato a la Presidencia de un Gobierno que recondujese la situación de quiebra constitucional ocasionada por Tejero Sin embargo, ahí están, como un templo de papel, los trece mil y pico folios del sumario García Escudero y las conclusiones del fiscal Claver, que califican su actuación, sin vuelta de hoja, como supuesto deHto de rebelión militar Me ha interesado, sin entrar ni salir en estimacionas personales que no me incumben, conocer la versión que de sí mismo da el general Armada Gomyn; indagar sobre qué carpintería de argumentos basará su defensa el letrado HermosiHa; abrir, en fin, los labios al silencioso enigma Armada Ni prejuzgo nada. Ni defiendo a nadie. Ni pretendo señalar ausencias agujeros o lagunas en un sumario que... todavía, ¡trece mil folios! no he podido leer. Sólo busco, seriamente, lo noticioso, lo nuevo interesante Y no me pregunten cómo, pero ha llegado a mis manos un documento de valor que me permite entreabrir las valvas de esa ostra hermética: Cómo y por qué actuó el general Armada el 23- F. La filosofía de su defensa es en todo momento, antes, durante y después, obedecí las órdenes de la cadena del mando militar y en ningún momento recibí órdenes del Rey para ningún golpe de Estado ni para ejercitar ninguna acción viotenta El dilema está en si Armada se limitó a obedecer a sus superiores (el JEME, teniente general Gabeiras, y el PREJUJEM, presidente de la Junta de Jefes de Estado Mayor, teniente general Alfaro Arregui) o si añadió iniciativa de su parte Texto íntegro de Un documento inédito de Armada sante; según Armada, él conoce sólo lo que Gabeiras señala, que debe pasar por sus manos. Más adelante leo que Armada ha hecho constar que jamás recibió del general Miláns del Bosch incitaciones a sumarse o a iniciar ningún golpe militar y que tampoco él hizo a Müáns sugerencias en este sentido En otro del texto Armada dice que no participó en reuniones a las que concurriese el teniente coronel Tejero. No habló temas políticos ni militares con Tejero en ninguna ocasión y apenas conoce personalmente al teniente coronel de la Guardia Civil Sin embargo, el informe del fiscal expresa todo lo contrario, y a esta periodista el propio Tejero le confeso en su encierro de La Palma: ¿Qué si conozco a Armada? ¿Que si él estaba en el ajo de lo que iba a ocurrir? ¡Pero si de él recibí yo todos los detalles finales para el golpe No obstante, Armada afirma que no dio orden alguna a Tejero ni tuvo nada que ver con él con anterioridad a los sucesos del día 23... ni en relación con sus preparativos o con cualquier otra operación Asimismo, Armada dice ignorar quién pudiera ser la personalidad militar que habría de personarse en el Congreso de los Diputados Páginas más adelante del escrito se narra la esceña en que, decidido por la superioridad que Armada ha de ir al Congreso en la noche del 23- F, y estando en el despacho de Gabeiras, por teléfono, desde Valencia, se le facilita el santo y seña que le franqueará la entrada al Congreso. Armada se dispuso a copiarlo, provisto de lápiz y papel. Al escuchar al otro lado del hilo Duque de Ahumada no escribió, comentando en voz aita: No se me puede olvidar Cabe pensar que o Armada era, sin él saberlo, para mayor eficacia del golpe la autoridad militar, por supuesto que se esperaba, o se improvisó que fuese él en ese momento; o entrar en el Congreso, y hablar con Tejero no significaba inseparablemente ser el militar que debiera asumir el mando final o... Armada, lápiz en mano y ante varios generales testigos, era un consumado actor que fingía no saber Sigo entresacando y, al hojear hacia atrás, me detengo en un párrafo donde se relata cómo el ministro Sahagún advirtió a Armada de los rumores y especulaciones que en los periódicos, durante diciembre y enero, le señalaban como cabeza de cierta operación política- -aquella que los periodistas titulábamos Operación De Gaulle Gobierno gestor de coalición amplia, presidida por Armada- -y cómo Armada expresó entonces estar al margen, sin promoverlas ni estimularlas Perdóneme el lector, pero en el intento de retornar el hilo cronológico se me traspapelan los folios y salta ante mí esta noticia inesperada y desconocida: es al filo de Ja medianoche del 23- F, en un momento de dramático estancamiento de la situación. Leo: El teniente general Gabeiras, en ese mismo instante, se propone ir al Congreso y declarar el estado de guerra... Le comunican que no le dejarán pasar... Y