Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LII lll lim -lli- IH- JIU Ilt, ll Protocolo, ceremonial, brillantez y pocos gastos, en la boda de Carlos y Lady Di L AS Oficinas que dún al Strand o fi Fíeeí Stret a lo largo del Itinerario da la comlMva rsal se alquilan el 79 de julio a precios astronúmJcos. I- a media son 9 D libras (18.000 pesetas) por persona. Darán derecho a asiento y cepa de champafra. Va se agotaron todíis las plazas, que se cuentan por miles, Y esto va a crear un problema enorme a los servicios de segundad- No sólo han de inspeccionar el alcantarillado y las azoteas de tos edificios, sino que también han da inlroducirsB en esos mismos EÜEficlos para cortocer la ¡Fsta de ios- arrendatarios por un día y garantizar que as posibilidades de un atentado sean minimaí. Va e ser un recorrido rjiás süstsra quE en otras grandes ocasiones. Ni alumbrado especial con cargo al contribuyante íque está parg pocos ni adornos municipales en momantOfl en los que al Municipio cayú en manos de los laboristas y éstos han dicho que- vamos a estar tan ocupados atendiendo problemas de desempleo y pobreza en le ciudad qucn lan en 1 ándQlo mucho, no asistirá la Corporación a la boda del príncipe Carlos con Lady Diana- Pero la Corpcraciún- -con mayoría de concejales republicanos- -mantiene el compromiso del regalo elegida por sus anteeeaoreSn un regalo de 250 libras 50,000 pesetas) que es un dibulo al carbón del mercado de Covent Carden. Como dJria a este corresponsal la jefa de Prensa dal Palacio de Buckingham, Michael Wall, es voluntad del principa Carlos tenar una boda digna, pero sin extravagancias, pues ios tiempos que corren l y el terrorismo que crecel exigen moderaciónLo ocñoro Wott hlzn nolíi bles esfuerzos durante nuestra entrevista para demostrar que aunque no haya una tregua del IRA (mds bien parece qus vaya a suceder lo contrario los planes seguirán su curso normalmente. i- íasiB finales de mayo no se cursaron invitaciones a las Familias Reales o Jetes de Estado. Ni siquiera el principe dio a conocer su lista peráOnaL Entre las 2.500 perEonaa elegidas para llenar la largo del Msll. Strand y fleet Street. Si alguien quiere edornar un tramo de calle, nadie va a impedir que eso se haga. Pero cualquier aportación ba de ser voluntarla. A l almuerzo en los salo nes de Palacio sólo asistirán ciento veinte personas. Va a ser la lista más cotizada v de más presiones que pueda imaginarse- Se colocará n ios invitados en doce mesa circulares de diez comansaIGE. La tarta fue cosa del principe Carlos, quien la encomendó a los excelentes reposteros que tiene la Escuela de Cocina de las Fuerzas NavaleSf en Pembroke. Será algo- monumental Pero como eulsle obsesión general por obsequiar esa tarta a los novios (práclicamenle todas las pastelerías y grandes hoteles quisieren la distinción) las gentes de Palacio han optado por una formula que complace a todos; usted hace el pastel, envía la fotografía a los novios y dirige el dulce a un asilo, hospital o guardería que, con absoluIs seguridad, allí lo van a agradecer mucho. Este almuerzo de Palacio comenzará a las dos de la tarde. A las cuatro, los novios, que o esas horas ya estarán con ganas de soledad, abandonarán los salones y con la máxima discreción (aunque en carrozal i d r á n del recinto de Buckingham, Un automóvil les conducirá, entonces, hacia un ferrocarril, un avión o un barco. En torno a su deslino para la luna de miel se sabe aún i i i Interior tíe lá calAdral de Sun Pabla, lugar de la boda. La iglesia fue diseñada por ár Chr ¡sloph r Wren y stt cDnslTUy 6 entre 1675 y 1710. catedral de San Pablo habrán de figurar los amigos de estudios (escuela y Universidad de Cambridgel, íóvenes militares, conocidos de toda ¡a vida, miembros de su tripulación en el yate real y la niñera, una mujer llamada Helen, que vive retirada a sus sesenta y siete años en una modeste casa londinense. Según la portavoz del Palacio de Buckingham, muy pocas personas se alojarán dentro del Palacio, porque aunque por fuera el edlTtcio es Impresionante, por dentro casi no hay sitio libre tanto, no sufrirá perjuicio económico alguno coma no sea el de que en la fecha señalada el país permanecerá en paro absoluln, porque a fiesta fue declarada de carácter nacional. La gente quiere una boda que Impresione al mundo, dobra todo al o t r o lado del Atlántico, pero no desea correr con facturas disparatadas. Quieren fiesta, pero sin derroche. -Protocolo, ceremonial y brillante; -serían las palabras de Palacio- -los espera el pueblo, pero nada más. El pueblo se prepara con tiempo, como se hace todo aquL No habrá tribunas s lo Rutad CON DlNEt O DE LA REINA l a Reina pagará el gasto de la boda Iglesia, florea y almuerzo) Y en esta cuestión insisten mucho sus allegados para que quede claro que ese castigado contribuyente, a quien el matrimonio del heredero a La Corona alegra En e gráilcD, la flechas I recorrido del cortejo nupciaL 10