Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 A B C ECONOMÍA DOMINGO 28- 6- 81 Envíe Hoja de Alcabala su declaración con derecho a devolución El Ministerio de Hacienda comunica a los contribuyentes afectados que, para evitarles las molestias de las aglomeraciones, las declaraciones con derecho a devolución pueden presentarse por correo certificado, pe correo certificado La prueba preconstituida enlas actas de inspección Las dificultades que encuentra la Administración Tributaria en la aplicación de los impuestos y la necesidad de una conducta reglada le lleva a tener que establecer algún procedimiento concreto que evite las conductas obstrucionistas o de oposición negativa del contribuyente. Un ejemplo de ello es el artículo 146 de la Ley General Tributaria, cuando el sujeto pasivo no suscribe el acta de inspección, cualquiera que fuera el caso. Para esta hipótesis dicho precepto indica que no es necesario que aquél o su representante autoricen la correspondiente acta de inspección de los tributos si existiere prueba preconstituida del hecho imponible, pues en este caso deberá notificarse al sujeto pasivo o a su representante la iniciación de las correspondientes actuaciones administrativas, otorgándole un plazo de quince días para que pueda alegar posibles errores o inexactitud acerca de dicha prueba preconstituida. Esta indicación procedimental, demasiasdo imprecisa y escasa, ha sido desarrollada regularmente en la misma forma parcial y en norma de último rango, pero que ha establecido otros muchos requisitos o exigencias, pero todo ello haciendo alusión o referencia a tipos diversos de actas de inspección- -no aceptadas, con negativa de firma, ante persona sin firma o con poder insuficiente, con aceptación parcial, con prueba preconstituida... Esto supone una reglamentación variada que genera dudas razonables sobre la procedencia de los requisitos exigidos a cada una de las modalidades recogidas en la orden de 22 de noviembre de 1976. Refiriéndonos a las actas con prueba preconstituida los requisitos, a nuestro juicio, exigibles son los establecidos para las actas no firmadas por el contribuyente o su representante, pero siempre sobre la base de que exista y se justifique la prueba preconstituida del hecho imponible propio del impuesto reflejado en el acta. Es decir, que no ha de referirse a otras circunstancias ajenas al hecho imponible, como puede ser la ausencia del sujeto pasivo, su negativa, incompetencia, etc. Por tanto, en esta clase de actas- -las de prueba preconstltuida del hecho imponible- -han de examinarse dos clases de cuestiones: una es la delimitación del concepto de prueba preconstituida, y otra es el cumplimiento o no de las formalidades o exigencias procesales que dicho artículo contiene. El Tribunai Supremo, en dos sentencias últimas, de las que ha sido ponente el magistrado señor Martín Herrero, abordan la primera cuestión y centran la problemática de la segunda. La segunda sentencia revoca la declaración de nulidad de actuación- -tema segundo de los planteados- -y aborda el primero que había sido resuelto á juicio del Tribunal Supremo Indebidamente por las instancias anteriores. Como quiera que la autorización de las actas en base a prueba preconstituida son cada día más utilizadas por la Administración para impulsar las actuaciones inspectoras e incluso las meramente gestoras, estimamos de interés el hacer un resumen de las declaraciones contenidas en relación con el tema de la prueba preconstltuida. El Tribunal Supremo estima que de ninguna forma debe tenerse como una prueba preconstituida a los efectos previstos en el artículo 146 de la Ley General Tributaria en estas hipótesis: El que no están acreditadas en autos los ingresos o comisiones, cuando lo único que aparece en el expediente administrativo es una fotocopia de una carta dirigida por una Delegación, a la que se adjunta relación de agentes distnbuidores con comisión, que se dice percibida en otras provincias distintas y que cuando se refiere a la que pudiera ser procedente aparece en hoja aparte sin carta alguna de remisión y sin sello o firma. -La base de la argumentación del Tribunal es ésta: Cuando se halla uno ante una obligación tributaria, la falta de prueba de ésta equivale a la inexistencia de los elementos suficientes para fijar la base tributaria, base que únicamente podría entenderse fijada cuando se lleven al expediente los documentos necesarios en la forma establecida para que pueda ser tenida en cuenta, haciéndolo con un mínimo rigor formal del que carecen los aportados y sin que pueda entenderse que! a presunción de legalidad que caracteriza a las actas ampara la actividad administrativa para realizarla. Además del valor de estas sentencias en orden al tema concreto de la prueba preconstituida también la tiene y, a nuestro juicio, al establecer el alcance del artículo 8. de la Ley General Tributaria que estipula que los actos de determinación de las bases o de liquidación gozan de presunción de legalidad, pero no al procedimiento previo para el que exige y admite el examen de legalidad. Resulta difícil comentar en profundidad esta cuestión, máxime cuando seguimos pensando que no se centra en la constatación del hecho imponible la materia de la prueba preconstituida, pues, en este supuesto, ha hecho fortuna la última expresión que es sólo una versión parcial del texto legal. El hecho imponible es un concepto legal distinto del sujeto pasivo, de la base, de la deuda, etcétera, y como podemos apreciar en resoluciones y sentencias se descentra la cuestión debatida: prueba preconstituida sí, pero del hecho imponible. Son además dos cuestiones difíciles, pero sumamente de interés. La Administración sólo ha visto un procedimiento cómodo para quitarse de encima y de momento actuaciones o situaciones difíciles o molestas. No ha inventado la posibilidad de un archívese por falta de datos. Es el miedo a la responsabilidad del funcionario. ¿Cuántas actas de esta naturaleza han dado verdadero resultado positivo? De aquí la importancia de las sentencias, y una vez más el dejar constancia de la necesidad de divulgar estos pronunciamientos que nos hacen tener fe no ya en los Tribunales- -en los que normalmente tenemos- sino en el carácter reglado de la actividad tributaria, en el que el margen de discrecionalidad debe entenderse como excepción. -Narciso AMOROS. adjuntando, igualmente, todos los documentos exigidos. IMPUESTO SOBRE LA RENTA FERIA DEL LIBRO Hoy, día 28, de 6 a 9 José Luis Martín Vigil firmará ejemplares de sus libros EL ROLLO DE MIS PADRES UNA NOCHE UN PUÑAL EDITORIAL PLANETA LIBRERÍA GARRIDO. Stand núm. 41 DEFICIENTES MENTALES RESIDENCIA DE VERANO Reserva plazas próximo curso MORALEJA parcela zona sur, ideal situación, arbolada lindando golf, 2.532 metros. Oportunidad Teléfonos 261 40 64- 261 41 82 Teléfono 252 14 61