Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
En Ik folografÍB ta pueda abnrvar la fornu cArflcteiftlica de la palola d rugby, ovalada, con un p o da dQQ a 44 Q gramoa y ÚD 2 S cfinlimvtroi da dJdmauo mayor y 18 cenlimetrOB el nwnor. e! que dirige al equipo en males y tf ucf) es. H H de ser E n jugador octlvo Valiente y rápido eará Q 1 TTiedÍD de apsrlura- H el número 10. Ha d e entenderse bien con el medio de m s l é y colocar j decuadamente o la línea de t r e j cuartos. La línea de- t r e s c u a r t o s está íormada por os números 1 1 12, 13 y 14 y en ella hay dos c e n t r o s- y dos a l a s- Los centros han de atraerse a los tres cuartos para desmarcar a su ola y poderle pasar- si balón con posibilidades d e poder llegar a ensayar. Los- t r e s cuartos alas son los encargados de (evar a buen t é r m i n o los ataques iniciados por sus compañeros. Para los- t r e s cuart o s- es imprescindible la rapld 37. El número 15 es r a- cuya miáiún siva, para lo cual tear parfecIamEnle el- zague es defendebe pa- si balónmatlvo y atlét co d e loá deportes, puesto que en él confluyen una serie de valores, como talla, tuerza, velocidad, destreza, coordinación, reslstencia. Para aquellos que lo observan a distancia no deja de ser un deporte violento, adecuado para quienes con un partido de tenis o de baloncesto no consiguen descargar toda la agresividad sobrante. El presidente ds la Federación Española de Rugby, señor Barroso, con la autoridad y conocimiento que císl tema I3 dan sus doca años como Jugador, cpina que- e s duro, pero no vloIftnto. Es ur deporte limpio porque hay algo que está cla 0 en cualquier otro un sañor te hace una de la ¿suyaa y a lo mejor te pasas todo el partido detrás de é para devolvérsefa y no lo encuentras: en el nuestro lo tienes en cualquier momento at alcance de la mano y se guarda la gente mucho de hacer tonterías por la cuenta que le trae. En cuanto i lesionen, como ei rugby a quince es amateur y de io que se trata es de d i v e r t i r l e los lesionados son mínimos porque o! señor que se lesiona ss arriesga a no jugar el domingo slguienio. No sé de nuián es l frasf má. i famosa en rugby; es un ¿aporta de bárbaros Jugado por cabalferos altas esferas lo único que tes i m p a n a sen los resultados y les del mgby español son m a l o s- Se obtienen malos resultados pero existen una serie de problemas que hay que vivirlos desde dentro, como lo viene tiaciendo el señor Barroso desda que el pasado septiembre asumiese la presidencia, La escasez de medios económicos también repercute on laa actividades que dasarrolia la Federación tanto a nivel nacional como internacional, a pesar úa sus grandes esfuerzos. Los desplazjmlBntos suponen una cantidad jugosa, puesto que las personan a mover- -quinca jugadores, tres o cuatro aupíenles, un entrenador. nunca baja de las veinte. Para paliar este problema ia Federación acordó en Asamblea que las ligas fuesen regionales, pero también tiene est e sistema sus desventajas: sf por un lado ayuda a los equipos da categoría inferior 3 subir su nivel dado que compiten con los equipos de élite en cada reglón, por otro perjudica a estos equipos hjerles porque trabajan m e nos al saber de antemano que tienen la partida ganada. Y esto, claro, -a la corta ha perjudicado al equipo nacional porque los Jugadores q u vienen a él da equipos regionaies han trabajado menos. Y o la gente viene preparada de sus clubs o m lagritos no FALTA DE TERRENOS DE JUEGO La cuestión parece ostar centrada en la falta ds ayuda estatal, puesto que se trata de la Federación a la que más se) e ha recortado el presupuesto este 3 ño. Este es el probíema madre del que arrancan lodos sus males, uno de ellos y l principal ia falta de inatalaciones adecuadas. Aunque todos los deportes amateur se topan con e te incanvenlanlen mientras otros, como el baloncesto o balonmano, tienen la ventaja de poderse practicar en cualquier patio de cualquier colegio, ei rugby necesita una hectárea y poder ser de tiierbe. -Concretamente ha habido temporadas en que no se ha podido admitir licencias a sabiendas de que iban a ser chicos qua no podrían luaar- Est? año de Fian utilizado 75 instalaciones deportivas, pero la mayoría de ellas no sólo no eran tíe rugby, sino que ni siquiera rentan las medidas reglamentarlas, de tal forma que la mayoría de las vacas se uega- e n condicionas iaoninas La situaclún actual del rugby español présenla al siguiente cuadro: í 1 f do racionas provinciales, cuatro delegaciones, I 6 i clubs y alrededor de las 11.000 licencias. Dentro de las actividades nacionales se Juega también una liga en Primera División, la Copa del Rey y ya competiclones a nivel j u v e n i l cadete, etc. En cuanto e las de ámbito internacional, la Copa de la F. 1. R, A. -en ta que este af o hemos descendido a sabiendas de que iba a ser asi porque Francia, Rumania, también Polonia, son equipos con una gran p r e p a r a c i ó n- al trofeo Júnior- en el que, a parle de los franceses, que son unos monstruos a cualquier nivel, siempre conseguimos clasificñcJones muy buenas y tuago partidos mÍstosa 3 El dinero circula también a la hora def íichaie da los técnicos V constituye otro problema a considarar: hasta fin de afio hemos tenido un técnico gaiés que ha Irabcijado bástanla, pero que no ha dejado toda la labor que preteodíamos. Luego ya ni se ha podido pensar en contratar un nuevo técnico e r a n jero porque loa buenos son caros. Actualmente todos los que lenamoá son es ¿wiñulad. que se encuentran perfectamente capacitados para despmpGfiar su labor- Después de todos estos inconvenientes, ol que se ob tengan n efOs resultados no parece nada extraño La cuestión está en si ffegará el rugby algún día en Espaí a a ser un deporta de masas, pero como dice el presidentei- ¿por qué de los Pirineos para allá si y de los Pirinaos para acá n o? 19 RUGBY UNIVERSITARIO, RUGBY TRABAJADOR Del rugby se sigue pensando que es un deporte completamente unido a la Universidad, qua se alimenta excJusivamente de estudiantes y, si esto era cierto hace alyunos años en una prnporciún del nóvenla v muchod por ciento, en la actualidad f? rugby ha evolucionado- sn esto sentido. Tal vez la aparrciún de los clubs tenga mucho que ver en ello, pero Jo cierto es q u e aunqua siga siendo naturalmenta importanle el número de jugadoras que da la Universidad, en este momento practican el rugby un buen número de trabajadores. Para quienes lo conocen de cerca es el más noble, for- A! rugby español, y no por falta de ganas, le queda mucho camino por recorrer hasla alcanzar e esplendor y reCOnoclmlenlo con que cuenta en países como Inglaterra o Francia. Pero es que en Espar a, la triáta realidad Í S que no se nos considera absolutamente n a d a estamos discriminados de una manera total y absoluta porque a las