Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC 28- VI- 1981 AL DÍA Ensayos de los vicios De cómo plantar periodistas, y Serrat que lo borda Ignacio Ruiz Quintano Si quieres que los periodistas vayan detrás de ti ve tú delante de los periodistas, y veces hay que te sale por delante un piernas con antojos que la goza trayéndote en jaque de cita en cita en plan candajón, y eso que en esto de la farándula es más común ver liebres corriendo galgos que galgos corriendo liebres. El caso es que mientras unos te chiflan con reclamo de lechuza para que les unte s la lámpara cuando lo necesitan, otros se crían que, una vez la faldriquera del taquillaje llena, prefieren escurrirse de los currantes que tienen la página por llenar y huyen como si en realidad lo hiciesen de aceiteros de colza, recua de neumónicos o peste aviar, lo cual que te hacen el avío, claro, porque entre que te traen y entre que te llevan acaba uno zarandillo. Tal es el caso del julepe que en la semana que acaba nos ha dado Serrat en Madrid a unos cuantos. Bien mirado, don Juan Manuel ya dijo una vez que a él le gustaría ser un tipo genial, como Valle- lnclán, lo que pasa es que Serrat iba por el genio ingenio de la lámpara maravillosa y se ha encontrado con el geniecillo de la candela. Y así, ahora, cuando hasta los pendolistas del BOE tienen acceso a don Ramón- -marqués de Bradomín- resulta que los reporteros zascandiles de la urgencia nos hemos tenido que dejar el resuello en las aceras cancaneando tras los pasos y falsas citas en las quimbambas de don Juan Manuel, a lo que se ve, duques de Camprodón. De don Juan Manuel, del manager de la cohorte, del diablo de Torrelavega o de quien corresponda. Hay cosas que no tienen remedio y son las más, de ahí que en adelante habrá que tener en cuenta las pequeñas evidencias entre el atipismo cazurro de don Juan Manuel y el tipismo bizarro de don Ramón. Este se fue a México porque se escribía con equis, mientras que aquél nos trajo como a equis como si viniéramos de México. Don Ramón creía que el arte exige la espera, mientras que don Juan Manuel debe creerse que hacer esperar es cosa del arte. Don Ramón pensaba que el periodismo avillana el estilo, mientras que del estilo de don Juan Manuel lo mejor que puede pensarse es que avillana el periodismo. Don Ramón evitaba las Correderas para no encontrarse con los gatos mondando raspas para el almuerzo, mientras que don Juan Manuel se va a almorzar y no vuelve para evitar los compromisos. A don Ramón le hubiera gustado morir fuzilado -según confesión a Gómez de la Serna- mientras que don Juan Manuel preferiría que viniera a buscarle la parca- -la parquedad es vicio de la tierra- -para dar amarillo a la genista y una entrevista postuma a los periodistas colistas A este paso, don Juan Manuel, se puede ser genio entre las candilejas, pero no frotar la lámpara de la paciencia, porque a veces ocurre que uno espera el genio y le sale un cabreo bízcuemo y patizambo que le puede a usted dejar sin lo presente por la codicia de lo ausente. Aunque le encanten sus discos. Próximos BROOKE SHIELDS. Había ayer una buena razón para acercarse al Capitolio de Washington. La jovencísima actriz declaraba ante un Comité del Congreso, lo que movilizó a Prensa y público con diligencia poco usual en cuestiones legislativas. Y valió la pena: Brooke resultó al natural más bella que en la pantalla, lo que parece imposible. ¿Cuándo va a dejar de crecer en altura y hermosura esta rapaza? Pocas veces se han visto dieciséis años mejor aprovechados. El asunto que la había llevado a la Cámara Baja fue un anuncio antitabaco que ha hecho, contratada por el Departamento de Salud Pública. En él, Brooke, con cigarrillos emergiéndole de boca y oídos, dice sencillamente que fumar es cosa de tontos Alguien que no sabe aún bien quién es, ha elevado objeciones, no por lo del fumar, sino por haberse usado una adolescente y, además, dicen, en postura demasiado sexy En teoría no hay nada más antisexy que una mujer con cigarrillos saliéndose de las orejas, pero Brooke Shields es sexy de cualquier manera que se la presente, según informa nuestro corresponsal, José María Carrascal. Lo que se sospecha es que el bien organizado lobby de los productores de tabaco anda tras el asunto y ha movilizado a los congresistas de sus Estados para cargarse tan adversa propaganda. Ante el Comité, Brooke estuvo sencilla, recatada e inocente, como cualquier chica de su edad. Hizo de nuevo confesión de su disgusto hacia el fumar, respondió como bien pudo a lo que la preguntaron, y cuando no tenía respuesta, sonrió, que bastaba y sobraba. Un representante de la Sociedad Americana de Enfermedades del Pulmón ha declarado que si el Gobierno cancela el controvertido anuncio, ellos están dispuestos a propagarlo. Mal enemigo o enemiga le ha salido al tabaco. Brooke Shields puede lograr a cuerpo gentil lo que no han logrado todos los médicos juntos: que dejemos de fumar. 13