Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 28- 6- 81 ECONOMÍA A B C 37 Panorama Q Se debe establecer una política a largo plazo que asegure el abastecimiento en el exterior 450, sectorial podrá sobrepasarse el 6 por 100 debido a la situación internacional, los modestísimos aumentos previstos en la Comunidad y a las posibilidades de nuestros yacimientos. Con un 6 por 100, la producción total en 1987 sería de 15,79 millones de toneladas, por lo que para cubrir la demanda sería necesario importar 13,13 millones. En este sentido, dos empresas, una privada (Aprocar) y otra pública (Carboex) negocian el abastecimiento en el exterior. De acuerdo con el informe, teniendo en cuenta las complejas estructuras de nuestros yacimientos, por ío general débiles en densidades por hectárea y, como consecuencia, las posibles pérdidas en la exportación, aparte de las que se deriven por los distintos sistemas empleados, nadie aventura una duración superior a los veinticinco- treinta años con las producciones proyectadas. Por tanto, debemos hacernos a la idea de que al fmal de ese período dejaremos de ser un país productor de carbón. Resumiendo lo que será nuestro futuro se puede concluir: 0 Nuestros recursos nos permitirán desarrollar programas de producción hasta el año 2005 ó 2010. Los aumentos de nuestra producción nos plantearán problemas por el descenso más rápido de las explotaciones, encarecimiento de costos y mayores dificultades para el reclutamiento de personal. Debemos prepararnos en esa etapa para reconvertir nuestras cuencas. Estimación de recursos de carbón en España 4 Debemos adoptar una política a largo plazo, paralela a la de la Comunidad, en especial en cuanto se refiere a las importaciones y actuaciones en países con grandes recursos carboneros. POSICIÓN ANTE EL MARCO COMUNITARIO Existen diferencias esenciales entre el sector carbonero comunitario y el español, de carácter técnico, social, económico y jurídico. La producción de la Comunidad, en 1979, fue de 238,66 millones de toneladas, mientras que la de España alcanzó los 9,20 millones. La productividad en la Europa comunitaria es de 3.533 kilos- hombre- día, mientras que en nuestro país es de 1.920 kilos- jornada. Estos datos- -señala Antonio del Valle- -ponen de relieve el esfuerzo que España tiene que hacer para mejorar sustancialmente sus minas. Por otro lado, la escasa incidencia de nuestra producción en el conjunto comunitario puede desembocar en una falta de interés en sus autoridades, en relación con nuestros problemas carboneros. En cuanto a las importaciones futuras, la situación es parecida. Las importaciones españolas se instalarán al nivel del 8 por 100 de las comunitarias. No obstante esta posición modesta, la industria carbonera española es imprescindible para asegurar un abastecimiento energético en concurrencia con otras fuentes Toraneas. También es de importancia en el orden de la actividad local y regional. En apoyo de nuestra actividad carbonera puede, además, argüirse su importancia relativa dados los menores consumos de energía per cápita de nuestros país. A la vista de este panorama el informe señala que es preciso invertir importantes cantidades para investigar, modernizar, reestructurar y- mejorar el habitat minero, jnversíones que serán superiores a las consignadas en el PEN. La situación social española exigirá, además, exportaciones importantes si queremos situarnos a nivel comunitario, trabajo hasta lograr la participación en los órganos de la Comisión mixta comunitaria. En cuanto a la posición española, en el orden económico es más compleja. Es dudoso que la industria carbonera española pueda subsistir sin una ayuda económica eficaz por parte del Estado y de la CEE, de acuerdo con los niveles establecidos (ayudas a carbones siderúrgicos y ayudas de los Estados en favor de la industria hullera) Será necesaria asimismo una progresiva adecuación en los precios comunitarios, en especial para el carbón de vapor que, hace pocos años, se situaban en los siguientes niveles: CECA, aproximadamente, 7.000 pesetas- tonelada más ayudas; España, aproximadamente, 4.500 pesetas- sin ayuda, y terceros países, 3.500 pesetas- tonelada en puerto europeo. Precios de venta que han sufrido fuertes variaciones en los últimos meses, atenuándose las diferencias frente a países no comunitarios. POLÍTICA PARA EL FUTURO Finalmente, el estudio de Antonio del Valle formula el desarrollo de una política carbonera, ya definida básicamente en el PEN, pero que debe insistir en los siguientes puntos: Q Q Aumenta la profundidad de los yacimientos MADRID. La profundidad de los yacimientos de carbón está aumentando paulatinamente en los últimos años y se espera que, a finales de siglo, habrá que extraer este mineral a profundidades cercanas a los mil metros, según un estudio publicado recientemente en la República Federal Alemana. Al parecer, los yacimientos a cielo abierto son cada vez más escasos, y sus reservas se agotan rápidamente. Así, durante los últimos veinte años, la profundidad de los pozos de carbón suele situarse entre los 650 y 850 metros, si bien hay explotaciones importantes que llegan a los 1.400 metros. La principal dificultad de extracción de carbón a estas profundidades radica sobre todo en las altas temperaturas. A mil metros de profundidad la temperatura ambiente es de unos cincuenta grados centígrados, por lo cual, además de sistemas de aporte de oxígeno, se precisa la instalación de grandes complejos de refrigeración del ambiente. H Perfeccionar el catálogo de actuaciones, de acuerdo con la experiencia adquirida en los dos últimos años, distinguiendo las de corto plazo hasta 1985 de aquellas a medio y largo plazo, cuyas decisiones han de ser tomadas ahora. A corto plazo, establecimiento de un régimen de convenios con la minería del carbón, regulación del mercado y medidas previas a la entrada de España en la CEE. H debiendo armonizar las condiciones de A medio y largo plazo, definir las actuaciones en el exterior, que permitan asegurar el carbón importado como complemento a la producción, más allá de 1985, y estar presentes en el mercado internacional para no ser cautivados por las grandes empresas multinacionales.