Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 ABC LOCAL SÁBADO 8- 8- 81 Rutas para conocer Madrid Leganés, ciudad de la música MADRID (Isabel Montejano Montero) Aunque la actual Leganés, aquella antigua y exigua aldea de Legamar de 1280, es tan cercana a la capital de la provincia que algunos se empeñan en llamarla barrio, estas Rutas... toman hoy su camino porque seguro que todavía hay muchos madrileños que no conocen de cerca una de tas más populosas ciudades de Castilla, que hoy construye su futuro esforzándose por ser- ¡y hagamos votos porque lo consiga! -la mejor, la más habitable, la más humana, cordial y simpática de las que le ciñen el talle a Moreto, Góngoro, Lope de Vega, Francisco de Quevedo. y Benito Pérez Galdós hablan de esta villa en sus obras literarias Madrid. í: En la excepcional Crónica y guía de la provincia de Madrid dice don Federico Carlos Sainz de Robles ni uno solo de los pueblos de mi provincia, ni el más humilde, pobre, infortunado y olvidado, carece de un encanto singular Pues eso le pasa a Leganés, que tiene su encanto, su ángel, su aquel Tan cierto que en 1980 cumplió los setecientos años de historia. Por eso, y porque celebra sus fiestas en honor de Nuestra Señora de Butarque, en las que no se priva de nada- -certámenes de música, pasacalles, desfiles de gigantes y cabezudos, pregón, cucañas, bailes populares, festejos taurinos, competiciones deportivas, espectáculos para chicos y mayores, festival de rock y hasta recibimiento por el pueblo de Nuestra Señora de Butarque desde la ermita a la parroquial del Salvador- Por todo esto, decíamos, hoy nuestras Rutas para conocer Madrid llegan a Leganés. CITADA EN VARIOS TEXTOS LITERARIOS Leganés, que nació de la ¡dea de agrupación de los vecinos de los lugares denominadores Overa y Butarque, era un pueblo dedicado a la agricultura y ésta daba tan buenos resultados que si no ha tenido él lector la suerte de probar los famosos pepinos que se criaban en sus huertas no sabe lo que se ha perdido. Aunque, claro está, aquellos cultivos fueron absorbidos por el desarrollo hace mucho tiempo y ahora no quedan más que algunos huertos que, por cierto, se están potenciando y se ha observado un retorno al noble oficio de la agricultura. Leganés es citado en varios textos literarios de nuestros mejores autores clásicos y contemporáneos: Agustín Moreto, en El alcalde de Alcorcón Góngora, en su romance Villana de Leganés, segundo abril de la Corte Lope de Vega, en Ramilletes de Madrid Francisco de Quevedo y Villegas, en Vida del Buscón y Pérez Galdós, en Fortunata y Jacinta Cuando los Monarcas se dedicaban a encargar a sus secretarios que se hiciesen encuestas dedicadas a saber cuántos vecinos había, los leganeses, que ya habían comprendido que a lo peor les iban a poner más impuestos, iban y tardaban veinte años nada menos en dar la respuesta. Y menos mal, porque gracias a eso sabemos que en 1580- -qué es cuando se dignaron contestar a la pregunta hecha, en 1560, por Felipe II- -eran unos 1.700 y vivían en 400 casas. Los prados que tenían en las riberas del Butarque eran buenos y, por eso, se fomentaba la gandería. En el lugar vivían ya algunas familias hidalgas que eclesiásticamente pertenecían a la jurisdicción de Toledo, mientras que civilmente dependían de la Cnancillería de Valladolid. UNA CALLE DEDICADA AJEROMIN Dicen que el famoso don Juan de Austria, hermano bastardo de Felipe II, vivió algún tiempo en Leganés, cuidado por don Luis de Quijada y su esposa. Seguramente de aquí saldría hacia el pueblo verato de Cuacos, en Extremadura, para ser recibido por su egregio padre, que se moría de grandezas y soledades en el monasterio de Yuste. Leganés. dedicó una calle a Jeromín. En 1625, como hubiera que atender a los excesivos gastos de las guerras, se vendieron algunas poblaciones y don Diego Mexía de Ovando adquirió la de Leganés a la Corona, dejando ésta de ser aldea y convirtiéndose en villa de mayorazgo. El heredero de Mexía recibió el título de marqués de Leganés y vizconde de Butarque, y poco después emparentó con el conde- duque de Olivares. Aunque los historiadores locales de ahora vean la cosa bastante