Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Se estrena Zarabanda La Segunda Cadena estrena esta noche, a las nueve menos diez, Zarabanda programa mitad cultural, mitad espectáculo, que pretende nada más y nada menos que abarcar el mundo del cmer el teatro, los toros, el circo, los festejos populares y otras muchas variedades. Tal ambición nos deja anonadados y ojalá no tengamos que recordar al equipo de Zarabanda el castizo refrán de quien mucho abarca poco aprieta Porque, por si fuera poco, el espacio no piensa quedarse en los límites nacionales, sino que pretende también atender los temas internacionales que estén relacionados con los múltiples aspectos que abordará el programa Zarabanda inaugura su emisión con una entrevista a Luis Escobar, a raíz de su interpretación en La escopeta nacional y Patrimonio nacional En ella el conocido actor hablará de su vida y de su pasado tan estrechamente vinculado al teatro. A continuación informarán sobre el ciclo de cine musical americano programado en la Filmoteca, y seguidamente se emitirán Trago sin letras Los chicos se pimplan. De cada 1.000 de ellos, 500 toman diariamente vino mezclado con agua o una clara. Muchas mamas les obsequian, para vigorizarlos, con una copita de quina. El vino tiene una larga leyenda como tonificador. Los hombres del campo y del andamio llevan consigo la bota cuando la fiambrera aparece recortada. Pero esa es otra cuestión derivada de la debilidad de los salarios. El caso es, como se vio en Un mundo para ellos que los chicos y los muchachos de hoy están por la evasión a través del alcohol. Beben más y leen menos. Y juegan como locos con las máquinas esas de video tragaperras. Aquí entra de lleno la civilización de la imagen. Mucha imagen, poco leer y trago. ¿Qué quiere usted que se haga? Pues suprimir Encuentros con las letras para ponernos a la par. A partir de octubre se le retorcerá el cuello al cisne. Ni se ha dicho por qué ni parece que se piense decirlo. Y es que Encuentros con las letras es un programa específicamente cultural. Es cierto, claro que es cierto, que a veces se pone un poco pesado. Pero no es por el alcohol. A pesar de eso tiene muchos adeptos. Son las gentes que están animadas por la curiosidad de la literatura y de los escritores; gentes que, si se toman algunos vinos al día, no dejan por eso de leer, no se les anula el afán de conocer el desarrollo de los movimientos culturales. ¿Qué sucedió con aquello de la revista Escorial Pues, hombre, fue el primer intento de apertura intelectual llevado a efecto por un grupo de intelectuales que habían mamado de la Falange. Hay teleespectadores que deseaban saberlo y, así, se les sirvió el otro día unas entrevistas y una mesa redonda sobre el tema. ¿Bien, mal, regular? Pero se les sirvió. Cuando falte Encuentros con las letras ya nada podrán pedirle a la tele sobre ésta u otra cuestión de la misma índole. El programa es suceptible de ser modificado, enriquecido, animado. Pero el camino no es suprimirlo sin sustitución. A lo mejor lo que se pretende es cambiarlo por algo más humano. Ya saben ustedes cómo sule entenderse esto de lo humano: se suprimen los temas importantes y se da paso a la pregunta de ¿qué flor prefiere? O, ¿sigue usted siendo amigo de su antigua señora? La tele en este sentido, se está humanizando demasiado. Es decir, se está trivializando con la manía del magazine, fórmula frivola si las hay del periodismo en estado de desparpajo. Un gran puñado de los programas actualmente en órbita se encuentra troquelado por la entrevistita saltarina, urgente y pizpireta. Una especie periodística de clara con limón. Y a las gentes no se las puede adormecer con tan gratuitas maneras porque puede ser que se decidan por el pimple. O, lo que es peor, por nada, por dejarse hacer en un mundo sin problemas. Ni siquiera los literarios o los cinematográficos, que eran los de Revista de cine espacio al que