Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 ABC NUESTRO TIEMPO DOMINGO 28- 6- 81 -La protección al cine y al teatroveces al año de personaje de Shakespeare, recite unos versos y reciba el aplauso de los vecinos. Lo mismo sucede en otras manifestaciones artísticas. Conciertos, exposiciones de pintura o cerámica, ballet festivales y cine, subsisten no tanto por el dinero que reciben del Estado como por la voluntad del pueblo, que contribuye activamente en su perfeccionamiento. Aqui, en las escuelas municipales, se dedica la mañana del sábado a enseñar a los niños, y a sus padres si lo desean, a tocar instrumentos, hacer manualidades artísticas, declamar en público o bailar en puntas de pie. No se premia lo mediocre ni tampoco se prima sólo lo que es sublime. El dinero oficial (Gobierno centrai, Gobierno local, donaciones particulares) se reparte justamente. Londres es responsable (con fuerte participación del Municipio) de financiar el teatro nacional, que es de todo el país. Las célebres Universidades (Cambridge y Oxford) tienen mucho que ver con las compañías de teatro locales y prestan no sólo fondos, sino ideas. Es una ayuda de inteligencia y de innovación. El cine, como industria comercial, está de capa caída. Es la televisión la que lleva la voz cantante. Baste un dato: a mediados de los años cincuenta iban al cine 25 millones de personas al año, cifra que en la actualidad no llega al 10 por 100. Hay mil seiscientas salas que proyectan filmes en su mayoría importados. Con sus beneficios se siguen produciendo películas en USA, que se importan de nuevo aquí, y así hasta que se rompa el círculo vicioso. No es fácil romperlo. Comités gubernamentales, Institutos muy competentes y autorizados expertos son incapaces de evitar la tragedia. El cine inglés ha sucumbido a la embestida del celuloide de California. Si llega el remedio será demasiado tarde. Los jóvenes piensan en la televisión. Y en este campo es justo decir que la británica- -con documentales, dramas y comedias- -es, sin duda, la mejor del mundo. Tienen, al menos, con qué consolarse y algo de que enorgullecerse. En este difícil momento lo que hacen los británicos es aguantar el temporal en espera de que pase. Ni renuncian a la escena- -pues, como digo, detrás de cada inglés hay un actor nato- ni se refugian en la última fila del patio de butacas: luchan por defender su tradición con unos recursos limitados, pero con una imaginación inagotable. Y más vale lo último, puestos a elegir, que lo primero. Noruega; Sin la protección oficial no habría teatro OSLO (Coll Barot, corresponsal) Si el Gobierno de Oslo tomara hoy la determinación de anular de un plumazo la ayuda económica y demás subsidios regionales de que actualmente gozan los teatros existentes en el país, a partir de mañana mismo quedarían en situación de paro forzoso todos los artistas y demás personal que en ellos trabajan, y al mismo tiempo cerrarían las puertas de tan nobles establecimientos. Si tan nefasta medida fuera aún más amplia, incluyendo a la música, entonces desaparecerían también todas las orquestas de! país. El Festival Internacional de Música de Bergen habría pasado a ser un recuerdo perteneciente a un pasado dichoso, y ya nadie podría albergar esperanza alguna de escuchar, en ciudades y aldeas, a los solistas internacionales, o nacionales, que efectúan tournees por el país a través de la organización Rikskonsertene (conciertos nacionales) El teatro, la música, muchas exposiciones artísticas en la Galería Nacional, e inctuso el cine, tienen el mismo acceso legal a un apoyo financiero estatal o regional que el transbordador que une la ciudad noruega de Aalesund con la carretera que conduce al aeropuerto de la misma, o los trabajos para asfaltarla. En el enfoque de esta política de ayuda al arte, en sus diversas formas, se han tenido en cuenta muchos factores negativos que quizá no existen en otras partes, tales como las largas distancias y a veces difíciles comunicaciones entre los centros urbanos, sin olvidar la falta de importantes núcleos de población que, teóricamente por lo menos, hacen más fácil el desarrollo del arte, gracias a que los