negrilla, es posible que estos emparentamientos beneficiasen, de hecho, a las villas que vivían en tomo a la de Madrid. Un hidalgo vecino de Leganés creó antes de morir una Funación que, incrementada por otros, sirvió para levantar el Hospital de Pobres de Leganés y Villaverde, En 1660 comenzó a construirse la iglesia, que se terminaría cuarenta años después, y fueron las familias nobles las que aportaron la mayor parte de los fondos necesarios para levantar ese monumento, ejemplo del mejor barroco madrileño. Poco a poco iban llegando a la villa otras familias que se ubicaban en ella para siempre. En el siglo XVIII figuraba ya el pueblo en el Catastro de Ensenada, y en las Descripciones de Lorenzana, y la po? blación pertenecía por entonces al marqués de Astorga. LOS GRANDES EDIFICIOS DE LEGANÉS Hay varios edificios en la población que fueron construidos a finales del XVII y principios del. XVIII de importantes características arquitectónicas. Por ejemplo, el cuartel d Guardias Walones o de Saboya, cuyo arquitecto fue Sabatini. En 1858 se funda el; Hospital Psiquiátrico de Santa Isabel, también una hermosa edificación que continúa cumpliendo su objetivo asistencial y que entonces causó gran impacto en el mundo de la Medicina. En 1879 la población se benefició de la ¡legada a muchos pueblos españoles de tres cosas importantes: el ferrocarril, la luz y el agua. Leganés había comenzado a caminar hacia el futuro. UN PUEBLO QUE CUIDA SUS VALORES En Leganés, a sólo 12 kilómetros de Madrid, y que sigue teniendo un cierto tonillo de pueblo entrañable, se pueden aprender muchas cosas. En el aspecto cultural se está llevando a cabo una excepcional labor. Es una población que trabaja con afán por la conservación dé sus monumentos histérico- artísticos, que ha creado cosas, importantes, como es la Escuela y Patronato Municipal de Música, y que en el sector deporte está llevando a cabo buenas realizaciones. En las fiestas que celebra en estos momentos se ha organizado el I Certamen de Bandas de Música, en el que intervendrán Bandas de Picassent y Alberique (Valencia) Alcázar de San Juan (Ciudad Real) y Pablo Casáis, y Banda de Cornetas, Gaitas y Tambores de Leganés. También los aficionados a! balón tiene su II trofeo de fútbol; pero, sin duda, el acontecimiento musical dará carácter a este pueblo simpático, cordial y emprendedor, que nació de unas aldeítas en 1280, que. lleva sobre sí una historia de setecientos años, y que bien se puede llamar Leganés de la Música. 1 Organiza también un festival de Bandas Hoy comienzan las fiestas de la Asunción en Pinto MADRID. Hoy comienzan en Pinto las fiestas patronales en honor a la Virgen de la Asunción. El Ayuntamiento ha organizado numerosas actividades que se desarrollarán hasta el domingo día 16. Destaca el II Festival de Bandas de Música, para rescatar en los pueblos de la periferia de Madrid una tradición que se estaba perdiendo. Durante las fiestas se celebrarán exposiciones de pintura, escultura y manualidades, se proyectarán películas diariamente y se representará teatro para niños. Para el jueves día 13 se ha organizado un festival de rock Habrá además tres corridas de toros con sus correspondientes encierros. En el Festiva) de Bandas de Música participarán las de la Sociedad Artística Musical de Picassent, la de Leganés, la de Villacañas y la de Pinto. En esta localidad funciona una Escuela Musical Municipal que cuenta con 1 EL TEMPLO DONDE SE LUCIO CHURRIGUERA El viajero que llegue a Leganés y se encuentre despistado en esta ciudad grande, tanto que ocupa el lugar número 17 entre las más pobladas de España, pregunte al primer ieganense o al policía municipal que encuentre y vaya a ver la iglesia del Salvador. En ella trabajó, de propia mano, el propio José de Churriguera y se lució en el gran retablo que preside el cuadro Transfiguración del Señor regalo al pueblo del marqués de título. Los restantes altares del templo, también churriguerescos, son muy hermosos. Ventura Rodríguez fue otro artista que hizo buenas obras en el pueblo, como por ejemplo la bellísima ermita de San Nicasio (en la carretera a Alcorcón) que es Patrono de la villa.