despedimos el sábado pasado con una larga cambiada. Entre tanta trivializarión sorprende que de pronto encienda uno el televisor y se encuentre al general Díaz- Alegría, Antonio Garrigues, José María de Areilza y José Manuel Allende Salazar charlando de lo que fueron los pactos hispano- norteamericanos. Esto no era humano. Pero sí importante. -Pablo CORBALAN Luis Escobar será entrevistado en el primer número de Zarabanda varios reportajes: el Ballet de la Opera de Berlín, las fiestas de Soria, la plaza de las Ventas con motivo de su cincuentenario, y, para finalizar, se abordará el mundo de los transformistas. Zarabanda depende de Joaquín Gordillo, director de Tauromaquia y jefe de le unidad autónoma de producción número cuatro, y está dirigido por Camilo Ciordia y realizado por Antonio Castro El bosque de Brendon Está visto que quienes se han encargado del reajuste de la programación, con motivo de las vacaciones escolares, se han calentado poco la cabeza, casi todo lo han arreglado con colocar series a la hora de la sobremesa. Como botón de muestra valga El bosque de Brendo producción inglesa, que empezó a emitirse la semana pasada. Esta serie consta de trece capítulos y está basada en la novela de BB, seudónimo utilizado por Denys Watkins Pitchford. La interpreta en los principales papeles Craig McFarlane, Howard Taylo y Paul Efangey. La serie, filmada en escenarios de New Forets bajo la dirección de David Cobham, se basa en las travesuras y peripecias de tres hermanos, John, Robin y Harold. Los dos primeros decidieron en su día marcharse de casa porque no estaban dispuestos a soportar el carácter severo de tía Ellen. El más pequeño, Harold, sin embargo, se vio obligado a permanecer al lado de ella. El sarampión le jugó una mala pasada. El plan de fuga de Robin y John salió perfecto. En el episodio de hay se refugian n una vieja encina situada en un salvaje y maravilloso bosque inglés. Al darse cuenta de la ausencia de sus sobrinos, tía Ellen pide ayuda al sargento para que organice la busca y captura de los dos rebeldes muchachos. Angela, la hija del médico, avisa a Harold de que sus hermanos están escondidos en el bosque y que viven al estilo Robin Hood El pastoreo, en Vivir cada día Cada año, al llegar los calores del verano, un grupo de hombres baja desde las provincias altas castellanas hasta las llanuras de Extremadura para juntar las miles de reses de ganado vacuno que han pasado el invierno en las tierras bajas y conducirlas para esos meses de verano a las zonas más frías de la meseta. Es la época del cambio de pastos, que no tiene fecha fija, y que este año se ha llevado a cabo en la primera decena del mes de junio. A partir de ese momento se pueden contemplar por los caminos y veredas que comunican Cáceres y Badajoz con Avila escenas y estampas que al curioso, confundido tal vez por la cultura cinematográfica, le parecerán poco españolas y muy norteamericanas. Son las estampas de la trashumancia, en que unos hombres trabajan las veinticuatro horas del día para lograr la más perfecta conducción de ese ganado que les está encomendado. Y lo que empieza aisladamente, saliendo cada grupo de hombres con sus ganaderías de diferentes lugares y aldeas, se convierte en concentración de miles de cabezas de ganado a partir de lugares como el puerto de Miravete La trashumancia. una típica escena del pastoreo por los caminos castellanos Un equipo de Vivir cada día (Primera Cadena, a las ocho y veinticinco) ha seguido la misma ruta y convivido durante diez días con estos pastores trashumantes que hoy mostrarán en el programa Si esta semana se ofrece la trashumancia en tierras castellanas el pastoreo tendrá su continuación en el próximo programa, que estará dedicado a los vascos de Idaho, Estado norteamericano donde los pastores vascos han conseguido fama y dinero, además de formar un importante enclave de la emigración española en Esta dos Unidos