vuelvo al relato- Armada. Le he dejado en el despacho de Gabeiras, Palacio de Buenavista, a las seis veintidós de la tarde del día 23, cuando se entera por la radio del espectacular asalto al Parlamento- -Pilar URBANO. las conclusiones del fiscal sobre el sumario 23- F En atención a los lectores que ayer no pudieron adquirir la segunda edición de nuestro periódico, hemos considerado oportuno, por la evidente entidad de la información, volver a publicar en todas las ediciones de hoy el texto íntegro de las conclusiones del fiscal togado, en el sumario sobre el 23- F, que fue facilitado por la agencia Europa Press. En su informe, el fiscal resume los hechos y concluye que los procesados han incurrido, a su juicio, en un delito de rebelión militar. Pide las máximas penas establecidas por el Código de Justicia Militar por este delito- -treinta años de prisión- -para el teniente general Miláns del Bosch, el general Armada y el teniente coronel Tejero. Ofrecemos a continuación el texto íntegro del informe del fiscal. ACTUACIONES ANTERIORES AL 23 DE FEBRERO En fechas indeterminadas de los meses de mayo y junio del año 1980, los procesados teniente coronel de la Guardia Civil don Antonio Tejero Molina y teniente coronel de Infantería don Pedro Mas Oliver, ayudante del teniente general Miláns del Boseh, sostuvieron en Madrid, en un restaurante próximo a la plaza de Roma, dos entrevistas, previamente convenidas, en las que el teniente coronel Mas decía actuar en nombre del teniente general Miláns del Bosch, y que tenían por objeto analizar la grave situación de algunos problemas por los que atravesaba España y de considerar la posibilidad de poner fin a la misma mediante alguna operación concreta. A dicho fin se estudiaron como operaciones posibles la ocupación del Palacio de la Moncloa y la del Congreso de los Diputados. Y en la segunda entrevista se encargó al teniente coronel Tejero que estudiase la realización de esta última. A una de estas reuniones asistió el procesado paisano Juan García Carrés. Y a raíz de estas reuniones se estableció un contacto indirecto entre el teniente general Miláns y el teniente coronel Tejero, por medio de terceras personas y para las cuestiones importantes, a través del teniente coronel MasEl 10 de enero de 1981 se celebra un almuerzo en la Capitanía General de la III Región Militar, al que asisten el teniente general Miláns, su ayudante, el teniente coronel Mas, el general don Alfonso Armada Comyn y el coronel don Diego Ibáñez Inglés, segundo jefe del Estado Mayor de la III Región, y todos ellos procesados en esta causa. En esta reunión, que tiene un marcado carácter social, ya que asisten las esposas de todos ellos, se mantiene, sin embargo, una conversación privada entre e ¡teniente general Miláns y el general Armada, antes y después del almuerzo, en la que se habla de la situación política, la posibilidad de que se produzca una acción violenta y la necesidad de ponerse en contacto con quienes pudieran estar preparándola. Tal operación, de producirse, sería conveniente reconducirla, según acuerdan en dicha reunión, o incluso retrasarla. A fin de concretar tales extremos, acuerdan celebrar una reunión en Madrid ocho días después, concretamente el 18 de enero, pero ya en esta reunión del 10 de enero se habló de- una operación política en- caminada al nombramiento de Armada como jefe de Gobierno. Tal como se había previsto, el 18 de enero de 1981 se celebra en Madrid, y en un piso de la calle General Cabrera, número 15, per- Espigo en el documento, que digo: Cuando el general Armada se hace cargo de su puesto en Madrid como segundo jefe del Estado Mayor del Ejército, el 12 de febrero de 1981, da cuenta a sus superiores, Gabeiras y Rodríguez Sahagún- -entonces ministro de la Defensa- del descontento, aunque sin crispación, que ha observado en las guarniciones de la IV Región Militar, de donde viene, por el proceso que está desarrolándose en España También en conversaciones personales con Gabeiras le pone al corriente de que en las unidades militares es innegable que existe cierta inquietud entre los jefes... pera piensa que no hay nada organizado o que implique la existencia de un complot Se extraña Armada de que los Servicios de Información del EME (Estado Mayor del Ejército) -la inteligencia del Ejército- no despachan directamente conmigo, sino con el teniente general Gabeiras Punto intere- MAÑANA: LA NOCHE, 23- F, DE ARMADA