sectores interesados pueden ser más amplios. Pero, ante todo, hay que subrayar la firme voluntad demostrada por los Gobiernos socialistas que, casi ininterrumpidamente, han estado en el Poder desde el final de la última guerra mundial, a fin de ayudar las diversas facetas del arte. El arte no ha quedado abandonado en la cuneta del progreso. Cada vez que uno acude al teatro sabe perfectamente que, sin las subvenciones estatales y regionales, no sería posible sentarse en la butaca que ocupa. En el capítulo de tales ayudas, las plazas existentes en la Opera Nacional de Oslo son las más agraciadas. La última vez que este cronista acudió a dicha Opera, cosa que, económicamente hablando, está al alcance de todos, hacía una reflexión mental de lo que significaba la ayuda estatal a aquella sala- -50 millones de coronas anuales (unos 750 millones de pesetas) es decir, unas 350 coronas por cada butaca y representación. El caso de la Opera de Oslo es quizá especial, en el sentido de que el Estado aporta el mayor contingente de ayuda. Es decir, que el déficit de la misma es cubierto mediante la aportación estatal del 75 por 100, mientras la del Ayuntamiento de Oslo alcanza el 25 por 100 restante. En el capítulo de subvenciones, el Estado paga el 60 por 100 del déficit de los siguientes teatros: Teatro Nacional de Oslo, Teatro Noruego de Oslo, Teatro Nacional de Bergen, Teatro de Trondheim, Teatro Regional de Rogaland- Stavanger, así como el de otros conjuntos menos importantes. El resto, es decir, el déficit restante correspondiente al 40 por 100, es cubierto por los organismos regionales. El Teatro Nacional Ambulante (Riksteatret) es pagado por el Estado, y da representaciones en diversas regiones que no tienen teatro fijo. En total, los teatros existentes en Noruega recibirán 148 millones de coronas en 1981 (unos 2.200 millones de pesetas) procedentes del Estado. En lo que se refiere a orquestas, la contribución estatal es similar. El Estado da libertad artística absoluta a los teatros, orquestas o empresas cinematográficas que reciben subvención. En el último caso, Cinematografía, hay un control de calidad en el sentido de que se tiene que presentar un guión, antes de recibir la consignación de ayuda. Así, se puede dedique se trata de una contribución estatal y regional no sujeta a condicionamientos. Tanto los teatros de Oslo como los de provincias contratan libremente a su personal y preparan sus carteleras de acuerdo con su criterio artístico. Los conjuntos suelen tener lazos muy estrechos con la sociedad local en la que actúan, y su éxito o fracaso tienen relación directa con el esfuerzo artístico que realizan. n realidad, el único fiscal que les controla y juzga es el público- -y los críticos- -que es posiblemente el más duro que existe, es, indudablemente, el más inteligente. Una aclaración final que puede tener interés: ningún teatro de variedades recibe ayuda estatal o de los organismos regionales, lo cual explica posiblemente la relativa pobreza que existe en este sentido. En Oslo, algunas veces funcionan dos teatros de variedades, siendo el más importante el Chat Noir, cuya vida no se puede comparar con las siete que se atribuyen al gato, toda vez que en diversas ocasiones se ha hablado de convertirlo en una sala de cine. INGLES INTENSIVO Y ESPAÑOL PARA EXTRANJEROS 1- 2- 3 horas diarias SE VENDE SOLAR Carretera Villaverde- Vallecas, a 700 m. de carretera de Andalucía (N- 4) Edificabilidad 4.700 m 2 Proyecto y licencia vigentes LENGUAS ATTIKA Rodríguez San Pedro, 2, 8. Teléfonos 445 55 11 y 445 31 96 AULAS- AIRE ACONDICIONADO j Comunidad constituida Teléfono 448 30 00 ARTURO SORIA, 75 Obras en construcción 22 pisos lujo de 220 nr 2. jardín y piscina MAYORISTA LIQUIDA STOCK OBJETOS DECORATIVOS, loza portuguesa, pintada a mano, reproducción del siglo XVH- 11.500.000 PTAS. Inc. dos plazas garaje y trastero Tfnos. 253 87 71 y 253 88 32 inc. festivos SE VENDE CAFETERÍA RESTAURANTE Céntrica, magnífica terraza, instalación moderna. Gran venta diaria. Precio: 32.000.000 FACILIDADES Interesados directos escribir Sr. Chamorro. Gisberi. C Abada, 2, 3 Madrid- 13 Precios bajo costo Teléfono 410 44 08